Tenis

"Yo soy Ruud y no salgo a jugar": el momentazo previo a la final de Roland Garros que define a la perfección la mentalidad de Nadal

El de Manacor se llevó el torneo tras ganar al noruego Casper Ruud por 6-3, 6-3 y 6-0

Casper Ruud y Rafa Nadal en el túnel de vestuarios. / Roland Garros

Madrid

Una buena actitud antes de un partido puede llegar a ser determinante para llevarte la victoria. Más aún si te llamas Rafa Nadal y estás jugando la que podría ser tu última final en un Grand Slam de la talla de Roland Garros, un torneo que ha dominado con puño de hierro desde que lo ganara por primera vez en 2005. A pesar de que ya han pasado 17 años desde su primera gran victoria sobre la Philippe Chatrier, en la que se impuso al argentino Mariano Puerta por un 6-7, 6-3, 6-1 y 7-5, el nacido en Manacor afronta cada final como si de la primera se tratase.

Y esta es, en parte, la clave del éxito de un Rafa Nadal que no se cansa de ganar. Pese a que no tenía claro si podría participar en el torneo como consecuencia de una lesión crónica en su pie izquierdo que le ha limitado seriamente su carrera, el de Manacor ha acabado llevándose la victoria final ante un Casper Ruud que nada tuvo que hacer contra el tenista español. Una final que comenzaba ganando desde los vestuarios, donde demostró una vez más esa preparación tan metódica que se convierte en una especie de break psicológico para su rival.

Más información

El break psicológico de Nadal antes de la final de Roland Garros

Mientras que Casper Ruud se mantiene aparentemente tranquilo en el túnel de vestuarios antes de su primera final de Grand Slam, el tenista mallorquín es incapaz de quedarse quieto en su sitio. Como viene siendo habitual en estos encuentros, Rafa Nadal comenzó su preparación haciendo un calentamiento de lo más exhaustivo para poner su cuerpo a punto para la batalla final. Principalmente su tobillo izquierdo, una de las partes de su cuerpo que más problemas le ha dado durante estos últimos meses. Un entrenamiento que intimidaba al noruego, quien parecía hacerse más y más pequeño a medida que Nadal entrenaba a una mayor intensidad.

Algo que se pudo ver también sobre la Philippe Chatrier, en la que el tenista español fue comiéndose al noruego psicológicamente a lo largo del encuentro para ganarle en tres sets en menos de dos horas y media. A pesar de que trató de oponer resistencia en los dos primeros juegos, Ruud no tuvo nada que hacer en el tercero frente a un Rafa Nadal que ha levantado su Grand Slam número 22 para distanciarse todavía más de Roger Federer y Novak Djokovic en la carrera por ser el mejor tenista de todos los tiempos.

Un calentamiento que arrasa en redes sociales

Apenas unos minutos después de que la cuenta oficial de Roland Garros compartiera este vídeo, las redes sociales se llenaban de todo tipo de comentarios sobre el mismo. La mayoría de ellos destacando la fuerza mental de Rafa Nadal y todo su pundonor. Pero, como viene siendo habitual, también hay quienes han aprovechado este vídeo para hacer todo tipo de memes. Mientras que algunos hacen énfasis en el miedo que puede llegar a dar que un trece veces campeón de Roland Garros afronte una final de esta manera, otros aseguran que se trata de un break psicológico antes de empezar el encuentro.

También hay quienes han comparado este ritual con otros como la Haka del equipo de rugby de Nueva Zelanda cada vez que afronta un encuentro. Una serie de tradiciones que pueden llegar a asustar a quienes tienen que enfrentarse a las mismas. Por otro lado, algunos han destacado el hecho de que Nadal tenga 36 años y su rival apenas 23 y cómo han afrontado cada uno de ellos la final. Y es que, a pesar de que todos los rituales pre-partido sean válidos, el de Rafa Nadal te come de una manera que te hace salir al terreno de juego por debajo en el marcador.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad