Gastro

Consomé de pularda y cubertería de Alfonso XIII: así ha sido la comida por el 18 cumpleaños de la princesa Leonor en el Palacio Real

Aunque los madrileños le han cantado el "cumpleaños feliz", el postre ha sido una 'mousse' de chocolate negro

La princesa Leonor (d) brinda con los comensales que le acompañan en la mesa durante el almuerzo celebrado en el Comedor de Gala del Palacio Real tras la jura de la Constitución. / Aitor Martín (EFE)

Madrid

El Palacio Real ha acogido la comida en honor de la princesa Leonor por su jura de la Constitución en su 18 cumpleaños, celebrada en el Comedor de Gala del Palacio Real con unos 150 invitados y en la que se ha dispuesto una cubertería de Alfonso XIII y una vajilla de Juan Carlos I.

El banquete ha tenido lugar después de que se le impusiera a Leonor de Borbón el Collar de la Orden de Carlos III de manos de Felipe VI y en presencia del jefe del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. Tras la entrega de la condecoración en el Salón de Carlos III, la familia real ha pasado al Salón del Trono para los saludos a los invitados y una vez concluidos, ha comenzado la comida en el Comedor de Gala.

"Si me llaman de Moncloa lo negaré, pero un mandatario esperaba fritanga": así fue la cena de gala de la Cumbre de Granada

En vez de en la mesa imperial, la habitual en los banquetes de alto copete en el Palacio Real, los invitados se han sentado en mesas redondas de doce personas. En la presidencial, además de los reyes y Sánchez, la princesa se ha sentado flanqueada por los dos padres de la Constitución que siguen vivos: Miquel Roca Junyent y Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, con una muleta por su estado de salud.

Consomé de pularda y salmonetes

De menú, los comensales han degustado consomé de pularda, salmonetes y mousse de chocolate negro. Antes de la comida, Felipe VI ha pronunciado un discurso, que ha terminado con la felicitación y un brindis por su hija: “Larga vida y acierto a la princesa de Asturias”. La intervención del rey se ha acompañado del “cumpleaños feliz” interpretado a violín por los músicos de la Guardia Real que han amenizado la comida.

Entre los 150 invitados, han estado las altas instituciones del Estado, los ministros, los presidentes autonómicos —salvo los de Cataluña, País Vasco y Cantabria—, el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, y el de Vox, Santiago Abascal, y representantes de otros partidos, como CC y UPN. De los cuatro expresidentes del Gobierno, Felipe González ha sido el único que no ha acudido al Palacio Real.

 La princesa Leonor, a bordo del Rolls Royce, uno de los vehículos históricos de Casa Real, en su trayecto hacia el Palacio Real tras la jura de la Constitución.

La princesa Leonor, a bordo del Rolls Royce, uno de los vehículos históricos de Casa Real, en su trayecto hacia el Palacio Real tras la jura de la Constitución. / Rodrigo Jiménez

Al estrechar la mano de los miembros de la cúpula militar, Leonor de Borbón, en su condición de cadete de la Academia General de Zaragoza, ha acompañado el saludo con un “a la orden”. También se han invitado a los máximos responsables de la CEOE y de los sindicatos UGT y CCOO; de confesiones religiosas y de ámbitos de la sociedad civil como la cultura, el deporte o la educación.

Cena privada y pasteles con la bandera de España

El almuerzo se completa con un café en el Salón de Gasparini, con el que concluye el acto institucional en el Palacio Real, y la jornada se cierra esta tarde con la celebración familiar privada por el 18 cumpleaños de la princesa en el Palacio de El Pardo, al que asisten los reyes Juan Carlos y Sofía, ausentes en los dos actos oficiales, y otros miembros de la familia del rey Felipe y de la reina Letizia.

La Comunidad de Madrid, además de instalar pantallas gigantes para seguir la ceremonia en Callao, Sol y en la estación de Gran Vía, ha repartido miles de banderas de España en la zona y ha encargado 1.500 raciones de un pastel creado para la ocasión que se han entregado en la oficina de turismo de la Puerta del Sol.

Según ha explicado a EFE uno de los vendedores, los pasteles se han agotado en menos de una hora. Aunque la cola comenzó a las ocho de la mañana, los pequeños dulces se empezaron a vender a las 11 y, a las 12, ya se habían agotado: "Ha sido impresionante la cantidad de gente que ha venido y la que sigue viniendo, aunque ya no quedan. Han volado".

Estos pequeños dulces de almendra, crema de naranja y coronados con una bandera de España comestible, aún se pueden adquirir en las pastelerías Manacor y La Oriental. Además, algunos locales del centro de la capital han elaborado gildas para este día, un tipo de banderillas de guindilla en vinagre con anchoas y una aceituna verde a la que también se ha añadido una bandera de España.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00