Sociedad

La reflexión sobre los británicos y los balcones que anima al debate: "Todo son risas hasta que te llama tu madre llorando"

Una usuaria de Twitter pone el foco en el impacto que esta práctica tiene en los trabajadores de la hostelería

Un turista británico ha fallecido este jueves al caer desde el séptimo piso de un hotel en Magaluf / COSTAS BALTAS (Reuters)

Un turista británico de 33 años ha fallecido este jueves tras precipitarse desde el séptimo piso de un hotel en Magaluf, Mallorca. Según confirmaba la Guardia Civil, el suceso ha tenido lugar a las ocho y media de la mañana después de que el hombre mostrase una actitud de nerviosismo y deambulará de un lado a otro agarrado a la barandilla del balcón de su habitación. En un momento dado, el viajero se cuelga del borde intentando, por lo que parece, dejarse caer al piso de abajo, pero se cae impactando contra el suelo.

El hombre ha fallecido en el acto y los servicios sanitarios que han intentado asistirle no han podido hacer nada por salvarle la vida. Todo apunta a que la víctima se encontraba bajo los efectos del alcohol. La muerte, que ha sucedido en el hotel South Beach, se trata de la primera en Mallorca a causa de una caída de este tipo en 2022.

En un comunicado, la Asociación Hotelera de Palmanova y Magaluf ha mostrado su desolación por este suceso y ha aclarado que no se trata de un caso de "balconing", una práctica "erradicada" en este destino turístico, sino de una conducta "a todas luces imprudente o temeraria".

Tras la publicación de la noticia y el vídeo grabado por una persona que se encontraba en el lugar de los hechos, una usuaria ha compartido en su cuenta de Twitter una reflexión sobre el impacto que esta práctica tiene no solo en España a nivel general y el turismo, sino concretamente en los trabajadores de hostelería que tienen que lidiar con este tipo de sucesos de una forma cada vez más recurrente.

"Todos son risas hasta que te llama tu madre llorando porque tiene que limpiar el borde de la piscina del hotel, porque ninguna otra limpiadora tenía estómago", decía la usuaria, poniendo el foco en los trabajadores de los hoteles que son testigos de estos accidentes. Hace una crítica a la narrativa que se difunde entre los medios y redes sociales con el objetivo de dar un poco de luz al sufrimiento de estos colectivos.

"Ella tampoco, pero no quería que las penalizasen a todas. Pasó dos veranos.", continúa explicando las experiencias vividas por su madre, trabajadora de la limpieza en un hotel. "Ella no se consideraba feminista, pero era muy sorora y sus chicas del hotel eran su segunda familia. Tenía un contrato fijo discontinuo, la iban a llamar todos los veranos. Pero muchas compañeras eran temporales, contrato de obra y servicio. Podría no haber limpiado y haber salido a su hora, pero no podía hacer eso. Mi madre tenía sus defectos como yo, pero por cosas como esa la admirare siempre.", zanja la usuaria haciendo honor a su madre y expresando su máxima admiración.

Sus comentarios han generado un debate en Twitter acerca de en quién recae la responsabilidad de limpiar la escena del accidente tras hechos tan traumáticos como estos. A pesar de la existencia de empresas especializadas en limpiezas traumáticas, la usuaria hace hincapié en que los servicios "son caros y los jefes quieren ganar dinero", lo que provoca que, finalmente, se realice por personal de los hoteles sin experiencia ni preparación para actuar ante hechos de este calibre.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad