Directo

CASO KOLDO Última hora de Ábalos, en directo: reacciones al 'caso Koldo' y su desafío al PSOE

Ciencia y tecnología

La guerra nuclear mataría a 5.000 millones de personas

Aparte de las víctimas directas de las explosiones de las bombas atómicas, un conflicto nuclear reduciría un 90% la producción mundial de alimentos y esto provocaría una hambruna generalizada según un nuevo estudio internacional realizado por científicos de cinco países coordinados por la Universidad norteamericana de Rutgers

6 de agosto de 1945, el Enola Gay lanza sobre Hiroshima la primera bomba atómica. (Foto: AGENCIA GAMMA)

Más de 5.000 millones de personas morirían de hambre después de una guerra nuclear a gran escala entre Estados Unidos y Rusia, según una nueva investigación dirigida por científicos de una las Universidades norteamericanas más importantes, la de Rutgers.

“Los datos nos dicen una cosa: debemos evitar que ocurra una guerra nuclear”, advierte Alan Robock , profesor del Departamento de Ciencias Ambientales de la Universidad de Rutgers y coautor del estudio, que ha sido publicado en la revista Nature Food.

Sobre la base de investigaciones anteriores, Robock y sus colegas trabajaron para calcular cuánto hollín que bloquea el sol entraría en la atmósfera a partir de las tormentas de fuego que se encenderían por la detonación de armas nucleares.

Los investigadores calcularon la dispersión del hollín a partir de seis escenarios de guerra (cinco guerras más pequeñas entre India y Pakistán y una gran guerra entre Estados Unidos y Rusia) en función del tamaño del arsenal nuclear de cada país.

Luego, estos datos se ingresaron en el Modelo del Sistema Terrestre Comunitario, una herramienta de pronóstico del clima respaldada por el Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR). El Modelo de Tierras Comunitarias de NCAR hizo posible estimar la productividad de los principales cultivos (maíz, arroz, trigo de primavera y soja) país por país. Los investigadores también examinaron los cambios proyectados en los pastos del ganado y en la pesca marina mundial.

Peores escenarios

Incluso en el escenario nuclear más pequeño, una guerra localizada entre India y Pakistán, la producción calórica promedio mundial disminuyó un 7% dentro de los cinco años posteriores al conflicto. En el escenario de guerra más grande probado, un conflicto nuclear a gran escala entre Estados Unidos y Rusia, la producción calórica promedio mundial disminuyó en aproximadamente un 90% tres o cuatro años después de la lucha.

Las disminuciones de cultivos serían más severas en las naciones de latitudes medias y altas, incluidos los principales países exportadores como Rusia y Estados Unidos.

Estos cambios inducirían una interrupción catastrófica de los mercados mundiales de alimentos, concluyen los investigadores. Incluso una disminución global del 7 por ciento en el rendimiento de los cultivos superaría la anomalía más grande jamás registrada desde el comienzo de los registros de observación de la Organización para la Agricultura y la Alimentación en 1961. Bajo el escenario de guerra más grande, más del 75% del planeta estaría muriendo de hambre dentro de dos años.

Los climatólogos de la Universidad de Colorado, que se asociaron con Rutgers en el estudio, también están creando modelos de hollín detallados para ciudades específicas, como Washington, DC, con inventarios de cada edificio para obtener una imagen más precisa de la cantidad de humo que se produciría.

Posible solución

Robock dijo que los investigadores ya tienen información más que suficiente para saber que una guerra nuclear de cualquier tamaño destruiría los sistemas alimentarios mundiales, matando a miles de millones de personas en el proceso.

“Si existen armas nucleares, se pueden usar, y el mundo ha estado cerca de la guerra nuclear varias veces”, subraya Robock.

Según este equipo de científicos, prohibir las armas nucleares es la única solución a largo plazo. El Tratado de la ONU sobre la Prohibición de las Armas Nucleares, de cinco años de antigüedad, ha sido ratificado por 66 naciones, pero ninguno de los nueve estados nucleares. Nuestro trabajo deja en claro que es hora de que esos nueve estados escuchen a la ciencia y al resto del mundo y firmen este tratado”.

El estudio dirigido por Rutgers se realizó con científicos de instituciones de todo el mundo, incluida la Universitat Autònoma de Barcelona, la Universidad Estatal de Louisiana, el Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto Climático, el Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA, la Universidad de Columbia, el Centro Nacional para la Investigación Atmosférica, la Universidad de Colorado Boulder y la Universidad Tecnológica de Queensland.

Javier Gregori

Javier Gregori

Periodista especializado en ciencia y medio ambiente. Desde 1989 trabaja en los Servicios Informativos...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00