Internacional

El Tribunal Supremo de EEUU anula la protección del derecho al aborto y permite a cada estado regurarlo según considere

La sentencia emitida por el organismo judicial no ilegaliza el aborto, pero deja a cada estado que decida si prohibirlo, regularlo, o permitirlo de forma libre. Seis estados ya han prohibido la interrupción del embarazo en su territorio, apenas unas horas después del fallo del Supremo.

El Tribunal Supremo de EE.UU. revoca el derecho constitucional al aborto

El Tribunal Supremo de EE.UU. revoca el derecho constitucional al aborto

Los derechos de las mujeres en Estados Unidos retroceden hasta el año 1973. El Tribunal Supremo de este país ha anulado este viernes la protección del derecho al aborto, vigente en este país desde 1973, en una decisión histórica que permitirá a cada estado decidir si lo mantiene o lo prohíbe. El fallo señala que la Constitución "no otorga" este derecho y devuelve la autoridad para poder legislar sobre el aborto al "pueblo" y sus "representantes electos".

Más información

La decisión publicada revoca tanto la sentencia conocida como "Roe versus Wade", acordada hace 49 años, que protegía el derecho al aborto en todo el país, como otra resolución de 1992, "Planned Parenthood versus Casey", que reafirmaba dicha protección pero permitía a los estados establecer regulaciones sobre el proceso.

"Es el momento de acatar la Constitución y devolver la cuestión del aborto a los representantes electos de los ciudadanos", dice literalmente el fallo redactado por el juez Samuel Alito en una frase que ya recogía también su borrador, filtrado a los medios en mayo.

La decisión ha salido adelante por mayoría, con seis votos a favor -aunque con uno de ellos con una opinión separada- y tres votos en contra. Los que han votado a favor insisten en no considerar el aborto un derecho constitucional ni tampoco un derecho apoyado por la "historia o la tradición" estadounidenses.

Además considera que "Roe versus Wade" fue "ofensivamente incorrecto" y "chocaba" con la propia Constitución. Y añade que el otro fallo que ratificaba el derecho al aborto, "Planned Parenthood versus Casey", en 1992, "perpetuaba" esos errores. Los tres jueces progresistas del Supremo votaron, como se esperaba, en contra de esta decisión.

"Con pena para este tribunal, pero sobre todo para los millones de mujeres estadounidenses que han perdido hoy un derecho fundamental constitucional, disentimos", señalaron en la opinión contraria que han firmado conjuntamente Stephen Breyer, Sonia Sotomayor y Elena Kagan. "Roe versus Wade" fue fallado en 1973 y garantizaba la protección del derecho a abortar en todo el país. En 1992 "Planned Parenthood versus Casey" ratificó ese derecho, aunque también permitía a los estados regular el proceso siempre que no lo impidiera.

Eso provocó que los estados conservadores aprobasen leyes para restringir el derecho al aborto, como se ha venido haciendo desde 1992, y de forma más intensa en los últimos años. Con el fallo de este viernes, los estados que así lo decidan podrán prohibir totalmente el aborto en su territorio. Esto supondrá previsiblemente que Estados Unidos se parta en dos, entre los estados donde es posible la interrupción voluntaria del embarazo y los que la prohíben totalmente.

Los legisladores de más de una veintena de estados conservadores tienen preparados ya proyectos de ley que prohibirían o restringirían el aborto en el momento en que Supremo anulara Roe contra Wade, según explicaron al principios de mes fuentes judiciales al periódico 'The New York Times'. Trece de ellos tienen preparadas ya las llamadas "leyes de activación automática" para restringir o prohibir el derecho al aborto en el mismo momento en que el Supremo anule el fallo.

Seis estados prohíben el derecho al aborto horas después de la sentencia

Los estados de Kentucky, Luisiana y Dakota del Sur han prohibido la interrupción del embarazo este mismo viernes nada más conocerse la decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos de anular hoy la protección del derecho al aborto vigente desde 1973.

Los tres estados habían aprobado con anterioridad estas leyes prohibiendo al aborto que han entrado en vigor tan pronto se ha hecho pública la decisión del Tribunal Supremo, según el Instituto Guttmacher.

Idaho, Tennnessee y Texas también aprobaron de forma automática la prohibición de la interrupción del aborto aunque sus efectos no entrarán en vigor hasta dentro de 30 días, añadió la institución dedicada a la investigación sobre derechos reproductivos.

Precisamente el gobernador de Texas, Greg Abbott, reaccionó en Twitter tan pronto como se conoció el fallo que revoca la sentencia "Roe versus Wade" que en 1973 legalizó la interrupción del aborto en todo Estados Unidos. Abbott afirmó que "Texas es un estado en favor de la vida" y que siempre luchará "para salvar todos los niños de la devastación del aborto".

Joe Biden: "La batalla no ha terminado"

El presidente de EEUU, Joe Biden, ha salido en rueda de prensa para criticar con dureza la decisión: "Es un día triste para el país. Las mujeres deberían tener derecho a su propio destino. Ahora hay que tener presente que debemos proteger los derechos de las mujeres y hemos anunciado que estudiaremos este caso en detalle".

Además, acusa a Trump de estar detrás de esta decisión, debido al nombramiento de los magistrados del Tribunal Supremo: "Solo hubo un presidente, Donald Trump, cuya Corte Suprema vulnera los derechos de las mujeres en este país. No se equivoquen, esta decisión es la culminación de una ideología muy extrema que existe en el Tribunal Supremo. Ha hecho algo que nunca antes se había visto en la historia de EEUU: eliminar un derecho constitucional y un aspecto fundamental de muchísimos americanos".

También ha hablado de la repercusión que esto tiene. "Tendrá consecuencias inmediatas. Las leyes estatales para prohibir el aborto se van a poder aplicar desde hoy y en ocasiones va a ser tan extremo que muchas mujeres estarán obligadas a tener los hijos de sus violadores, con las consecuencias que esto conlleva. Además, se va criminalizar a los médicos que sí practiquen abortos. Es una decisión cruel y la Corte Suprema quiere volver al siglo XIX".

Por último, ha concluido: "EEUU ha retrocedido 150 años con esta decisión, pero la batalla no ha terminado. La única forma en la que podemos asegurar el derecho al aborto de las mujeres es que el Congreso restaure de nuevo esta sentencia federal. Y el Congreso deberá responder de forma adecuada y por ello es importante elegir a los representantes en las elecciones del próximo otoño. Haré todo lo que esté en mi poder para devolver estos derechos a las mujeres. Hasta entonces, debemos garantizar que las mujeres que quieran abortar y se encuentren en estados donde está prohibido pueda viajar a los que sí lo permiten sin ningún tipo de dificultad. Es una decisión antiamericana".

Las reacciones en EEUU a la histórica decisión del Supremo: Obama, Nancy Pelosi...

Tras esta controvertida decisión, las reacciones no se han hecho esperar. El expresidente de EEUU, Barack Obama, ha señalado: "Hoy, la Corte Suprema no solo revocó casi 50 años de precedentes, sino que relegó la decisión más intensamente personal que alguien puede tomar a los caprichos de políticos e ideólogos, atacando las libertades esenciales de millones de estadounidenses. En todo el país, los estados ya han aprobado proyectos de ley que restringen las opciones. Si está buscando formas de responder hay muchos otros grupos han estado haciendo sonar la alarma sobre este tema durante años, y seguirán estando al frente de esta lucha".

Por su parte, Nancy Pelosi, la actual presidenta de la Cámara de Representantes (el Congreso) de EEUU ha valorado de la siguiente forma el paso atrás en este derecho para las mujeres: "Hoy, la Corte Suprema controlada por los republicanos ha logrado el oscuro y extremo objetivo del Partido Republicano de arrebatarles el derecho de las mujeres a tomar sus propias decisiones sobre salud reproductiva. Debido a Donald Trump, Mitch McConnell, el Partido Republicano y su gran mayoría en la Corte Suprema, las mujeres estadounidenses de hoy tienen menos libertad que sus madres. Los republicanos radicales ahora están avanzando con su cruzada para criminalizar la libertad de salud".

Valoraciones en España: críticas de Yolanda Díaz y Pedro Sánchez, pero respaldo de Vox

La noticia ha corrido como la pólvora y las reacciones en España tampoco se han hecho esperar. La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo de España, Yolanda Díaz, ha compartido en su cuenta de Twitter: "Un paso atrás en contra del sentido común, de nuestra libertad, de nosotras mismas. Las mujeres no lo vamos a permitir. Hoy más que nunca vamos a luchar y defender nuestros derechos sexuales y reproductivos".

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, también ha valorado la decisión de la justicia estadounidense: "No podemos dar por sentado ningún derecho. Las conquistas sociales siempre están en riesgo de retroceder y su defensa tiene que ser nuestro día a día. Las mujeres deben poder decidir libremente sobre sus vidas".

Por su parte, la responsable de Igualdad, Irene Montero, se ha expresado en el mismo sentido: "Es un día muy triste para las mujeres en todo el mundo. El Supremo de EEUU revoca un derecho que las mujeres tenían garantizado desde 1973, poniendo en riesgo los derechos reproductivos y la salud sexual de millones de mujeres. Esta decisión judicial no conseguirá que haya menos abortos, pero hará que estos dejen de ser seguros, que se realicen en clandestinidad y que muchas mujeres pongan sus vidas en riesgo para interrumpir voluntariamente sus embarazos".

Por último, el vicepresidente de la Junta Castilla y León, Juan García Gallardo, ha retuiteado a la cuenta del partido republicano, que tras la sentencia, ha publicado una imagen del Tribunal Supremo con el mensaje, "la vida gana".

Protestas contra el borrador que pretende abolir el aborto en Estados Unidos

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad