Hoy por HoyLa firma de Àngels Barceló
Opinión

Me gusta el fútbol por esta final de un vergonzoso Mundial

El partido más emocionante de la historia de las finales. Una auténtica locura solo apta para los de corazón robusto, donde Messi cerró todo debate, no hay más que hablar

Me gusta el fútbol por esta final de un vergonzoso mundial | La firma de Àngels Barceló

Me gusta el fútbol por esta final de un vergonzoso mundial | La firma de Àngels Barceló

A menudo, cuando me preguntan por qué me gusta el fútbol, tengo que hacer una pausa para recordar por qué me gusta el fútbol. Para conseguir encontrar esa emoción que sentía hace muchos años, cuando los delanteros de mi equipo conseguían lo imposible, cuando una jugada de un equipo cualquiera en un campeonato cualquiera me hacía a disfrutar de ese juego que me gusta, incluso, más allá de los colores. Pero cada vez tengo que rebuscar más. Tengo que olvidarme de lo mucho de lo que rodea al fútbol. De esos presidentes personalistas que mueven las chequeras e influencias en los palcos, de los directivos del propio fútbol que ganan dinero y hacen negocio llevándose nuestras emociones a miles de kilómetros de distancia, de los jugadores que, a menudo, representan los peores principios y se convierten en los peores ejemplos, niños mimados a los que idolatramos porque un día marcan el gol decisivo.

Me gusta el fútbol por esta final de un vergonzoso mundial

02:24

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1671433558416/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Más información

Este Mundial que ayer acabó es un compendio de todo ello, se ha jugado en Qatar, a nadie ha parecido importarle, nadie ha levantado la voz. Ni una palabra, solo el gesto testimonial de Alemania con la mano tapándose la boca al inicio del campeonato. Nada más, el dinero habrá corrido para arriba y para abajo y el jeque catarí ya tiene lo que quería, un enorme spot publicitario para el que ha tenido como actores a los mejores.

Estas serán las enormes sombras de un Mundial que, paradógicamente, nos ha regalado partidos épicos, modestos, rozando la gloria y el espectáculo del mejor jugador del mundo, Messi, el que capitanea una selección nacida para sufrir y para hacer sufrir. No hubiera sido Argentina si ayer no hubiera pasado lo que pasó. El partido más emocionante de la historia de las finales. La ganaron y la perdieron unas cuantas veces en una sola tarde, lloraron como niños, nos sacudieron a todos con tantas corrientes eléctricas como goles marcó Mbappé. Una auténtica locura solo apta para los de corazón robusto. Pero al final ganaron, al final ganó Messi y cerró tantos debates como la prensa deportiva en Argentina, aquí y en medio mundo, han querido abrir sobre su figura. No hay más que hablar.

Desde ayer, cuando me pregunten por qué me gusta el fútbol, podré decir por la final que ganó Argentina en el vergonzoso Mundial de Qatar.

&quot;El Diego, desde el cielo, hermana su mano con Messi&quot;: así ganó Argentina la mejor final de la historia de los Mundiales

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad