Economía y negocios

Menos gasto y adelanto de compras en un Black Friday marcado por la inflación

La subida de los precios y la incertidumbre económica apuntan a una reducción del presupuesto de los consumidores. El sector de la logística prevé gestionar un 5% menos de envíos que el año pasado.

Gracias al Black Friday el mes de noviembre representa el 11% de la facturación anual del sector textil. / SOPA Images

Madrid

Una inflación alta (especialmente en los alimentos y la energía), unas hipotecas y préstamos más caros por la subida de tipos de interés, y una incertidumbre económica marcada por la guerra en Ucrania. Esos son los ingredientes extra que se añaden este año a la receta con la que se cuece el Black Friday. El impacto que puede tener en el resultado es una incógnita, pero, al contrario que en ediciones anteriores, en esta campaña de rebajas no todas las previsiones son optimistas.

Estudios como el Observatorio Cetelem apuntan a que los españoles tienen previsto gastar en este Black Friday un 7% más de lo previsto el año pasado: una media de 279 euros. Otros, como el realizado por la consultora BGC sostienen que el gasto este año será un 13% menor que en 2021 y se situará en los 225 euros de media, la cifra más baja de los ocho países analizados por la firma estadounidense. Entre quienes harán sus compras por Internet, tres de cada cuatro dicen que gastarán lo mismo o menos que hace un año, según datos de la empresa de 'marketplaces' Adevinta, que cuenta con plataformas como Fotocasa, InfoJobs o Milanuncios.

El consultor en 'retail' y profesor de la EAE Business School Andrés Núñez es de los pesimistas. “En esta situación de incertidumbre, sí o sí el consumidor se retrae”, explica. “En qué medida, no lo sabemos. Tampoco es que la distribución esté muy proactiva en dar datos, porque son fechas muy claves y nadie quiere generar ningún tipo de reacción negativa por parte del consumidor. Lo que está claro es que, en general, los grandes 'players', que al final son los que se llevan el gato al agua en estas fechas del Black Friday, porque además la inventaron ellos, no están ahora mismo pasando por las mejores”, comenta a la Cadena SER.

Más información

En su opinión, en esta campaña las compras van a ser más previsoras y menos compulsivas: “Este año se va a incrementar este porcentaje de consumidores que van a hacer una compra o van a avanzarla de forma previsora si encuentran aquello que realmente va a estar a un precio razonable y que entraba en sus planes de compra de Navidad”. Según un estudio de la patronal del gran consumo AECOC, uno de cada cuatro consumidores tiene la intención de aprovechar los descuentos para adelantar compras navideñas.

El responsable del área de Bienes Tecnológicos de Consumo de esta asociación empresarial, Óscar Jiménez, considera que el Mundial de Qatar puede afectar a las ventas: “A los habituales Día del Soltero, Black Friday, CyberMonday y la propia campaña de Navidad, este año se suma un Mundial de fútbol que, por primera vez, se celebra entre noviembre y diciembre. Esta saturación del calendario puede generar una canibalización en los resultados de cada campaña”.

Descuentos más “livianos”

La ropa, el calzado y los complementos son, junto a la electrónica, la categoría de productos más demandada en el Black Friday y, según la consultora Kantar, gracias a esta campaña, el mes de noviembre representó el año pasado el 11% de la facturación anual del sector textil. Si se suma la campaña navideña, los dos últimos meses de 2021 supusieron casi una cuarta parte de las ventas. Este año la patronal Acotex prevé un 'viernes negro' a medio gas después de varios meses viendo caer las ventas. “No esperamos, en general, descuentos agresivos, ya que al comercio también se le han incrementado los costes de la luz, de las materias primas, de la logística, del alquiler... y no tiene margen suficiente para aplicar descuentos agresivos. Sí habrá descuentos, porque los están esperando los clientes, pero estos serán livianos”, afirma su presidente, Eduardo Zamácola.

En la misma línea se pronuncia la Confederación Española de Comercio. "Desde el comercio de proximidad llevamos desde hace meses rebajando márgenes y conteniendo precios o repercutiéndolos con la máxima responsabilidad, intentando guardar un difícil equilibrio para no perder competitividad. En este escenario descartamos que de cara al Black Friday vaya a haber descuentos agresivos, porque los comerciantes ya van muy al límite", afirma su presidente, Rafael Torres.

Desde la patronal del comercio señalan que la mayoría de los comerciantes no han adquirido grandes 'stocks' a los que tengan que dar salida ahora con campañas basadas en la reducción del precio y esperan un ticket medio de compra menor al de años anteriores. "Un buen termómetro para medir los resultados que cabe esperar lo encontramos en la bajada de la contratación de personal para esta campaña, tanto en los comercios como en el sector logístico", comenta Torres.

Las empresas de la logística y el transporte tienen previsto gestionar un 5,3% menos de envíos que el año pasado para atender los picos de demanda que se van a producir durante el Black Friday y Navidad. En total, 100,3 millones de envíos, frente a los 106 millones de 2021, de acuerdo con los datos de la patronal del sector UNO Logística. Su presidente, Francisco Aranda, prevé cambios en los hábitos de consumo como consecuencia de la situación económica: “El incremento del uso de las plataformas de venta de productos de segunda mano, la búsqueda de ofertas en bienes de consumo de primera necesidad, la necesidad de más financiación flexible y un mayor adelanto en las compras”.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad