SER HistoriaSER Historia
Historia

Pierre Paris y la Dama de Elche

El 4 de agosto del año 1897 se encontró una de las obras cumbres de la escultura ibérica, la Dama de Elche. Fue hallada fortuitamente durante unos trabajos agrícolas en unas fincas cercanas a la ciudad, en el yacimiento de La Alcudia, a la que bautizaron como la Reina Mora

En el Museo del Parque Arqueológico de La Alcudia / Ana Caballero

Este yacimiento tuvo un papel destacado como centro de referencia en torno al curso de los ríos Vinalopó y Segura, y su ocupación abarcó desde tiempos prehistóricos hasta el periodo visigodo.

Unos días después del hallazgo, había sido invitado el hispanista y arqueólogo francés de la Universidad de Burdeos, Pierre Paris, para asistir a la fiesta del “Misteri d’Elx” y quiso ver también el busto de terracota. Quedó tan impresionado por su belleza que logró el apoyo de las autoridades francesas para comprar la pieza por 4.000 francos (unas 5.200 pesetas de la época) al dueño del terreno, el doctor Manuel Campello. Y, tras la transacción, fue embalada, exportada al puerto de Alicante el 30 de agosto y exhibida en el Museo del Louvre.

Pedro Ibarra Ruiz, arqueólogo y cronista de Elche, redactó un documento el 14 de agosto de 1897, difundiendo el hallazgo en la prensa local y tomó las primeras fotografías, alguna de las cuales hizo llegar al académico José Ramón Mélida y al director del Museo Arqueológico Nacional. Pero las gestiones de Pierre Paris fueron tan rápidas que no les dio tiempo de reaccionar a las autoridades españolas. En una carta de Pierre se puede leer la importancia que supuso para él este descubrimiento: “Don Pedro Ibarra tuvo la amabilidad de anunciarme este hallazgo, al mismo tiempo que lo hizo con sus corresponsales de los Museos de Madrid y de Berlín [...] pocas horas después de llegar a Elche pude ver la escultura y ese mismo día envié una fotografía al Louvre [...] Ningún otro hallazgo de la tierra ibérica se le puede comparar, ni por su interés arqueológico ni por su valor como obra de arte”.

El caso levantó una ola de indignación en la opinión pública española, que pidió una legislación más dura de exportación de obras de arte. Hubo que esperar a la Segunda Guerra Mundial para hacer un convenio de intercambio de obras de arte en el año 1940 entre España y Francia (el gobierno de Vichy de Petain) lo cual permitió la vuelta de la Dama, que estuvo expuesta en el Museo del Prado hasta 1971, fecha en la que fue trasladada al Museo Arqueológico Nacional, donde se puede contemplar en la actualidad.

Pero, ¿por qué es tan importante la Dama de Elche? Estamos ante una escultura íbera de piedra caliza realizada entre los siglos V y IV a.C. que representa el busto de una figura femenina (sacerdotisa o diosa) ricamente ataviada, cuyo rostro muestra unas facciones perfectas. El Ayuntamiento de Elche lleva varios años negociando con el Ministerio de Cultura el traslado temporal de la Dama a la ciudad y se consiguió en el año 2006 por un plazo de seis meses, periodo en el que recibió la visita de 400.000 visitantes, la mayoría de fuera de Elche.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad