SER HistoriaSER Historia
Historia

Los misterios del Beato de Liebana

Este monje ha pasado a la posteridad por diversos hechos. Por un lado, es autor de “Comentarios al Apocalipsis del Apóstol san Juan”, una obra que gozó de fortuna en los círculos monásticos medievales y que sirvió de inspiración para que en distintos monasterios mozárabes se creara un tipo de literatura con imágenes ilustradas llamada “Beatos”. Su transmisión manuscrita dio origen a una valiosa tradición artística que constituye el más importante filón para el conocimiento de la iconografía y la simbología de las representaciones pictóricas altomedievales

Más de 5.900 volúmenes formaban la biblioteca del marqués de Mondéjar. Y entre todos, destaca este espléndido ejemplar de los comentarios del Apocalipsis del Beato de Liébana, uno de los códices más antiguos de la Biblioteca Nacional.BIBLIOTECA NACIONAL

Por otro lado, fue el antagonista principal del arzobispo Elipando de Toledo, que proclamaba la doctrina adopcionista como la única fe aceptable entre los cristianos de los territorios hispanos. Herejía que se fundamentaba en la consideración de Cristo como hijo natural de la Virgen María, pero solo como hijo adoptivo de Dios. Beato desarrolla la polémica atacando con agresividad los planteamientos heréticos del adopcionista Elipando. Acompañó la argumentación teológica introduciendo todo tipo de insultos, ofensas y vilipendios hacia Elipando, que también había arremetido contra el lebaniego en sus cartas, hasta alcanzar el paroxismo llamándole testiculi Antichristi (“testículos del Anticristo”). Tan alto grado alcanzó la polémica que el mismo Carlomagno convocó y presidió el Concilio de Fráncfort que tuvo lugar el 1 de junio de 794 para condenar la herejía adopcionista.

Se ignora cuándo y dónde nació el Beato de Liébana. De manera orientativa puede situarse su trayectoria vital con cierta seguridad en la segunda mitad del siglo VIII y, sin duda, en esta comarca cántabra desarrolló la parte más importante de su vida. Álvaro de Córdoba dice que Beato era presbítero y Alcuino de York se refiere a él como el abad Beato. Su vida se mantiene ligada a la memoria del monasterio de santo Toribio de Liébana, a la sazón dedicado a San Martín de Turieno.

También es preciso mencionar el mapamundi que aparece en sus Comentarios sobre la visión medieval que se tenía del planeta Tierra dividido en tres continentes y el himno litúrgico anónimo “O Dei Verbum” (Oh, Palabra de Dios) que algunos estudiosos atribuyen a Beato. Está dedicado a Santiago Apóstol y se trata de un himno litúrgico del reino asturiano de la Alta Edad Media en el que se invoca por primera vez al apóstol Santiago como patrón de España. Su autoría está en discusión, aunque no su datación, que se sitúa entre los años 784 y 785, durante el reinado del monarca asturiano Mauregato.

En Cantabria se tiene gran devoción a este personaje histórico que figura en el santoral católico como San Beato y cuya festividad se celebra cada 19 de febrero.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00