El cine en la SEREl cine en la SER
Cine y TV

Catherine Deneuve: "Nunca fui una sex symbol"

La actriz francesa recibe el León de Honor a toda su carrera en el Festival de Venecia

Catherine Deneuve recibe el León de Honor a toda su carrera en el Festival de Venecia / CLAUDIO ONORATI EFE

Con su melena rubia, de azul oscuro y la bandera de Ucrania se presentaba la actriz francesa Catherine Deneuve en el Festival de Venecia. A sus 78 años recibe el León de Honor por una carrera en la que ha trabajado en varios idiomas, los mismos que iba usando ante los periodistas: inglés, francés e italiano. Deneuve es genio y figura, pero también uno de los pocos mitos que quedan del cine de aquella época.

"Démy, Truffaut, Techiné", decía la diva sobre los directores que más la han impresionado. No olvidaba a Buñuel, con el que rodó Belle de Jour. De hecho, con él vino aquí a la Mostra de 1967, cuando la película logró el León de Oro de aquella edición. "Fue muy bello e impactante", recordaba la actriz sobre su primera vez en El Lido. En cuanto a la tríada de directores franceses, decía que habían sido los que más le habían aportado como actriz. Se acordaba de su gran descubridor, Jacques Démy en Los paraguas de Cherburgo. "Con él descubrí el cine de autor. Yo había visto pocas películas y él me descubrió todo un nuevo mundo", reconocía ante la prensa.

Se extendió un poco más al hablar de que llega un momento de la vida en el que hay que mirar todo lo que has hecho, todas las decisiones que has tomado, y esperar que el lado bueno pese más que el malo, aunque también reconoció que muchas veces el resultado de lo que haces no depende de ti. Se negó a dar consejo a las jóvenes actrices que empiezan ahora. "Nunca haría eso, no tiene sentido". "Cada persona es diferente, a mí nunca me ha gustado dar consejos a nadie", añadía la actriz, que logró una nominación al Oscar con Indochina. Ahora recibe este León de Honor: "Cuando te hacen homenajes, te das cuenta del paso del tiempo porque no miras atrás, no por rechazo si no por falta de tiempo, es algo que forma parte de la vida" señaló la actriz.

Estaba en plan negativo: "No soy una sex-symbol", decía. "Veo esas fotos y no me veo así para nada, aunuqe quizá por el pelo rubio", bromeaba la actriz, que reconocía que en Europa es más fácil para las actrices envejecer y seguir trabajando que en Estados Unidos. "Hay mejores papeles aquí", insistía.

Deneuve se considera una cinéfila. Que va al cine, a las salas. "Amo el cine", insistía. "No he perdido el entusiasmo, por suerte para mí". Como actriz espera descubrir talentos en sus próximos proyectos. De hecho ya tiene uno nuevo con un director americano.

Mucho más simpática y emocionada se mostró por la noche, en el momento de recoger el galardón, en medio de la gala, ya sin periodistas. Vestida de rojo, la actriz se mostró feliz y aseguró sentirse muy orgullosa por un premio que le da un festival con el que ha tenido una larga relación desde que presentó Belle de Jour, de Luis Buñuel. Desde entonces ha vuelto en muchas ocasiones. Entre ellas recordó con mucho cariño la edición de 1998, en la que se hizo con la Copa Volpi a la mejor actriz por Place Vendome. Su carrera ha estado llena de logros, pero como resumió en su breve intervención: "Es un éxito estar aún aquí".

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad