La VentanaLa Ventana a las 16h
Economía y negocios

El "efecto boomerang" que asusta a Europa: el dato del economista Santiago Niño sobre la ineficacia de las sanciones a Rusia

El economista de cabecera de ‘La Ventana’ avisa: “Rusia puede aguantar indefinidamente, pero a Europa cada vez le va a afectar más negativamente”

“Rusia puede aguantar indefinidamente, pero a Europa cada vez le va a afectar más negativamente”: Santiago Niño sobre la ineficacia de las sanciones al Kremlin por la guerra de Ucrania

“Rusia puede aguantar indefinidamente, pero a Europa cada vez le va a afectar más negativamente”: Santiago Niño sobre la ineficacia de las sanciones al Kremlin por la guerra de Ucrania

25:00

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1655913702967/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

Una semana después del terremoto mediático causado por su “estamos ante el último verano”, el economista, Santiago Niño Becerra, vuelve a asomarse a ‘La Ventana’. “Me mantengo en lo del último verano, hoy he entrado en una televisión autonómica y todos se iban de vacaciones”, ironiza sobre el aumento del consumo familiar, un agravante para la inflación de oferta.

El autor de ‘Futuro, ¿qué futuro?’ ha explicado las nuevas estrategias comerciales de Rusia que, como ha dicho Vladimir Putin, redirigirá sus exportaciones a China e India. Niño Becerra recuerda que, antes de establecerse las sanciones europeas, comentó que “Rusia intentaría venderlo todo”. En cuanto al gas, “China compra a todo quien quiera venderle, aunque a un precio más bajo”, como ocurre con el Kremlin, que vende al gigante asiático más barato que a Europa.

“Parte del petróleo que Rusia vende a India, este se lo vende a Europa”, afirma el economista. Estos movimientos se ajustan a la búsqueda de nuevos clientes, lo que le garantiza “subsistir” a pesar de las presiones desde Bruselas. “Las garantías constitucionales y democráticas no son comparables a las de Europa, quiere decir que si debido a la guerra se aplica un recorte de gasto público se aplica y no pasa nada”, situación que, añade, no ocurriría en Francia y España, donde habría una revolución social.

Si los ingresos rusos son menores, el patrimonio baja, pero es mayor el recorte de gasto público, por lo que “sí subsistiría”. En el plano propagandístico, Putin estaría ganando otras batallas, como hacer creer a países, compradores potenciales, que la crisis de cereales no depende de ellos. “El 90% del grano ucraniano se exporta a través del mar Negro, Mariúpol está completamente controlada y Odesa ha minado su puerto contra barcos rusos, a lo que Rusia ha dicho que si Ucrania desmina no se opondrá a la entrada de embarcaciones de transporte”, comenta Niño Becerra antes de añadir que contaría con Turquía como garante.

Aviso a Europa

“En mi opinión Europa debería contribuir al desminado de los puertos”, reafirma. Ese relato ruso, que ha calado en el Sahel y Oriente Medio, de cristalizar podría suponer que los proveedores de grano restantes no pudieran satisfacer toda la demanda de cereales ucranianos. “El grano se va a disparar y la hambruna se va a disparar, ¿Quién va a ganar esa guerra? Nadie”, se contesta a sí mismo.

Para que ese grano no se pudra, Niño Becerra considera que “Europa debería implicarse en el desminado” y que los barcos rusos no atacarían a navíos de la UE. Rusia ha aumentado en un 38% el comercio con el grupo de los BRICS lo que ha rebajado el efecto de los castigos económicos de Bruselas. “Las sanciones tienen efecto boomerang, afectan en mucho o en poco a quien las impone”, apunta antes de señalar que el Kremlin ha encontrado clientes que “le pagan menos, pero le pagan”.

Para el economista, es una evidencia del fracaso de las sanciones: “Nos vendieron una idea de que iban a arruinar a Rusia y no es cierto”. “Rusia puede aguantar indefinidamente, pero cada vez le va a afectar más negativamente a Europa”. Y es que con “cerrar el flujo de gas”, dice, “se aproxima un invierno complicado”.

Los salarios en el sector turístico

Por otro lado, en cuanto a la falta de trabajadores en el turismo, Niño Becerra declara que hay cosas que no le cuadran. Después de que el fundador de NH y AC, Antonio Catalán, asegurara que los salarios “tienen que mejorar” con la subida de los precios por habitación, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha contestado que el déficit de empleados no es una cuestión de salarios. Pero, para el economista el personal “debe tener unas condiciones laborales acorde a las características del hotel”.

Esta situación, asegura, se contempla “en el nivel más alto y bajo”. Ocurre en Baleares y Madrid, por ejemplo. “El hotel de 2 estrellas de Palma también se queja de que le falta personal, supongo que uno de 5 estrellas estará pagando en relación a lo que esa persona aporte”. Un miércoles más, Niño Becerra explica que estas cuestiones se deben abordar desde el plano sociológico y no del económico. “Por la razón que sea se produce un trasvase de trabajadores del sector servicio”, remata.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad