Internacional

El este de Europa se blinda frente a Rusia y Bielorrusia

En plena contraofensiva ucraniana, distintos países del antiguo Pacto de Varsovia refuerzan sus fronteras y ejércitos ante la amenaza de Rusia y su principal aliado

Soldados polacos en Jarylowka, junto a la frontera con Bielorrusia / SOPA Images

La guerra de Ucrania encara la llegada del otoño y del invierno sin que haya muestras de que esté cerca un acuerdo de paz, y los países del este de Europa han reforzado a lo largo de las últimas semanas sus fronteras ante el temor de que las ansias expansionistas de Rusia, que pueden manifestarse por medio de movimientos de su principal aliado, de Bielorrusia, pongan en peligro sus propios territorios.

Los países bálticos, Polonia o Rumanía han anunciado esos refuerzos por distintos motivos. Los países con frontera con Bielorrusia tienen dos temores. Por un lado, la posible intervención de los mercenarios de Wagner acogidos por el régimen de Minsk después de su intento de golpe de Estado contra Putin. Por otro, la constatación de que Bielorrusia está empujando a inmigrantes que están en su territorio a marcharse a esos países vecinos.

En otros casos, ese refuerzo obedece a otros motivos, como el bloqueo que mantiene Rusia sobre el Mar Negro y su presión a base de misiles contra los silos de grano en la ribera del Danubio, que mantienen en alerta por ejemplo a Rumanía, que comparte el delta de ese río con Ucrania. Ese lugar se ha convertido en la principal vía de acceso del grano ucraniano a una salida por mar.

Vallas y miles de soldados

Polonia ha anunciado el refuerzo de su frontera con Bielorrusia con el envío de 10.000 nuevos soldados a los que se sumarán varios miles de reservistas más dispuestos a ser llamados en cualquier momento. Este país ya ha levantado una triple barrera de alambradas con el enclave de Kaliningrado, el territorio ruso insertado en pleno corazón del norte de Europa.

El ministro de defensa de Polonia, Mariusz Blaszczak, ha argumentado que son medidas preventivas "para disuadir a Bielorrusia de atacarnos". A principios de agosto, la portavoz de la OTAN Oana Lungescu reconoció que la OTAN "ha aumentado significativamente su presencia defensiva en la parte oriental de la alianza en respuesta a las acciones agresivas de Rusia".

Más información

Finlandia también está construyendo una valla para cubrir parte de su frontera con Rusia. El vallado, de tres metros de altura, incluye alambres de espino, cámaras de visión nocturna y grandes focos en zonas específicas.

Y esta misma semana ha sido Lituania quien ha anunciado el cierre de dos de sus pasos fronterizos con Bielorrusia ante el temor de una intervención de Wagner. "El principal objetivo es tener tantos guardias fronterizos como sea posible", ha explicado la ministra del Interior del país, Agne Bilotaite, quien admite que "necesitamos que hagan ese trabajo en la frontera, no que se dediquen a un trabajo administrativo". Alemania ya planteó en la cumbre de la OTAN en Vilna la posibilidad de enviar miles de soldados a ayudar a reforzar la zona fronteriza de ese país.

Imagen de la frontera que separa Lituania de Bielorrusia

Imagen de la frontera que separa Lituania de Bielorrusia / Anadolu Agency

Vigilancia en el sur

"Rumanía tiene un papel estratégico cada vez más importante en el Mar Negro, por eso el presupuesto para nuestra Armada va a seguir manteniéndose en el 2,5% del PIB aunque tengamos que afrontar desafíos económicos". Así de tajante se mostraba esta semana el primer ministro de Rumanía, Marcel Ciolacu, que confirmó por tanto que su país mantendrá una inversión en su fuerza marítima mayor incluso que la recomendada por la OTAN.

Rumanía y Ucrania comparten el delta del Danubio, lugar por el que siguen saliendo miles de toneladas de grano, cuya exportación ahora mismo está prácticamente bloqueada una vez que Rusia se ha retirado del acuerdo con Ucrania y mantiene un bloqueo de facto del Mar Negro.

Moscú ha intensificado durante este verano sus ataques contra almacenes de grano situados en la ribera ucraniana del Danubio, lo que ha aumentado el nivel de alerta de Rumanía. En este país, por cierto, hay pilotos españoles participando en las misiones de vigilancia aérea del Mar Negro.

La amenaza constante de Bielorrusia

Bielorrusia se ha convertido en el ariete potencial que Moscú podría utilizar contra el este de Europa. Los gobiernos de Varsovia o Vilna temen sobre todo los movimientos que pueda hacer el régimen de Lukashenko, reforzado ahora por los mercenarios de Wagner, a quienes ha dicho el presidente bielorruso que a cambio de permanecer en el país deben estar dispuestos a defenderlo.

Más información

Lukashenko ha facilitado además el despliegue de armamento nuclear ruso en su territorio en respuesta al incremento de la presencia militar de la OTAN en el flanco oriental.

En las últimas semanas, el presidente bielorruso ha dicho estar dispuesto a hablar con Polonia y también ha reconocido que un enfrentamiento directo con la Unión Europea iría en contra de sus intereses: ""Están cerca, son vecinos y no podemos perder la relación con ellos", ha admitido este verano.

Una posición que obedece también a la presión económica: Bruselas ha impuesto ya siete paquetes de sanciones a Bielorrusia que, además de multas a empresarios y personas concretas, incluyen restricciones al comercio, límites a la actividad financiera de Bielorrusia en la Unión Europea o la prohibición de suministrar a ese país billetes de euros.

Antonio Martín

Antonio Martín

Redactor de la sección de Internacional. Se incorporó a la Cadena SER en 2005 y desde entonces ha formado...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00