Internacional

Ucrania acusa a Rusia de desestabilizar Transnistria y de acopio de misiles, pero confía en que la guerra acabe antes de fin de año

La ofensiva de Rusia en Ucrania está lejos de acabarse y las autoridades ucranianas continúan evacuando a los civiles de Mariúpol

Evacuación de civiles en Mariúpol. / ROMAN PILIPEY (EFE)

Ucrania ha denunciado que Rusia amenaza a todo el territorio ucraniano con ataques con misiles creando una base ofensiva en la isla de Zmiinyi e intentando desestabilizar la situación en Transnistria.

Más información

El portavoz del Comando Operativo Sur de Ucrania, Vladyslav Nazarov, ha dicho por Telegram que hay cuatro buques de guerra rusos y dos submarinos en el Mar Negro que transportan más de 30 misiles Kalibr, lo que plantea una amenaza de ataques con misiles en todo el territorio ucraniano, según informa la agencia local Ukrinform. Así, ha añadido que las fuerzas invasoras rusas continúan promoviendo provocaciones en Transnistria.

"Hubo un intento de incendiar una comisaría militar en Tiraspol y un ataque falso a un depósito de petróleo. Sacudir la situación debería crear la base para acusar a Ucrania de invadir el territorio de la autoproclamada república", ha señalado Nazarov.

Según Nazarov, las Fuerzas Armadas de Ucrania están asegurando una situación estable en la región de Odesa. Además, según los datos de la Dirección Principal de Inteligencia del Ministerio de Defensa de Ucrania, lasa fuerzas rusas planean desplegar sistemas de misiles de defensa aérea Pantsir y sistemas de misiles tierra-aire Tor-M2 en la isla Zmiinyi.

Ucrania confía en que los combates terminen antes de final del año

No obstante, el responsable de la inteligencia militar ucraniana, el general Kyrylo Budanov, ha afirmado que espera un "punto de inflexión" en la guerra en la segunda mitad de agosto y que la mayoría de "acciones de combate activas" con Rusia habrán terminado antes de que concluya el año. En una entrevista con el canal británico Sky News emitida este sábado, Budanov se declaró "optimista" sobre el curso de la guerra. "Vamos a renovar el control ucraniano en todos los territorios que hemos perdido, incluidos el Donbás y Crimea", sostuvo.

"Hemos estado luchando contra Rusia durante ocho años y podemos decir que el tan publicitado potencial de Rusia es un mito. No es tan poderosa. Son una horda de gente con armas", señaló el jefe de inteligencia. Budanov consideró asimismo que la invasión de Ucrania ordenada por el Kremlin acabará llevando a la caída del presidente ruso, Vladímir Putin. "Conducirá eventualmente a un cambio de liderazgo en la Federación Rusa. Ese proceso ya ha comenzado, están avanzando en esa dirección", dijo el mando militar, que aseguró que Putin está "muy enfermo", con una "muy mala salud psicológica y física".

Asimismo, subrayó que las tropas rusas han sufrido "importantes pérdidas, tanto en personal como en vehículos blindados", cuando trataban de cruzar el río Donets en su intento de controlar el sur del Donbás. "Cuando se produjeron los ataques de artillería (ucranianos), mucho de su personal abandonó sus equipos", describió Budanov.

Zelenski asegura que están haciendo "todo lo posible" por evacuar Mariúpol

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, ha asegurado este sábado que se está haciendo "todo lo posible" por evacuar a los defensores de la ciudad sureña de Mariúpol, sitiados en la acería de Azovstal, pero admitió que las negociaciones para lograrlo son "complejas". "Estamos haciendo todo lo posible para evacuar a cada uno de nuestros defensores", ha declarado Zelenski en un encuentro virtual con medios ucranianos, y ha agregado que, aunque hay negociaciones para una evacuación de la planta, no existe confianza en los negociadores rusos, lo que hace las cosas más complicadas.

El presidente ucraniano aseguro que las autoridades del país están en contacto con los defensores de Mariúpol, sitiados en la planta siderúrgica haciendo frente a unas fuerzas rusas más numerosas. "Estamos en contacto con ellos. Hablamos con ellos todos los días y los apoyamos todo lo que nos es posible", dijo Zelenski. "Ellos saben que están desarrollando una de las misiones más importantes de esta guerra. El enemigo les tiene miedo y ha sextuplicado sus tropas", agregó.

Zelenski ha admitido que en Mariúpol los rusos superan también en recursos técnicos a los defensores y que solo "una parte no muy grande" de la ciudad está controlada por las fuerzas ucranianas. "Sin embargo, nuestros muchachos se están defendiendo heroicamente, les estamos agradecidos por eso. Las palabras de agradecimiento definitivamente no son suficientes", ha dicho.

Zelenski, por otra parte, en su videomensaje habitual, ha señalado que "nadie puede predecir cuánto durará esta guerra" pero que se está haciendo todo por liberar a Ucrania a la mayor brevedad posible. "Para lograrlo necesitamos la ayuda de nuestros socios en Europa y en el mundo", subrayó y criticó a los países, sin nombrar a ninguno en concreto, que bloquean las sanciones a Rusia.

Zelenski ha dicho que se necesita una mayor presión sobre Moscú por parte de la comunidad internacional ya que Rusia está procurando generar inestabilidad no solo en Europa sino también en otras partes del mundo. En ese contexto el presidente ucraniano advirtió que el bloqueo de los puertos ucranianos puede desembocar en una crisis alimentaria que afecte a muchas regiones del mundo.

Las autoridades ucranianas consideran que Rusia ha entrado en una tercera fase de la guerra -tras haber fracasado en la primera destinada a conquistar Ucrania en pocos días y haber abandonado la segunda, en la que procuraron aislar las fuerzas ucranianas. Según el asesor del ministro de Interior, Viktor Andrusiv ahora la prioridad Rusia es defender el terreno que han logrado ganar. "Esto indica que han decidido convertir la guerra en una guerra muy larga. Esperan que las crisis provocadas por la guerra pongan a Occidente en la mesa de negociaciones, y que Occidente intente cambiarnos por algo", ha dicho el asesor del ministro del Interior.

Scholz dice que Putin no tiene intención de acabar la ofensiva

El canciller alemán, Olaf Scholz, no ha detectado ningún cambio de opinión por parte del líder ruso, Vladimir Putin, sobre la "loca" guerra que lanzó contra Ucrania hace once semanas, según ha declarado en una entrevista publicada este sábado con T-Online. En opinión del canciller, Rusia no ha logrado ninguno de sus objetivos de guerra declarados, uno de los cuales era asegurar el territorio de Ucrania como amortiguador entre Moscú y la expansión de la OTAN.

Scholz ha señalado que la guerra, por el contrario, ha insuflado nueva vida a la alianza occidental. "La OTAN no se ha retirado, sino que ha fortalecido sus fuerzas en el flanco oriental de la Alianza. Y la Alianza se fortalecerá aún más cuando Finlandia y Suecia se unan a la OTAN", ha manifestado. Asimismo, el canciller también entiende que el Ejército ruso ha sufrido pérdidas significativas, muchas más elevadas que en la campaña de una década de la Unión Soviética en Afganistán.

El canciller ha señalado que Putin "debe darse cuenta de que una salida a esta situación es solo a través de un acuerdo con Ucrania", pero que los términos de la paz no pueden ser dictados por Moscú. Asimismo, ha prometido que Alemania continuaría castigando a Rusia a través de sanciones y que su gobierno mantiene su respaldo las entregas de armas para Kiev.

"Por la loca idea de Putin de querer expandir el imperio ruso, Rusia y el mundo entero están pagando un precio muy alto en este momento", ha lamentado Scholz, antes de recalcar el impacto sobre las cosechas de grano que se necesitan especialmente en países en desarrollo. "Ahí es donde está en juego el hambre real, no solo si hay suficiente aceite de girasol en los estantes de los supermercados, como es el caso aquí", ha hecho saber.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad