Hora 25Hora 25
Sociedad

"No somos el Tinder de la paternidad"

Copaternidad es proyecto que pone en contacto a dos personas que quieren ser padres, pero que no quieren ser una familia monoparental o que no encuentran con quién tener descendencia

"No somos el Tinder de la paternidad": el proyecto que une a padres sin ser pareja sentimental

"No somos el Tinder de la paternidad": el proyecto que une a padres sin ser pareja sentimental

07:43

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1698255500916/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

Ana y David van a ser padres sin tener un vínculo sentimental. Lo harán a través de Copaternidad, un concepto muy novedoso en nuestro país que consiste en poner en contacto a dos personas que quieren ser padres, pero que no quieren ser una familia monoparental o que no encuentran con quién tener descendencia. Ana quería ser madre desde pequeña y su última relación acabó porque su expareja no quería tener hijos. David es homosexual y llevaba años tratando de adoptar. Ahora construyen juntos un proyecto de familia en el que serán padres sin ser pareja sentimental. "Hemos encontrado a nuestra media naranja para la copaternidad", señalan.

Se trata de una iniciativa que fundó la antropóloga Carmen Balaguer hace tres años y a la que se han ya unido más de 30 parejas. Balaguer tuvo la idea durante una clase en la universidad en la que estaban hablando sobre el incremento de las mujeres que decidían ser madres solteras. "Me di cuenta de que era un perfil muy característico: mujeres con estudios superiores, cercanas a los 40, que por cualquier causa no habían conocido a la persona o no les apetecía tener pareja", explica. Son muchas las mujeres a las que la maternidad en solitario les echa para atrás. Bien por motivos económicos, por la necesidad de compartir o por miedos que, a veces, ni ellas mismas comprenden. "Piensan: '¿Y si me pasa algo?' Ojalá no nos pase nada. No podemos ir con la vida pensando que vamos a tener una enfermedad grave, pero las cosas pasan", señala Balaguer.

Más información

Esa es una de las razones principales que hacen que acudan a Copaternidad. Dice Balaguer que las mujeres se interesan más, pero que es el hombre el que siempre inicia el proceso, algo que se debe a la educación que han recibido: "Nosotras estamos muy condicionadas en el tema de que tenemos que formar una familia tradicional. Nos han dicho siempre que encontraremos a un marido ideal y formaremos una familia ideal". Por eso, el objetivo de su proyecto, es unir a través de encuentros a personas que no tienen pareja, pero que quieren ser padres. "Nos desvinculamos de cualquier tipo de apps de citas. No somos el tinder de la maternidad", insiste Balaguer.

Alex y Silvia también acudieron a Copaternidad. Están a punto de tener a Alaya, su hija. Fueron pareja, pero su relación sentimental no prosperó. Ahora son amigos y padres. "Siempre le transmití mis ganas de ser madre, pero en los cinco años de relación nunca tuvimos la suficiente estabilidad para dar el paso", cuenta Silvia. Se llegó a plantear ser madre soltera, pero se dio cuenta de que necesitaba una ayuda que no tenía: "Hacerlo implicaba tener que condenar a mi familia". Y, entonces, volvió a cruzarse con Alex, que dice que tiene claro lo que hace, pero que hay que "resetearse" porque esto es muy distinto a lo que ha vivido en casa. "Lo que te preguntas es qué va a pasar cuando alguno de los dos tenga otra pareja", señala. Ambos lo tienen claro, no quedará otra que aceptarlo.

Convivirán juntos durante un tiempo, mientras Alaya sea un bebé, y luego tendrán una custodia compartida progresiva. Elena Crespo, abogada especializada en derecho de familia de Crespo Law, explica que lo que se hace es un convenio regulador, como se hace con las parejas que se divorcian, que se presenta en el juzgado. "La ventaja de este tipo de paternidad es que no existe resentimiento. Hay parejas que se separan con un vínculo sentimental en la que hay una alta conflictividad", explica. Con cientos de divorcios en su cartera profesional, Crespo explica que cuando hay sentimientos de por medio somos menos racionales: "Ahora bien, eso no quiere decir que a lo largo de la vida de su hijo no vayan a existir fricciones. La gente tiene diferentes puntos de vista a la hora de criar a sus hijos".

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00