Economía y negocios

BBVA prevé un crecimiento de la economía de la Región de Murcia por encima del 4% en 2022

Un informe de BBVA Research calcula que se crearán más de 24.000 puestos de trabajo hasta 2023 en la comunidad autónoma

Miguel Cardoso, economista jefe para España de BBVA Research, durante la presentación del informe / Europa Press

Murcia

La economía de la Región de Murcia podría crecer un 4,1% en 2022 y un 3,2% en 2023 con lo que el PIB de la Comunidad podría superar el próximo año casi en un 4% el nivel anterior a la crisis del Covid, por lo que la comunidad sería la segunda región española con mayor nivel de recuperación, según las previsiones de BBVA Research.

La reducción del riesgo sanitario y la utilización de parte del ahorro acumulado durante la pandemia permitirán un fuerte avance del turismo. Esto, junto a la aceleración en la ejecución de los fondos europeos Next Generation EU (NGEU), favorecerá la recuperación de la economía murciana, según informaron fuentes de BBVA Research en un comunicado.

De cumplirse estas previsiones, la Región de Murcia crearía, en promedio, unos 24.500 nuevos empleos entre 2021 y 2023, lo que permitiría reducir la tasa de paro hasta el 10,4% el siguiente año, según las mismas fuentes.

En todo caso, la invasión de Ucrania y las consecuencias de las sanciones sobre la economía rusa, así como el aumento del coste de la energía tendrán un efecto negativo sobre la actividad, según estas previsiones que señalan que el impacto final dependerá de las medidas que se tomen y del tiempo que se prolongue el conflicto. También aumenta la importancia de los riesgos asociados a una mayor inflación.

Según el último informe 'Situación Murcia', presentado este miércoles por Miguel Cardoso, economista jefe para España de BBVA Research, y David Conde, director de la Territorial Este de BBVA, en 2021 la economía murciana habría crecido un 5,2%, en línea con el conjunto de España.

El impulso del turismo, la aceleración del gasto de los hogares y empresas murcianas, así como el avance de las exportaciones y el impacto de las políticas públicas habrían apoyado esta recuperación.

En el primer trimestre de 2022, todos los indicadores de actividad económica muestran crecimientos respecto a los niveles observados al inicio de 2021, que estuvo marcado por las restricciones a la movilidad y actividad como consecuencia de la pandemia.

Esta evolución se explicaría por la progresiva recuperación de los desplazamientos turísticos, favorecidos por la mejora de los indicadores sanitarios y por la utilización del ahorro acumulado durante el confinamiento. El levantamiento de las restricciones a principios de año favorece el avance del sector turístico y, en particular, del turismo interno, que habría impulsado el consumo.

Así, según los últimos datos disponibles, en Murcia el gasto realizado con tarjeta de crédito o débito de BBVA, o en TPV de BBVA, por residentes en España se mantiene en torno a un 50% por encima del 22, junio, 2022 realizado en 2019, lo que supone un avance mayor que el del conjunto de España.

Por sectores, destaca el gasto presencial con tarjeta en los sectores de ocio, restauración y transporte, que en mayo superó en más de un 50% el valor del mismo mes de 2019. Además, el gasto con tarjeta de los extranjeros habría superado el nivel precrisis en un 15%.

Asimismo, las exportaciones murcianas de bienes mantienen su dinamismo, con un crecimiento en el primer trimestre del 20% interanual. El avance de las ventas al exterior de energía y semimanufacturas explicarían esta evolución, según BBVA Research, que explica que también la venta de viviendas habría crecido de enero a abril hasta superar en un 15% las realizadas en el mismo periodo de 2021.

Datos del mercado laboral

Por su parte, el mercado laboral murciano ya habría recuperado el nivel de afiliación a la Seguridad Social previo a la crisis. En concreto, los datos hasta mayo muestran un mayor dinamismo del empleo en el Área Urbana de Murcia mientras que en la Costa Cálida se observa una ligera desaceleración.

Además, los cambios en la legislación laboral están permitiendo reemplazar parte de los contratos temporales por indefinidos o fijos discontinuos, lo que podría incentivar la mejora del capital humano.

El crecimiento continuará elevado durante los próximos dos años, aunque las sanciones impuestas a la economía rusa, el encarecimiento de la energía y de las materias primas y la aceleración de la inflación condicionarán el avance de la actividad regional.

Además, en Murcia el impacto de la invasión a Ucrania podría ser más elevado que en otras regiones españolas, lo que se debe a diversos factores. Por un lado, el mayor peso en el PIB regional de las importaciones de energía, materias primas y semimanufacturas, cuyos mercados internacionales se están viendo más afectados por el conflicto, según el informe.

En este punto, BBVA destaca la relevancia de los fertilizantes y el sector agroalimentario, muy afectados por las fluctuaciones de precios de las materias primas.

Por otro lado, la economía murciana es más intensiva en consumo energético debido a la especialización sectorial, por lo que costes elevados de los combustibles y la energía limitan su recuperación más que en otras regiones españolas.

En este contexto, el Servicio de Estudios de BBVA prevé que el PIB murciano crezca un 4,1% en 2022 y un 3,2% en 2023. Con ello, a finales del próximo año, el PIB de Murcia podría superar casi en un 4% el nivel precrisis, una recuperación mayor que la del conjunto de España.

De cumplirse estas previsiones, la economía murciana crearía, en promedio, unos 24.500 nuevos empleos entre 2021 y 2023, lo que permitiría reducir la tasa de paro hasta el 10,4%.

Factores de incertidumbre

El escenario de recuperación previsto para los próximos trimestres podría verse afectado por el 22, junio, 2022 aumento de la inflación, debido en parte al elevado coste de la energía. En concreto, en abril la inflación general se situó en Murcia en el 8,2% y la subyacente, en el 4,4%, en línea con España.

Asimismo, aunque el impacto directo de la caída de la demanda en las economías de Rusia y Ucrania es reducido, el encarecimiento de los combustibles y de las materias primas limita en mayor medida la recuperación de las zonas industriales y supone un reto para su competitividad.

Se estima que el aumento del precio del petróleo podría restar 1,7 puntos porcentuales al crecimiento medio anual del PIB murciano durante estos dos años. Además, se mantiene la incertidumbre respecto a las inversiones asociadas a la ejecución de los Fondos NGEU.

En particular, la utilización de los mismos para proyectos transformadores y de forma eficiente, y los plazos en los que se ejecuten estos proyectos, son esenciales para alcanzar una recuperación inclusiva y que no se dilate en el tiempo.

En la Región de Murcia, la distribución de fondos a programas destinados a la digitalización, educación y formación profesional ha sido algo mayor que en el conjunto de España mientras que en programas para impulsar la transición verde de la región ha sido menor.

Continuar avanzando en la mejora del capital humano es clave, en particular en el actual contexto de tensiones en el mercado laboral en el que las empresas no logran cubrir todas sus vacantes.

Por otra parte, los riesgos debidos a la COVID-19 se han reducido, pero aún persisten y no se puede descartar que surjan nuevas cepas, que podrían afectar negativamente, y especialmente a las zonas turísticas, como ya se vio en oleadas anteriores.

En todo caso, el sesgo sobre estas previsiones dependerá de las medidas públicas para paliar los efectos del conflicto en Europa del Este sobre empresas y familias, así como del tiempo que se prolongue este contexto.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad