Sociedad

Los obispos piden indemnizar a todas las víctimas de abusos sexuales: "Si solo se tiene en cuenta a las de la Iglesia, el 90% quedaría excluido y no tendría reparación"

Omella pide perdón a las víctimas y cuestiona las cifras del informe del Defensor del Pueblo: "Es mentira"

Los obispos han informado esta mañana en rueda de prensa sobre los trabajos de la reunión de la Asamblea Plenaria celebrada este lunes en la que abordaron las conclusiones del informe del Defensor del Pueblo sobre los abusos sexuales a niños dentro de la Iglesia católica.

El presidente de la Conferencia Episcopal, Juan José Omella, ha manifestado el sentir de dolor por el daño causado y que en el informe están recogidos. "Reitero la petición de perdón a las víctimas por ese dolor. Manifestamos también el trabajar en la reparación integral de las víctimas y avanzar en la protección y prevención de abusos. Se nota un antes y un después por reparar esos daños causados", explica. Y ha pedido que la indemnización se extienda a todas las víctimas de abusos sexuales: "Si solo se tiene en cuenta a las de la Iglesia, el 90% quedaría excluido y no tendría reparación".

Omella ha dicho que "sorprende" la extrapolación de cifras de víctimas y ha valorado que "no corresponde a la verdad". El informe incluye una encuesta que revela que el 11,7% de las personas entrevistadas afirman haber sufrido abusos sexuales antes de cumplir 18 años. Otra de las conclusiones es que el 0,6% de la muestra representativa de la población encuestada (8.013 personas) ha sido agredida sexualmente por un sacerdote o religioso católico y un 1,13 % que la agresión se registró en el ámbito religioso, unas 440.000 personas de 38,9 millones de adultos. "Esa cifra es mentira", ha insistido el presidente de la Conferencia Episcopal".

Las cifras de las víctimas, en cuestión por la Conferencia Episcopal

"No sabemos cómo han hecho la encuesta. Hay opacidad. Y no vemos clara la conclusión. Todo el mundo sabe que eso no es así", ha insistido. "Hay que decirlo si es una barbaridad. Las cifras al final no nos llevan a ninguna parte. Lo importante son las personas y reparar en la medida de lo posible. Esa es la actitud. Reprochar no es el camino. El problema no es de la Iglesia, es de toda la sociedad", cuenta.

"Hemos tomado conciencia. Antes quitábamos a las personas de su lugar (en referencia a los agresores). Y también hemos aprendido a escuchar a las víctimas. Ahí empatizamos, podemos acompañar y dar esperanza. Y sobre todo, ¿qué hacer para que no vuelva a suceder? Nos han ayudado mucho. Los abusos han bajado drásticamente", ha dicho Omella.

El presidente de la Conferencia Episcopal ha explicado que tiene la percepción de que ahora hay menos casos: "Hablando con el encargado de El Vaticano siempre dice que desde que se ha entrado de lleno, ha bajado el número en todo el mundo".

"La actitud que hemos tenido ha sido siempre buscar la verdad", cuenta.

Por su parte, César García Magán, secretario general de la Conferencia Episcopal, ha explicado la predisposición a poner en marcha las recomendaciones para acabar con la lacra de los abusos. "Estamos a favor de una reparación integral a todas las víctimas. Respecto a la auditoría, la Asamblea ha decidido posponer a noviembre la decisión de la encomienda realizada al despacho de abogados. Las recomendaciones del Defensor coincide a un trabajo de prevención que ya se hace en las diócesis", explica.

El informe presenta un panorama general, cree García Magán: "No podemos entrar en el tema cuantitativo. Un solo caso de abuso es intolerable, tal y como dijo también el Defensor del Pueblo".

"El margen de error de las encuestas es de un 1%, y ahí hay también hay otros religiosos además de . sacerdotes. Hemos dado números, dimos al Defensor del Pueblo un informe y tenemos la tabulación. En estos años se ha venido trabajando. No es una foto fija, porque se siguen recibiendo", asegura el secretario de la Conferencia Episcopal.

"Nos gustaría que fuera una reparación económica para todas las víctimas para no crear una clasificación. Tiene que haber un compromiso global", asegura García Magán. "Esto está en la sociedad y no es una cuestión de titulares ni de números", dice. "La Iglesia quiere erradicar la lacra de los abusos sexuales a la infancia en la Iglesias y en el resto de la sociedad. Y queremos poner a disposición, nuestra experiencia, desgraciadamente, para ayudar", ha explicado.

Conclusiones tras la Asamblea

Los obispos españoles han valorado como "valiosas" las recomendaciones propuestas por el Defensor del Pueblo en su informe sobre los abusos sexuales en el seno de la Iglesia; dicen que diseñarán un itinerario para aplicarlas, pero critican que la "extrapolación" de los datos de la encuesta --que apunta que un 0,6% de la población española mayor de edad ha sufrido abusos en la infancia por parte de sacerdotes o religiosos-- "no corresponden a la verdad" y piden no poner el "foco" solo en la Iglesia.

Así lo han puesto de manifiesto este lunes los obispos durante una Asamblea Plenaria extraordinaria de la Conferencia Episcopal Española, presidida por el cardenal Juan José Omella, arzobispo de Barcelona, y en la que han estado presentes un total de 88 obispos, 31 obispos de manera presencial y 57 por videoconferencia. También han asistido el presidente de la CONFER, Jesús Díaz Sariego, el secretario general Jesús Miguel Zamora y la secretaria general adjunta, Silvia Rozas.

"Duelen los abusos cometidos en la Iglesia. Sorprende también la extrapolación que se hace de los datos obtenidos en una encuesta adjunta al informe. No corresponden a la verdad ni representan al conjunto de sacerdotes y religiosos que trabajan lealmente y con entrega de su vida al servicio del Reino", se puede leer en un comunicado difundido por la Conferencia Episcopal Española, al término de la reunión.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00