Internacional

China empieza sus maniobras militares con fuego real que "bloquean" Taiwán

El Gobierno de Taiwán ha denunciado "actividades irracionales" del ejército chino pero asegura que "no renuncia" ni a su propia seguridad ni a su soberanía. Por su parte, el G-7 ha mostrado su apoyo a Taiwán y China ha reaccionado amenzando con responder ante cualquier violación de lo que considera su territorio

China empieza sus maniobras militares con fuego real que "bloquean" Taiwán. / HECTOR RETAMAL

Pekín

El Ejército chino ha comenzado este jueves sus maniobras militares con fuego real alrededor de Taiwán, ejercicios que equivalen a un "bloqueo marítimo y aéreo" de Taiwán, según el Ministerio de Defensa de la isla. Se han producido reacciones a nivel internacional de diferentes ámbitos, ya que desde el G-7 han mostrado su apoyo al gobierno isleño, mientras que Rusia se ha posicionado del lado chino.

Más información

Las maniobras, que arrancan un día después de la controvertida visita a Taipéi de la presidenta del Legislativo de EEUU, Nancy Pelosi, incluyen el cierre del espacio marítimo y aéreo en seis zonas alrededor de la isla, una de ellas a unos 20 kilómetros de la costa de Kaohsiung, la principal ciudad del sur de Taiwán. Este miércoles, Taiwán registró la entrada de 27 aviones militares chinos en su autodefinida Zona de Identificación de Defensa Aérea (ADIZ), contra la cual su Ejército activó una patrulla aérea de combate, emitió advertencias por radio y desplegó sistemas de defensa por misiles para monitorear los aparatos chinos.

Además, la cartera de Defensa de Taiwán ha informado este jueves de que fuerzas taiwanesas tuvieron que disparar bengalas en dos ocasiones para ahuyentar anoche a un dron militar chino que sobrevolaba las inmediaciones de las islas Kinmen (también conocidas como Quemoy), que, pese a encontrarse a apenas 30 kilómetros de la ciudad suroriental china de Xiamen, están controladas por Taipéi.

Afectados por los simulacros chinos

En las últimas décadas, estas islas han sido objetivo de bombardeos por parte de China cuando las tensiones entre Taipéi y Pekín alcanzaron las cotas más altas. Según medios taiwaneses, los simulacros chinos han afectado a 18 rutas aéreas internacionales de la isla y más de 900 vuelos se han visto obligados a modificar su ruta. La cartera de Transporte taiwanesa declaró que los barcos que lleguen a o salgan de Taiwán tendrán que "sortear" las zonas de prácticas y advirtió de que, pese a que los trayectos "solo tomarán unas horas más", el "impacto acumulado" se notará en el futuro si los ejercicios militares chinos "se prolongan" en el tiempo.

El Ministerio de Defensa de la isla ha informado este jueves que está "vigilando" los alrededores de la isla en respuesta a "actividades irracionales" del Ejército chino y que, pese a que no desea "una escalada" de la situación, "no se echará atrás" en lo que respecta a "la seguridad y soberanía" de Taiwán. También ha señalado que no buscan "un aumento de las tensiones", pero desde luego "no renunciamos cuando se trata de nuestra seguridad y soberanía". A la vez, según medios estatales chinos, un avión estadounidense de reconocimiento RC-135S partió de la isla japonesa de Okinawa, situada a algo más de 600 kilómetros de Taiwán, en dirección a la isla.

Por el contrario, el portaviones Ronald Reagan se alejó de Taiwán y se dirigió hacia el noreste, en dirección a Japón, también de acuerdo a medios chinos. China, que calificó la visita de Pelosi como "farsa" y "traición deplorable", reclama la soberanía de la isla y considera a Taiwán una provincia rebelde desde que los nacionalistas del Kuomintang se replegaron allí en 1949, tras perder la guerra civil contra los comunistas.

El G-7 muestra su apoyo a Taiwán, incluido Japón

Durante la tarde del miércoles, los ministros de Exteriores del grupo G7 pidieron a la comunidad internacional "preservar la paz y la estabilidad" en el estrecho de Taiwán tras la visita a Taipéi de Nancy Pelosi. En el comunicado, los ministros de Exteriores de Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido y Estados Unidos, así como el Alto Representante de la Unión Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, instaron a "mantener el orden en el marco del Derecho Internacional", tanto en el estrecho de Taiwán como "más allá".

"Estamos preocupados por el reciente anuncio de China y sus palabras amenazantes, especialmente en relación a los ejercicios militares que tiene previstos y a la coerción económica, que podría llevar a una escalada innecesaria", expresaron.

Así, aseveraron que "no hay justificación alguna para utilizar la visita (de Pelosi) como un pretexto para realizar actividad militar agresiva en el estrecho de Taiwán" y han defendido que es "normal y rutinario" que delegaciones extranjeras visiten otros países en sus viajes al extranjero. "La respuesta de China pone en peligro la estabilidad en la región", señalaron.

Por ello, pidieron a Pekín "no modificar de forma unilateral el 'statu quo' en la región mediante el uso de la fuerza" y, en vez de ello, han hecho un llamamiento a utilizar "vías pacíficas para resolver las diferencias". "Reiteramos nuestro compromiso a mantener la paz y estabilidad en la zona y pedimos a las partes calma, contención y transparencia para mantener todas las líneas de cooperación abiertas con el objetivo de evitar malos entendidos", zanjaron.

China advierte que Taiwán "es parte de su territorio" y responderá ante cualquier violación de su soberanía

El portavoz de la Misión China ante la Unión Europea, Zhang Ming, ha contestado este jueves al comunicado compartido el miércoles por los ministros de Exteriores del G7 y de la Unión advirtiendo de que responderá ante cualquier violación de su soberanía, a la vez que ha instado a Estados Unidos a ser responsable de sus actos. "Taiwán forma parte del territorio chino y entrometerse en sus asuntos es una violación de la soberanía de China", ha declarado Ming en un comunicado compartido por su oficina, donde ha subrayado "cualquier acción que viole la soberanía y la integridad territorial de China será devuelta por el pueblo chino".

En este sentido, Zhang ha criticado el llamado del G7 a respetar el "orden internacional basado en normas", cuestionando que son las potencias occidentales quienes lo imponen, a la vez que ha instado a "las personas que no entiendan lo que es la maldad" a mirar las declaración conjunta de los ministros de Exteriores. "¿Qué es la maldad? ¿Qué significa no tener vergüenza? Si hay alguien en el mundo que no lo entienda, por favor que mire las declaraciones (...) ¿Por qué hay tantas guerras y disturbios en el mundo? Es por estos males y estas desvergüenzas", ha dicho el representante chino en Bruselas.

"Las declaraciones de los ministros de Exteriores del G7 y de la Unión no son más que la lógica del ladrón: uno puede hacer el mal y los demás no pueden contraatacar", ha agregado. Por otra parte, Zhang ha respondido a la parte del comunicado del G7 en el que se insta a China a "no modificar de forma unilateral el 'statu quo'" en la región, asegurando que las responsables de tal cambio son "las fuerzas hostiles del exterior y las fuerzas separatistas del interior de la isla de Taiwán".

"Habiendo llegado la situación en el estrecho de Taiwán a este punto, ¿quién está amenazado a quién? ¿Quién ha provocado a quién? Es la integridad territorial de China la que ha sido seriamente amenazada, y es la soberanía de China la que ha sido seriamente provocada", ha aseverado el representante en la Unión Europea de China. "Frente a esta descarada provocación, el pueblo chino nunca se tragará esa fruta amarga, y las medidas del Gobierno chino para defender su soberanía e integridad territorial son totalmente necesarias y apropiadas. Este es el deseo común y fuerte de los 1.400 millones de chinos", ha añadido.

Rusia culpa a EEUU y defiende la soberanía china sobre Taiwán

Por otro lado, Rusia ha confirmado su ya conocida alineación con Pekín y ha mostrado su apoyo al país asiático. El portavoz del Kremlim ha señalado este jueves que el gobierno chino tiene todo el derecho a realizar las maniobras que desee sobre Taiwán, ya que es su territorio.

Además, ha culpado a Estados Unidos, concretamente a Nancy Pelosi, de haber creado esta escalada de tensión con el gigante asiático.

EEUU interpreta las maniobras como una "escalada significativa" de la tensión

Estados Unidos ve las maniobras chinas en torno a Taiwán como una "escalada significativa" de la tensión en la zona y ha decidido dejar el portaaviones USS Ronald Reagan cerca de la isla para vigilar la situación, dijo este jueves uno de los portavoces de la Casa Blanca John Kirby.

El Gobierno de Joe Biden, sin embargo, ha decidido posponer unas pruebas con misiles balísticos intercontinentales (ICBM) previstas para esta semana, pero se realizarán en el "futuro cercano", explicó Kirby en la rueda de prensa diaria de la Casa Blanca.

Según explicó Kirby, el portaaviones USS Ronald Reagan y otros barcos que forman parte de su grupo de combate tienen previsto hacer operaciones por aire y por mar en el estrecho de Taiwán durante las próximas semanas.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad