Política

Sumar rechaza definirse como partido y limita al 30% la participación de otras formaciones en su dirección

Los de Yolanda Díaz se rearman ideológicamente con dos documentos políticos y organizativos que se concretarán en una Asamblea constituyente que se celebrará en otoño

La vicepresidenta segunda en funciones del Gobierno, Yolanda Díaz, durante el acto político que Sumar en Cádiz / Román Ríos EFE

Madrid

Aunque todos hayamos escuchado "Sumar" y todos estemos familiarizados social y políticamente con lo que significa, Sumar no es (todavía) ese Sumar que creemos que es. Porque aunque es un actor político tan de primer orden que forma parte del Gobierno de coalición, orgánicamente Sumar sigue siendo un "partido instrumental" con el que se presentó a las elecciones del 23J para aglutinar, a modo de coalición, a varias formaciones.

Ahora Sumar quiere dar un paso más en su espíritu organizativo y en su expansión territorial y, para ello, ha iniciado un proceso de rearme ideológico que tendrá el próximo 23 de marzo un primer encuentro donde pondrá la primera piedra de la futura organización. Este proceso culminará con la Asamblea constituyente que se celebrará en otoño. Será ahí cuando Sumar se convierta en una plataforma con desarrollo orgánico y en una herramienta jurídica de mayor tamaño y más capacidad. En definitiva, convertirse en un partido político, aunque sus ideólogos y organizadores no quieran ni oír esa definición debido al espíritu con el que nació Sumar hace menos de un año.

A partir de entonces se pondrán en marcha y se empezarán a aplicar las aportaciones ideológicas y organizativas que la dirección de Sumar, la que han llamado Grupo Promotor y del que forman parte más de 100 figuras políticas de formaciones como IU, Más Madrid o los Comunes, ha estado elaborando de un tiempo a esta parte. Estos documentos tienen dos vertientes: por un lado la ponencia política y por otro la organizativa.

Ideología

En el primero de ellos, Sumar se define como "el partido de la democracia y la libertad y a la vez una fuerza transformadora". Términos que desde la formación defienden para responder a "los riesgos autoritarios que hoy sacuden Europa", y es ahí donde Sumar quiere ser clave como dique de contención para que la extrema derecha no gobierne en España en clave nacional.

En clave económica, desde Sumar apuestan por seguir desarrollando derechos laborales para trabajadores y trabajadoras con un nuevo Estatuto del Trabajo, confían en una distribución justa de las posibilidades que pueda ofrecer la Inteligencia Artificial, quiere un Estado del Bienestar basado en la extensión de los derechos fundamentales y exige un nuevo modelo fiscal que sirva para una distribución efectiva de la riqueza y a su vez sea capaz de dotar al Estado de recursos.

Un feminismo transversal, la libertad sexual o la autonomía reproductiva también son prioridades para la formación en estos documentos de índole política que presentarán en poco más de un mes y que servirán como tabla ideológica de lo que es y será Sumar.

Estructura organizativa

La otra gran pata en la que se asentará Sumar es la parte organizativa. En esta ponencia, Sumar habla de sí mismo como "un movimiento ciudadano amplio, abierto, amable e integrador" y apunta a ser una organización política "que construya de manera conjunta un horizonte de país, un proyecto de país a 10 años". Para ello, la Asamblea del 23J establecerá las líneas políticas y estratégicas, así como las estructuras organizativas tras la aprobación de estos textos.

En sus principios organizativos, Sumar habla de "aspirar a ser fuerza de Gobierno", defiende la diversidad o la inclusividad y reconoce la complejidad del contexto. Y también recalca su apuesta por la democracia, definiendo este punto como "un principio fundamental" y añade: "Una gestión democrática y compartida de nuestro proyecto que debe basarse en las primarias para la elección de la representación electoral y en la más amplia participación y acuerdo colectivo para la toma de decisiones estratégicas". Este punto no deja de resultar paradójico ya que una de las principales críticas que se han hecho de Sumar durante todo este tiempo, sobre todo en su ya extinta relación con Podemos, es que no ha fomentado esas primarias en la elección de candidatos o en la elaboración de las listas electorales.

Precisamente, para ahondar en la participación de Sumar, en esta ponencia organizativa, la formación propone varios cauces para ello: como inscrito, como miembro, como voluntario o como lo que ellos llaman: amigas de Sumar.

En cuanto a la estructura interna y el funcionamiento de las organizaciones políticas, Sumar se basará en una serie de órganos como son la propia Asamblea como órgano central de operatividad, un grupo de coordinación compuesto por 110 personas que llevará el peso y dará forma política a la formación; y finalmente un Grupo Ejecutivo que actuará como órgano permanente. El despliegue territorial o la consolidación autonómica serán los primeros objetivos que tendrá que poner en marcha esta dirección.

¿Y qué pasará con los partidos políticos que están hoy dentro de Sumar como coalición? Según las aspiraciones de estos textos, hablan de "no reducirlos a un concepto tradicional e ir más allá de una clásica coalición de partidos". Sin embargo, sí habla de formaciones concretas como Izquierda Unida, Catalunya en Comú, Más Madrid, Verdes Equo, Zurekin Nafarroa / Contigo Navarra e Iniciativa del Pueblo Andaluz. Formaciones entre las que, por ejemplo, no está Compromís, hoy dentro de la coalición parlamentaria de Sumar con dos diputados. Sumar entiende la relación con estos partidos políticos a través de dos vías de cooperación bilateral: involucrarse en la construcción o a través de la acción política conjunta. Según estos documentos de organización política, estos partidos tendrán un 30% de representación en la dirección de Sumar.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00