Política

El rey encarga a Alberto Núñez Feijóo presentarse a la investidura para formar un nuevo Gobierno

Los populares se presentan a la investidura con 172 apoyos, lejos de los 176 necesarios, frente a los 171 que el PSOE cuenta como asegurados, a expensas de la decisión de Junts

El rey Felipe VI recibe al líder del PP, Alberto Núñez Feijóo (d), en la última de sus siete entrevistas con dirigentes políticos antes de decidir qué candidato propondrá para que se someta en el Congreso a la investidura como presidente del Gobierno, este martes en el Palacio de la Zarzuela. / Sebastian Mariscal Martinez EFE

Madrid

Tras dos días de consultas con los diferentes partidos políticos, el rey Felipe VI ha encargado este martes al líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, presentarse a la investidura en el Congreso de los Diputados para formar un nuevo Gobierno en el país. Así lo ha anunciado la presidenta del Congreso, Francina Armengol, tras reunirse con el rey.

Más información

"El rey me ha comunicado su decisión de proponer al señor Alberto Núñez Feijóo como candidato a la presidencia del Gobierno", ha expresado Armengol. "De acuerdo con lo establecido en el artículo 99.1 de la Constitución, tras celebrar consultas con los representantes designados por los grupos políticos con representación parlamentaria, vengo a proponer al excelentísimo señor don Alberto Núñez Feijóo como candidato a la presidencia del Gobierno", ha añadido, sobre el mensaje que le ha transmitido Felipe VI.

La presidenta del Congreso ha informado de que se pondrá en contacto inmediatamente con Feijóo para saber su opinión "sobre la oportunidad para celebrar el debate de investidura" y después tomará la decisión "más adecuada" de cara a poner fechas para la celebración de la investidura.

"Lo que voy a hacer de forma inmediata, que es lo que me corresponde como presidenta del Congreso, es hablar con el candidato a la presidencia y ver sus razones y preferencias para enfocar ese debate de investidura. De lo que se trata ahora es de facilitar las negociaciones de las fuerzas políticas y mi papel será escuchar a Feijóo y luego tomar la decisión", ha concluido.

Feijóo ha compartido un mensaje en Twitter agradeciendo al rey la decisión de encargarle la investidura. "Daremos voz a los más de 11 millones de ciudadanos que quieren cambio, estabilidad y moderación con un Gobierno que defienda la igualdad de todos los españoles", ha escrito.

Los motivos del rey para elegir a Feijóo

La Casa Real ha difundido un comunicado explicando los motivos que han llevado al rey a proponer a Feijóo como candidato a la investidura. En la nota se explica que el líder del PP había trasladado su disposición para ser candidato al Gobierno, que ha sido el partido político que ha obtenido mayor número de escaños en las elecciones y que, "salvo en la Legislatura XI, en todas las elecciones generales celebradas desde la entrada en vigor de la Constitución, el candidato del grupo político que ha obtenido el mayor número de escaños ha sido el primero en ser propuesto por Su Majestad el Rey como candidato a la Presidencia del Gobierno".

Por ello, el rey ha depositado la confianza en Feijóo para que intente ser investido al considerar que hay "la existencia de una mayoría suficiente para la investidura". No obstante, de no conseguir el apoyo suficiente el candidato del PP, el rey "tramitará sucesivas propuestas en la forma prevista en dicho artículo para que el Congreso de los Diputados pueda decidir si otorga o no otorga la confianza al candidato propuesto por Su Majestad el Rey".

Y si ningún candidato consigue obtener el respaldo suficiente en la Cámara, Felipe VI procedería, "en los términos previstos en el apartado 5 del artículo 99 de la Constitución, a la disolución de las Cámaras y a la convocatoria de nuevas elecciones generales con el refrendo de la Presidenta del Congreso de los Diputados".

Al PP no le dan las cuentas

Feijóo ha sido el último de los dirigentes políticos a los que ha recibido el monarca en La Zarzuela y en su encuentro, que ha durado más de una hora, le ha expresado su voluntad de convertirse en el próximo presidente del Ejecutivo. El popular, ganador de las elecciones, aunque sin las mayorías necesarias, se ha postulado sin contar con los apoyos mínimos para que esa investidura sea verdaderamente efectiva.

Al PP no le salen las cuentas. Para que Feijóo lograra hacerse con la presidencia del Ejecutivo tendría que sumar 176 apoyos, sin embargo, solo cuentan con 172 y parece improbable que vayan a conseguir un cambio en estas cifras antes de la sesión en el Congreso en la que se votaría su candidatura, aun con fecha sin determinar. Con el arco parlamentario muy fragmentado tras las elecciones del 23 de julio, ninguno de los dos lados, ni el progresista, representado por Pedro Sánchez, del PSOE, y por Yolanda Díaz, de Sumar, ni el conservador, el PP, más los apoyos del Vox de Santiago Abascal, pueden hacerse con la presidencia de una manera sencilla. Todo queda en manos del independentismo y ahí Feijóo lo tiene más complicado.

Vox, UPN y Coalición Canaria

Hasta ahora, el Partido Popular cuenta con 137 diputados, a los que en un primer lugar se sumarían los 33 de Vox. Los de Abascal han estado perfilando desde la noche electoral en la que se consolidó su pérdida de poder, al pasar de 52 escaños a 33, qué papel iban a desempeñar en esta hipotética investidura del popular. En un primer momento, demandaron formar parte del Gobierno, pero esas pretensiones se han ido rebajando en estas semanas y ahora se ofrecen a apoyar a Feijóo sin contraprestaciones. El líder de la extrema derecha se ha reunido también este martes por la mañana con el rey y le ha confirmado que sus parlamentarios votarán al PP, aunque, eso sí, ha condicionado su respaldo a que no haya "cordón sanitario" a su partido.

Abascal ha lanzado este aviso después de que su partido pidiese este lunes, sin lograrla, una explicación pública a los populares sobre por qué les excluyeron de la Mesa del Congreso, cuando son la tercera fuerza con 33 escaños. Para la conformación de esa Mesa, se evidenció las diferencias entre ambos partidos, cuando Vox decidió no apoyar a Cuca Gamarra, para sorpresa del PP, ante la negativa de los de Feijóo de darles un puesto en esa institución, la tercera más importante del Estado, y en la que la extrema derecha tenía un cargo en la anterior legislatura. Sin aceptar preguntas de los periodistas, Abascal ha justificado este martes el apoyo de Vox al PP en la "amenaza" a la convivencia y a la unidad que ve en un futuro gobierno de Sánchez "chantajeado" por "los herederos del terrorismo" y por un "prófugo" de la justicia como Carles Puigdemont.

A los 33 de Vox se suman los ya confirmados votos favorables del representante del UPN, Alberto Catalán, y también el de la diputada de Coalición Canaria, Cristina Valido. Precisamente con CC, uno de los votos que ha estado en duda hasta última hora, el PP ha firmado este martes un pacto para garantizar su apoyo a la investidura. El documento de la denominada agenda canaria contempla aspectos como bonificaciones al transporte para que baje la cesta de la compra, infraestructuras educativas e hidráulicas, o gestión de puertos y aeropuertos. El partido canario también ha puesto como condición que los de Abascal no estén dentro de un futuro Gobierno del PP.

Con estos apoyos, el PP sumaría 172, a cuatro de los 176 para conseguir la mayoría. Los populares también han intentado que el PNV, con sus cinco escaños, respaldara un Gobierno de Feijóo, pero los nacionalistas vascos se han negado a hacerlo desde un primero momento, principalmente, porque no piensan votar en el mismo sentido que la extrema derecha. El portavoz del partido, Aitor Esteban, se reunió con el rey este lunes y aseguró que veía "precipitada" esta ronda de consultas porque no había ninguna mayoría clara y confesó que, por el momento, el PSOE no se había hablado con ellos para negociar una posible investidura de Sánchez. Un punto que este martes ya ha cambiado, porque los socialistas ya se han puesto en contacto con el PNV para avanzar en ese sentido, según ha confirmado Esteban.

Al margen de las cuentas del PP, al PSOE tampoco le salen aunque tiene más posibilidad de éxito. El escenario ideal para el bloque progresista es repetir la votación que permitió convertir presidenta de la Mesa del Congreso a Francina Armengol. Con los 31 escaños de Sumar, los siete de ERC, los seis de EH Bildu, los cinco de PNV, el diputado del BNG y los 121 de los socialistas, llegarían a los 171 síes. La clave está en los siete diputados de Junts, que si bien apoyaron a la candidata socialista para presidir la Mesa a cambio de introducir, entre otros asuntos, las lenguas cooficiales en la Cámara Baja, ahora no garantizan ese respaldo a Sánchez para hacerlo presidente. De momento, ninguna de las partes confirma que se esté avanzando en posibles negociaciones y todo queda en suspense hasta que Feijóo se someta a la votación del Congreso.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00