Internacional

Rusia avisa de que el ingreso de Finlandia en la OTAN "sin duda" es una amenaza

El portavoz del Kremlin asegura que "una nueva ampliación de la OTAN no hace más estable ni más seguro nuestro continente"

El presidente ruso, Vladimir Putin. / SERGEI KARPUKHIN (Reuters)

Moscú

Rusia no ha tardado en advertir de que el ingreso de Finlandia en la OTAN será una amenaza y no hace más estable ni más seguro el continente europeo. El Kremlin reacciona horas después de que el presidente de Finlandia, Sauli Niinistö, y la primera ministra, la socialdemócrata Sanna Marin, hayan dado su apoyo al ingreso del país nórdico en la OTAN, en una decisión histórica que rompe con más de ocho décadas de no alineamiento.

Más información

"Sin duda" es una amenaza, ha asegurado el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, en su rueda de prensa telefónica diaria al contestar un pregunta al respecto, y ha añadido que "una nueva ampliación de la OTAN no hace más estable ni más seguro nuestro continente".

Las fronteras de la URSS

La nueva ideología nacional rusa es la revisión de las fronteras heredadas de la antigua URSS. Esta política ha alcanzado su cenit con la intervención militar en Ucrania y los planes de anexión de nuevos territorios anunciados por algunos líderes prorrusos en vísperas del centenario de la fundación de la "cárcel de los pueblos" a finales de 1922.

"La Ucrania moderna fue creada total y completamente por Rusia. Siendo precisos, por la Rusia bolchevique, comunista", dijo Putin en su histórica intervención televisiva del 21 de febrero en la que argumentaba los motivos de la "operación militar especial" que lanzaría tres días después. Putin nunca aceptó el testamento de la URSS, cuya defunción considera "la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX". Y acusa a muchas de las repúblicas soviéticas que alcanzaron su independencia en 1991 de quedarse con "territorios históricos rusos".

La URSS recibió en 1917 un gran imperio que se desintegró en un visto no visto con la caída del Comunismo, una herida que aún supura. Putin se propone restaurar su grandeza pieza por pieza. El mensaje está sobre la mesa. Aquellas repúblicas con minorías rusas harán bien en no dar la espalda al Kremlin, como ha quedado demostrado en Georgia desde 2008 y Ucrania desde 2014.

La amenaza de la OTAN

Las fronteras internacionalmente reconocidas no son un obstáculo. El que se alíe con la OTAN verá amenazada su integridad territorial. Países como Moldavia o Kazajistán ya han tomado nota. La región ucraniana de Jersón, vecina de la anexionada península de Crimea y bajo control del Ejército ruso, se propone ingresar en la Federación Rusa, según anunció la víspera la administración marioneta instalada por Moscú.

Rusia no se conforma con la "liberación" del Donbás. Jersón es fundamental para el suministro del agua del río Dniéper a Crimea, en cuyo seno volvería al redil del antiguo imperio ruso. Reconocidas ya las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, la próxima sería Zaporiyia, la región costera (mar de Azov) que garantiza la creación del cinturón terrestre del Donbás a Crimea. Putin mantiene que esos son "territorios históricos rusos", al igual que Járkov, Dnipró, Mykoláiv y Odesa (mar Negro), aún bajo control del Ejército ucraniano.

Entre todas forman lo que se conoce como Novorossía (Nueva Rusia), noción mencionada por primera vez por el líder ruso en 2014 para aludir a los territorios a orillas del mar Negro controlados por Moscú desde el reinado de Catalina la Grande en el siglo XVIII. También pertenecía al Imperio Ruso el territorio de la actual Osetia del Sur, la república separatista georgiana que se propone convocar un referéndum para incorporarse a Rusia.

"Tan pronto como recibamos la señal, tan pronto como entendamos que llegó la hora, ese referéndum se celebrará con seguridad", dijo el miércoles Alán Gaglóyev, recién elegido presidente suroseta. Desde la guerra rusogeorgiana de 2008, ese territorio es un protectorado donde Moscú cuenta con una base militar y cuyo presupuesto depende en un 90 % de las arcas del Estado ruso.

La culpa de Lenin

El líder bolchevique Vladímir Lenin fundó la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas el 30 de diciembre de 1922, nueva estructura en la que entraron originalmente cuatro repúblicas: Rusia, Ucrania, Bielorrusia y Transcaucasia.

Con todo, Putin mantiene desde hace años que su tocayo puso una "bomba de relojería" en los cimientos del nuevo Estado al realizar demasiadas concesiones territoriales a los nacionalistas, "generosos regalos" destinados principalmente a calmar a los "independentistas" ucranianos. "Desde tiempo inmemorial, los habitantes de las históricas tierras rusas del sureste (de Ucrania) se consideraron rusos y ortodoxos", insiste.

En el discurso del 21 de febrero el jefe del Kremlin destacó que Iósif Stalin, entonces comisario popular sobre Nacionalidades, propuso crear un Estado de autonomías, pero Lenin optó por una confederación. Putin, que acusa abiertamente al fundador de la URSS de arrancar a Rusia sus territorios históricos para "regalárselos" a las nuevas repúblicas, cree que Lenin puso las bases de la disolución del Estado totalitario. Ese error leninista, "absolutamente evidente tras la caída de la URSS en 1991", es lo que Putin intenta subsanar cien años después.

Descomunización

"¿Ustedes quieren descomunización? Nos parece muy bien. Pero no hay que quedarse a medio camino. Estamos dispuestos a enseñarles lo que significa para Ucrania una completa descomunización", proclamó, en alusión a que Moscú se propone restablecer su control sobre sus "territorios históricos" en el país vecino.

En menos de una semana han muerto dos de los tres firmantes de la carta de defunción de la URSS del 8 de diciembre de 1991, el bielorruso Stanislav Shushkévich y el ucraniano Leonid Kravchuk. El tercero, el ruso Boris Yeltsin, falleció en 2007. "La Unión Soviética aún existe en las conciencias y en la propaganda de dirigentes como Putin o (el presidente bielorruso Alexandr) Lukashenko. Ellos siguen descontentos con la caída de la URSS. Quieren gobernar para siempre. Así no se crea una democracia", comentó a Efe Shushkévich en el 30 aniversario de la disolución soviética.

Lo que todos los altos funcionarios salidos de las cloacas del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB) consideran una "traición" en toda regla, sus artífices la vieron como la única forma de evitar una "guerra civil". No por mucho tiempo. La guerra en el Donbás estalló en 2014. Precisamente, Kravchuk dirigió durante varios años la delegación ucraniana en las negociaciones de paz de Minsk entre Kiev y los separatistas prorrusos.

Putin no envió ningún telegrama de condolencias tras el fallecimiento del expresidente ucraniano. "El hombre no importa ¡Patria y poder!", así definió Kravchuk la política del líder ruso.

Alemania garantiza su apoyo a la candidatura de Finlandia

El canciller alemán, Olaf Scholz, ha mantenido una conversación telefónica con el presidente finlandés, Sauli Niinisto, en la que le ha trasladado su apoyo ante la reciente decisión de Helsinki de apoyar su propia adhesión a la Alianza Atlántica.

"Acojo con satisfacción la decisión de Finlandia de apoyar la adhesión inmediata del país a la OTAN", ha publicado Scholz en su perfil de Twitter, donde además ha trasladado "el pleno apoyo" del Gobierno alemán a Niinisto.

Por su parte, el presidente finlandés ha empleado la misma vía para informar de la conversación con Scholz que, entre otros asuntos, ha servido para abordar "la necesidad de lograr la paz en Ucrania". Además, ha mostrado su agradecimiento por el apoyo de Alemania a la posible membresía de Finlandia en la Alianza Atlántica. "La pertenencia a la OTAN fortalecería la seguridad de Finlandia. Como miembro de la OTAN, Finlandia fortalecería a la alianza en su conjunto. Finlandia debe presentar su candidatura a la OTAN con urgencia", han destacado ambos dirigentes finlandeses en un comunicado conjunto.

Macron "apoya plenamente" la decisión de Finlandia

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha asegurado que "apoya plenamente" la decisión de las autoridades finlandesas de querer adherirse a la Alianza Atlántica. El mandatario francés, que ha conversado este jueves con su par finlandés, Sauli Niinisto, ha tildado esta decisión como una "elección soberana", según un comunicado del Eliseo recogido por BMF TV.

Niinisto y la primera ministra finlandesa, Sanna Marin, han emitido este jueves un comunicado conjunto en el que se han mostrado abiertos a que Finlandia ingrese en la OTAN, argumentando que su adhesión serviría para "fortalecer" la seguridad del país y la de la alianza en su conjunto. "Finlandia debe presentar su candidatura a la OTAN con urgencia", han defendido.

Tras esto, el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso ya ha respondido amenazando con "represalias de carácter militar-técnico y de otro tipo" a Finlandia si finalmente se concreta la unión a la Alianza Atlántica

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad