Internacional

Meloni ratifica su compromiso con la UE y reniega del fascismo: "Nunca he sentido simpatía por regímenes antidemocráticos, incluido el fascista"

La nueva primera ministra italiana ha dado su primer discurso en el Parlamento y ha mostrado su disposición a negociar con Bruselas los fondos de recuperación

Giorgia Meloni, esta mañana. / FABIO FRUSTACI (EFE)

Bruselas

La primera ministra de Italia, Giorgia Meloni, ha apuntado durante su primer discurso en el Parlamento italiano su intención de negociar con la Comisión Europea "ajustes" en el uso de los fondos de recuperación que la Unión Europea ha previsto para Italia a cambio de hitos y reformas precisas; un anuncio al que Bruselas se ha apresurado a responder que los gobiernos deben cumplir lo acordado y que solo bajo "circunstancias excepcionales" se pueden estudiar modificaciones.

Más información

Meloni ha defendido que su Gobierno empleará "del mejor modo" los recursos disponibles y ello "sin dilación, sin derroches y acordando con la Comisión Europea los ajustes necesarios para optimizar el gasto", con el objetivo de adaptar los recursos a la carestía de las materias primas y de la crisis energética. De este modo, la sucesora de Mario Draghi al frente del Ejecutivo italiano ha asegurado que las cuestiones de presupuesto y gestión de la crisis deben afrontarse "con enfoque pragmático, no ideológico".

Meloni reniega del fascismo

La ultraderechista ha desgranado su programa de gobierno y ha aprovechado para renegar del fascismo. "Nunca he sentido simpatía por regímenes antidemocráticos, incluido el fascista", ha asegurado, reivindicando que cumplirá todas las expectativas sobre ella, convirtiéndose en un "underdog" como se define a quien alcanza el éxito sin ser favorito.

También ha reiterado que Italia seguirá siendo un socio leal de la OTAN y, citando al "valiente pueblo ucraniano", ha confirmado que se respetarán los compromisos internacionales para ayudarlo a "defenderse de la agresión de la Federación Rusa" y del "chantaje de (el presidente ruso, Vladimir) Putin".

Giorgia Meloni, en el Parlamento.

Giorgia Meloni, en el Parlamento. / FABIO FRUSTACI

Las reformas que pretende acometer

Meloni ha adelantado algunas reformas prometidas durante la campaña, como la introducción de un semipresidencialismo, en el que el jefe de Estado sea elegido por los ciudadanos, que ha abierto a "discutir con todas las fuerzas políticas", así como la modificación de la polémica "renta de ciudadanía", una ayuda a las personas más desfavorecidas con la que es muy crítica la derecha por considerar que se abusa de ella.

También ha hablado de medidas en materia económica, principalmente para reforzar el "apoyo a familias y empresas" para pagar las facturas y los combustibles, y ha reiterado su intención de acordar con la Comisión Europea los ajustes necesarios en el programa de Recuperación "optimizar el gasto, ante el aumento de los precios de las materias primas y la crisis energética, porque esto se tiene que afrontar con un enfoque pragmático, no ideológico".

Respetará el derecho al aborto, pero endurecerá las políticas de inmigración

La mandataria, que afirma que siente el peso de ser la primera mujer en gobernar Italia y agradece a todas aquellas "que pasan por dificultades para hacer valer su talento", ha abogado por incentivos para el empleo femenino, además de avanzar una "revolucionaria" amnistía fiscal y aumentar la búsqueda de gas en su mar territorial.

Meloni apuesta por producir gas nacional ante la crisis energética y la dependencia de Rusia. "Nuestros mares tienen yacimientos de gas que tenemos el deber de explotar plenamente. Y nuestra nación, en particular el Sur, es el paraíso de las energías renovables, con su sol, viento, el calor de la tierra, las mareas y los ríos. Un patrimonio de energía verde demasiado a menudo bloqueado por la burocracia y los vetos incomprensibles", ha señalado.

Además, ha asegurado que "nunca limitará las libertades existentes de ciudadanos y empresas", incluido el derecho al aborto, pero sobre inmigración ha revelado su intención de "recuperar la propuesta original de la misión naval Sophia" de la UE, que en la tercera fase preveía, aunque nunca llegó a implementarse, el bloqueo de las salidas de barcos del norte de África.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00