Hora 25Las 21 de Hora 25
Sociedad

"Está empezando a dar pasos dentro del agua, es increíble": así es y así funciona un exoesqueleto infantil

Hablamos con Israel Millo, padre de Víctor, un niño con exoesqueleto infantil y Elena García Armada, premio a Invento Europeo del Año 2022

Foto de archivo de un exoesqueleto infantil. / LUIS GARCIA CRAUS

Madrid

Israel Millo todavía recuerda el primer paso de su hijo Víctor. "Fue uno de los días más felices de mi vida", explica. Primero hubo dudas: a Víctor le resultaba extraño poder mover sus pequeños músculos, después vino la euforia, según recuerda Israel en la Cadena SER. Víctor es un niño con atrofia medular espinal -por sus siglas AME y desde hace dos años utiliza un exoesqueleto infantil, una tecnología de sello español única en el mundo.

"Está empezando a dar pasos dentro del agua, es increíble": así es y así funciona el exoesqueleto pediátrico

"Está empezando a dar pasos dentro del agua, es increíble": así es y así funciona el exoesqueleto pediátrico

25:52

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1658168623244/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

El exoesqueleto no es algo nuevo. Lo utilizan adultos que sufren algún problema en sus sistemas nerviosos o han sufrido un accidente cerebrovascular, entre otros, y son estructuras muy eficaces en terapias de rehabilitación, permiten recuperar parte de la movilidad perdida, levantar peso, etc. Hasta hace un año no se habían fabricado exoesqueletos para niños, pese a que el potencial de uso es enorme. Ahora unos 50 niños lo utilizan en España, solo hay dos centros en nuestro país que lo utilizan, y en los próximos meses se espera que más hospitales los incorporen a sus sesiones de terapia.

"Nosotros no nos dimos cuenta. Fue gracias a la guardería. Víctor no hacía las cosas que tenía que hacer como bebé", recuerda Israel en Hora 25. La AME es una enfermedad hereditaria que aportan los padres, pero no la padecen. "Tiene un fallo genético y no fabrica una proteína que afecta a las funciones motoras", explica. A partir de ahí comenzaron las consultas, las idas y venidas al médico. "No gateaba, ni caminaba, él se sentaba de una manera extraña, no podía levantar bien las piernas, tenía poca fuerza. Le hicimos la prueba genética y salió", cuenta.

Más información

"Está empezando a dar pasos hasta en el agua, es increíble", dice Israel emocionado. La mente brillante detrás de los exoesqueletos pediátricos es Elena García Armada, fundadora de la empresa Marsi Bionics y ganadora del Premio Inventor Europeo 2022. También atiende a los micrófonos de Hora 25. "Lo que nosotros aportamos es un músculo artificial que trabaja en paralelo al músculo del niño. Se compone de elementos que generan fuerza, que movilizan la articulación, pero también tienen elementos elásticos a modo de tendones. Es un sistema inteligente y es capaz de detectar la sintomatología de los niños", señala García Armada.

¿Cómo funciona un exoesqueleto? "Tiene dos formas de uso, podemos programar un patrón de marcha que es pasivo y luego otra forma de trabajo en la que el robot espera a que el niño haga el intento de moverse. Tiene que superar un determinado nivel de fuerza, el exoesqueleto se queda esperando y si el niño supera el umbral da un paso y luego otro", explica la ingeniera.

El ser humano está hecho para caminar, para estar erguido. La bipedestación está intrínsecamente ligada a nuestra evolución y si, por el motivo que sea, no pasamos cierto tiempo en vertical, pueden surgir problemas físicos importantes. "Aunque al principio el exoesqueleto estaba pensado para ayudar a caminar, vemos que impacta de forma integral en la calidad de vida del niño y su familia", afirma la científica.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad