Internacional

Dinamarca y Suecia tachan las fugas en el Nord Stream de sabotaje y Von der Leyen asegura que habrá respuesta

La operadora de los gasoductos Nord Stream 1 y Nord Stream 2 dice que los daños no tienen precedentes y que, por tanto, imposible prever cuándo se restaurarán

Imagen de la explosión en uno de los gasoductos Nord Stream en el mar Báltico / Twitter // @forsvaretdk

La Dirección General de Energía de Dinamarca declaró este martes la emergencia en los sectores eléctrico y gasístico tras detectarse en las últimas horas tres fugas en los gasoductos rusos Nord Stream 1 y 2. "La rotura de las tuberías ocurre rara vez, por eso vemos motivo para aumentar el nivel de emergencia como resultado de los hechos ocurridos el último día. Queremos asegurar la vigilancia minuciosa de la infraestructura crítica para reforzar la seguridad de suministro", consta en un comunicado.

Apenas unas horas después, los equipos de sismólogos en Dinamarca y Suecia registraron "potentes explosiones" submarinas en las áreas de las fugas de gas de Nord Stream. En declaraciones a la televisión pública SVT, Bjorn Lund, profesor de la Red Nacional Sísmica sueca, ha explicado que las estaciones de medición ubicadas en el sur de Suecia registraron las explosiones, la primera en la madrugada del domingo al lunes y la segunda ya en la tarde del lunes.

Estas informaciones se dan en una jornada en la que, con motivo de las fugas registradas en el Nord Stream, líderes europeos como el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, o su homóloga danesa, Mette Frederiksen, han dejado caer la posibilidad de que el gasoducto haya sido saboteado por la propia Rusia.

"Podemos ver claramente que es un acto de sabotaje, un acto que probablemente marca la siguiente etapa en la escalada de la situación a la que hacemos frente en Ucrania", ha dicho Morawiecki, según recoge la agencia estatal polaca de noticias, PAP.

"Es algo inusual y me gustaría decir que nosotros, como parte del Gobierno y las autoridades, nos lo tomamos muy en serio", ha señalado en la misma línea la primera ministra danesa.

El anuncio emitido por el gobierno danés supone la subida al nivel naranja, el segundo más alto en una escala de cinco, lo que implica que se comunicarán "medidas concretas" que las empresas de los sectores gasístico y eléctrico deben implementar "para aumentar la seguridad de, por ejemplo, plantas, edificios e instalaciones".

La operadora de los gasoductos Nord Stream 1 y Nord Stream 2 dice que los daños que han sufrido simultáneamente tres hilos de las dos infraestructuras que han provocado fugas no tienen "precedentes", por lo que es imposible prever cuándo se restaurarán.

Más información

"Los daños que ocurrieron simultáneamente en tres hilos de gasoductos en alta mar del sistema Nord Stream el mismo día no tienen precedentes. Todavía no es posible estimar el momento de la restauración de la infraestructura de transporte de gas", dijo Nord Stream AG, con sede en Suiza.

Bruselas dará "una respuesta fuerte" en caso de sabotaje

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, aseguró hoy que en caso de que las tres fugas detectadas en los gasoductos Nord Stream sean una "acción de sabotaje" habrá "una respuesta fuerte".

"Ahora es primordial investigar los incidentes, obtener total claridad sobre los eventos y por qué. Cualquier interrupción deliberada de la infraestructura energética europea activa es inaceptable y conducirá a la respuesta más fuerte posible", dijo Von der Leyen.

La presidenta del Ejecutivo comunitario hizo esas declaraciones tras hablar por teléfono con la primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen, cuyo gobierno al igual que el de Suecia han señalado que las fugas detectadas en esos gasoductos que unen Rusia con Alemania son fruto de "actos deliberados".

"La clara valoración de las autoridades es que se trata de un acto intencionado y no de un accidente", había dicho antes Frederiksen en rueda de prensa. Su homóloga sueca, Magdalena Andersson, en otra comparecencia posterior en Estocolmo, indicó que "probablemente" lo ocurrido obedezca a un "sabotaje".

Ninguna de las dos quiso especular sobre el posible motivo ni autor y ambas resaltaron la gravedad del incidente, aunque se haya producido cerca pero fuera de su territorio, como tampoco Von der Leyen señaló a ningún presunto responsable. También la OTAN, Rusia, Estados Unidos y Alemania han evitado hacer conjeturas hasta obtener más información sobre lo ocurrido.

Tres fugas

Las autoridades danesas informaron inicialmente de una fuga en el Nord Stream 2 en aguas danesas en el Báltico y, posteriormente, de otras dos en el Nord Stream 1, una en aguas de este país nórdico y otra en las de la vecina Suecia, cerca de la isla de Bornholm. La misma información de estas tres fugas ha sido confirmada por Suecia: "Hay dos fugas en Nord Stream 1, una en la zona económica sueca y otra en la zona económica danesa. Están muy cerca una de la otra", dijo a Reuters un portavoz de la Administración Marítima Sueca (SMA)". "Estamos manteniendo una vigilancia adicional para asegurarnos de que ningún barco se acerque demasiado al sitio", dijo un segundo portavoz de SMA.

Ambos gasoductos están fuera de servicio: el Nord Stream 1 lleva detenido semanas tras alegar Rusia una fuga de aceite en la única estación compresora rusa que aún operaba; el otro nunca estuvo en funcionamiento, al suspender Alemania el proceso de aprobación poco antes de la intervención militar rusa en Ucrania.

La Marina danesa ha decretado una orden que prohíbe la navegación en un radio de cinco millas alrededor de las zonas de las fugas y, los vuelos, en un área de un kilómetro. "No se estima que pueda haber consecuencias para la seguridad o la salud fuera de las zonas prohibidas. Eso también rige para los habitantes de Bornholm y de Christiansø (islas danesas bálticas", advirtió la Dirección General de Energía. Según este organismo, es "demasiado pronto" para decir algo sobre las causas de las fugas.

Caída de la presión

Nord Stream AG, la gestora de la infraestructura con sede en Suiza, había confirmado también este martes una "caída de la presión" en ambos hilos del Nord Stream 1, después de haberse detectado un problema similar en el otro gasoducto. "Las autoridades y el Gobierno siguen la situación con detenimiento y mantendrán informada de forma continua a la población", dijo a la agencia Ritzau el ministro de Energía danés, Dan Jørgensen.

Rusia cierra el grifo... Nord Stream 1