Economía y negocios

Cómo esquivar el verano más caro de nuestras vidas sin dejar de disfrutar

A pesar de los precios desbocados, las reservas en los hoteles están disparadas

Una mujer pasea por la orilla de la playa de La Concha de San Sebastián / Javier Etxezarreta (EFE)

Madrid

Tras dos años de pandemia, los españoles no van a renunciar a sus vacaciones, cuesten lo que cuesten, y no va a ser barato. Este será el verano más caro de nuestras vidas pero la subida de los precios no está frenando las ganas de viajar. Los hoteles se han encarecido un 45,4% respecto al año pasado, los vuelos internacionales, un 9,8% y los paquetes turísticos en torno a un 7%, según datos publicados por el INE. Mientras las reservas están disparadas. "Gran parte de la población no quiere pensar en lo que ocurrirá en tres meses, estamos ante el último verano", decía el economista Santiago Niño hace unos días en La Ventana, donde explicaba que las familias están destinando sus ahorros al incremento de precios y a llenar "bares, restaurantes, carreteras y playas" cuando todavía queda mucho para que baje el mayor IPC en 37 años, que escaló en junio hasta el 10,2%.

Esa subida de precios se nota especialmente en los carburantes, la hostelería, la alimentación y la electricidad. Para muchos será difícil esquivar esos productos y servicios durante los próximos meses pero sí se puede intentar paliar levemente el gasto con las siguientes recomendaciones.

Gasolineras más baratas

El coche sigue siendo una de las opciones preferidas de los españoles para moverse en vacaciones pero los carburantes siguen con los precios desorbitados y la rebaja de 20 céntimos por litro del Gobierno —que se prorrogará hasta finales de año— no está suponiendo un alivio para los consumidores. Ahora mismo llenar un depósito con diésel cuesta 35,7 euros más caro y uno de gasolina, 27,28, según datos de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Para ponérselo algo más fácil, la OCU ha compartido una comparativa de las gasolineras más baratas y asegura que se puede ahorrar hasta un 25% eligiendo una u otra, por lo que recomiendan trazar una ruta antes de subirse al coche y buscar dónde repostar con ayuda de esta lista. Las gasolineras no asistidas y las asociadas a hipermercados suelen tener precios más reducidos.

Además, aunque sea de sentido común, conviene recordar que se pueden reducir gastos compartiendo coche y que una conducción eficiente también supone un ahorro de combustible: invertir en el mantenimiento del vehículo, revisar los neumáticos, usar marchas largas y evitar acelerones son solo algunos consejos.

Cómo ahorrar en la cesta de la compra

A la hora de hacer la compra conviene tener en cuenta, por un lado, la desigual subida de los distintos productos y, por otro, las diferencias de precios entre supermercados. El aceite ha subido un 44,7% en un año, los huevos, un 25,3% y el pollo casi un 14%, por poner solo tres ejemplos de alimentos de consumo habitual. "Lamentablemente, muchos consumidores van a recortar en muchos productos y van a comprar alimentos de peor calidad nutricional. Van a consumir menos pescados y carnes y van a ingerir más hidratos, y eso es uno de los uno de los aspectos negativos de esta crisis que posiblemente no va a ser solo cortoplacista", critica Rubén Sánchez, portavoz de Facua. Desde la asociación dan por hecho que esta situación va a despertar una "conciencia crítica" en la sociedad: "Hay que hacer una evaluación de cuál es nuestro gasto mensual, qué productos compramos habitualmente, dónde y a qué precios, y comparar. Comparar marcas, comparar en distintos establecimientos y valorar si debemos decantarnos por marcas diferentes o distintos establecimientos si es que eso representa un gasto levemente inferior".

La OCU publicó en abril una comparativa de precios de las principales supermercados. Entonces, Carrefour y Mercadona eran las cadenas que habían experimentado mayores subidas pero todas rondaban el 10%. En septiembre harán públicos datos actualizados pero hasta entonces recomiendan también buscar productos sustitutivos a determinados alimentos: "Por ejemplo, en vez de utilizar aceite de oliva o de girasol, que por primera vez están casi igual, se puede consumir de soja, aunque el problema puede ser encontrarlo. Más allá de consumir pollo en vez de ternera, también lo que se puede hacer es pedir cortes menos nobles. En vez de lomo de ternera, morcillo, que siempre tiene un precio más reducido. En el caso del cerdo, el secreto y la presa se han puesto de moda y han incrementado su precio. El solomillo, aunque sigue siendo caro, se ha abaratado un 9%. Entre los pescados, el salmón es de los que más ha subido (un 23%) pero la caballa, como es de temporada, es más barata. En fin, que variar el menú, abarata la cesta de la compra", resume Enrique García, de la OCU.

Los mejores destinos

Las reservas de billetes para vuelos domésticos están un 3% por encima de los valores de 2019, con las islas como los destinos más deseados, según los datos más recientes de emisión de reservas facilitados por ForwardKeys: Fuerteventura cuenta ya con un 39% más de reservas respecto a 2019; Ibiza (+33%); Lanzarote (+31%); Santa Cruz de la Palma (+22%) y Málaga (+16%) se sitúan como los destinos que esperan crecer más con respecto al verano de 2019. Cataluña también supera las reservas de la prepandemia, con un 9% más de billetes comprados que en 2019. "Baleares, Canarias y la Costa de la Luz están disparados en cuanto a demanda y precios. Por ejemplo, una familia de 5 personas, una semana en hotel de 4 estrellas en Menorca, 10.000 euros. De cuando vimos el presupuesto en mayo a cuando hicimos el alta de la reserva solo dos días después, subió más de 2.000 euros el mismo producto. Disney París es otro de los destinos que también tiene precios exagerados. Portugal está absorbiendo el mercado porque tiene precios muy buenos y el español ha descubierto este país vecino estos dos años y es la mitad de precio", cuenta Patricia García, desde una agencia de viajes de Madrid, donde sí ha percibido que "dos productos que no ha subido respecto a años anteriores son los cruceros y los circuitos llamados culturales por España peninsular (el norte, Andalucía, Castilla y León...), que en general están igual, sin apenas subidas por el carburante. No se han incrementado más de 30 euros por un viaje de 6 días".

Los españoles siguen apostando por pasar las vacaciones sin salir del país aunque en las agencias perciben que hay muchas ganas de viajar al extranjero: "El 85% de sus deseos se disipan al ver lo que cuesta", señalaba a la SER Emilio Gimeno, director de la Agencia TGM, que ponía como ejemplo hay hoteles en Nueva York que se han aupado de los 1.000 euros a la semana a los 2.000 euros. Además, mientras los vuelos nacionales han subido en torno al 3% respecto al año pasado, los internacionales se han visto incrementados casi un 10%.

Uno de cada cinco españoles ha modificado su lugar de vacaciones por el incremento de los precios, según la OCU. "Conviene descartar destinos que están de moda como Cádiz o Nueva York y optar por lugares menos frecuentados", aconseja Enrique García, de la organización de consumidores, que alerta además sobre el aumento de estafas en los alquileres turísticos. Desde las agencias de viajes también destacan la fuerte subida de los coches de alquiler y su escasez para poder encontrar a estas alturas del año, especialmente en las islas.

¿Dónde me alojo?

Los hoteles, hostales y pensiones han subido un 45,5%, según el INE, mientras los campings y los albergues —que ya de partida son más baratos— han encarecido sus precios un 2,7%, por lo que este año también serán la opción preferida para muchos, lo malo es que a estas alturas ya se han hecho muchas reservas y será difícil encontrar hueco en la mayoría de ellos.

Alternativa al aire acondicionado

La factura de la luz ha bajado un 14% con la excepción ibérica, pero Facua advierte de que, aun así, la de junio será la tercera más alta de la historia: un usuario medio abonará unos 133,85 euros, casi un 65% más que hace un año, según los cálculos de la organización. Hacer uso del aire acondicionado a discreción este verano puede provocar que más de uno se quede congelado cuando llegue la factura. Una alternativa al aire acondicionado más barata y sostenible es el ventilador de toda la vida. "Son un invento. Funcionan muy bien y no consumen casi nada", señalaba Juan Carlos Vázquez, de Ferretería Marcavel, en una entrevista a El Sabelotodo de la SER, donde detallaba que el ventilador de techo apenas consume 25/30 vatios y, si lo mantuviéramos encendido todo el día, nos gastaríamos unos 60/70 céntimos de euro.

Revisa tu potencia eléctrica

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha detectado que hasta un 78% de los hogares tienen más potencia eléctrica contratada de la que necesitan. Con el precio de la electricidad por las nubes, es un buen momento de revisar los contratos de servicios como este. Además, la OCU va más allá: invita a los consumidores a buscar tarifas que las compañías eléctricas ocultan y comparte algunas de las más baratas. Endesa Tarifa Libre, Endesa Tarifa Conecta, Total Energies, Repsol Tarifa Largo Plazo o Iberdrola Tarifa Online son algunas de las que pueden proporcionar un ahorro significativo en la factura.

Ocio gratis

En verano estamos más predispuestos a consumir todo tipo de ocio y mucha de la oferta también ha aumentado su precio. La multitud de fiestas patronales que se celebran por toda España en tiempo estival ofrecen una amplia variedad de planes gratuitos. Conciertos de artistas conocidos y desconocidos, cine de verano o teatro son algunos de los eventos que no suelen faltar.

Una puesta de sol en el mar y un paseo de noche en un pueblo bonito siguen siendo gratis y hay multitud de museos y salas de exposición donde no hay que pagar y se puede disfrutar del arte con aire acondicionado durante horas.

Otros consejos

Facua da comparte otro buen consejo para ahorrar que, aunque no está relacionado directamente con el verano, sí puede servir para tener un respiro con los gastos estas vacaciones: "Conviene repasar todos los servicios que tenemos contratados. Si comparamos seguros como el de hogar o el vehículo puede que recortemos una decenas de euros el gasto manteniendo la calidad de las condiciones de contratación", apunta Rubén Sánchez, que insta también a mirar con lupa los paquetes de telecomunicaciones, gas, electricidad y comparar en el mercado. "En definitiva, lanzarnos a ser mucho más concienzudos a la hora de evaluar ofertas porque puede suponer un alivio en nuestra economía", sentencia.

Desde la OCU también recomiendan tener siempre en mente una premisa: hay que comprar lo que se necesita. Cada español genera cada año 30 kilos de desperdicios. Evitarlo es tan sencillo como contar con una buena planificación, también en vacaciones.

Una nutricionista explica cómo hay que comprar el melón en verano

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad