Hoy por HoyTerritorios improbables
Cine y TV

¿Qué tienen en común 'Atrápame si puedes' y 'Seven'?

Repasamos los decorados y edificios reales que han formado parte de la historia del cine

Una cafetería llena de fantasmas de cine

Una cafetería llena de fantasmas de cine

09:23

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1711361638691/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

La arquitectura nos rodea a todos, y a todos también es a las estrellas de cine. Algunas de estas arquitecturas son reales y otras son decorados, pero todas son tan famosas como las películas en las que salen.

Al principio, el cine era, aparte de un artefacto novísimo y experimental, un mero medio documentalista. No había historia, solo se enseñaba lo que pasaba. Por eso, las primerísimas películas se limitaban a usar la arquitectura que tenían a su alrededor. El mejor ejemplo es la primera película de la historia: 'Llegada del tren a la estación de la Clotet', de los hermanos Lumiere.

Cuando se dieron cuenta de que el cine era un medio sensacional para contar historias, empezaron a aparecer los decorados. Al principio eran remedos de los decorados teatrales, cosas más bien modestas, porque la cámara era en general fija. Los paisajes lunares de Melies son muy buen ejemplo: parecen el decorado de un teatro. Pero muy pronto empezaron a aparecer enormidades como la Babilonia de 'Intolerance' de D.W. Griffith. Una brutal tramoya de decenas de miles de metros cuadrados. Los suficientes como para meter a los miles de extras que salían en la película.

Courthouse Square

Los decorados eran un elemento mucho más fácil de trabajar que las arquitecturas reales. Primero porque estaban preparados para meter un equipo de filmación, y segundo porque, al estar totalmente disponibles, no había que cortar calles, ni pedir permisos ni nada de eso. Y aún mejor, si se hacían lo suficientemente flexibles, los decorados podían salir en más de una película. Por ejemplo, el exterior del edificio de 'Matar a un ruiseñor' era un edificio municipal genérico de cualquier pueblo estadounidense. Por eso, esa fachada es la misma fachada con las mismas escaleras y la misma columnata que los juzgados de Hill Valley, el pueblo ficticio de 'Regreso al futuro'. Se trata de Courthouse Square, un enorme decorado que la Universal tiene en Los Ángeles. También sale en 'Gremlins', 'Como Dios', 'El coche fantástico' o 'Entre Fantasmas'.

El Observatorio Griffith, edificios que se interpretan a sí mismos y a otros

La cosa tiene más mérito cuando no se trata de un decorado, sino de una arquitectura real que aparece en muchos filmes distintos. Uno de los ejemplos más famosos es el Observatorio Griffith, también en los Ángeles. Un edificio neoclásico con unas vistas nocturnas preciosas sobre la ciudad. El Griffith no entiende de géneros: sale en comedias musicales como 'La La Land', dramas como 'Rebelde sin causa' y hasta en iconos de la ciencia ficción como 'Terminator'. Pero en todas esas pelis, el Observatorio Griffith hace de Observatorio Griffith. Es decir, hace de sí mismo.

Pero también los edificios pueden interpretar a otros edificios y a ciudades enteras. Rodar en Canadá es mucho más barato, Vancouver ha hecho de Chicago, de Washington y de un montón de ciudades estadounidenses más. Un mismo edificio puede hacer de otros muchos, el mejor ejemplo es 650 de South Spring en Los Ángeles, que es, básicamente, el interior de todos los bancos, los juzgados y las bibliotecas de las películas de las últimas tres décadas. Es el lobby de un edificio de viviendas normal, pero como tiene unos artesonados muy característicos, pues sale en 'Spiderman 2' y en 'La Máscara' haciendo de banco, en 'The Prestige haciendo' de restaurante o en 'Se7en' haciendo de biblioteca. Es lo suficientemente genérico como para hacer de muchas cosas, pero hay casos en los que el edificio es muy famoso y, aún así, sale "interpretando" distintos papeles en el cine. Por ejemplo, la Casa Ennis y la Casa Millard. Son obras de Frank Lloyd Wright y su exterior es perfectamente identificable porque la fachada está formada por una especie de casetones decorativos de piedra. Ha pasado por ser la casa de Harrison Ford en Blade Runner, la mansión encantada de 'House on the Haunted Hill', uno de los palacios de Daenerys Targaryen en 'Juego de Tronos' y ha salido hasta en 'Westworld'.

Quality Café de Los Ángeles

El escenario predilecto de todas las películas y las series son las cafeterías y la madre de todas ellas es el Quality Café de Los Ángeles. Desde fuera parece un sitio bastante cutre. Pero desde dentro todos hemos visto su interior en películas como 'Atrápame si puedes', en '500 días de verano', en 'Mad Men', en 'Training Day', en 'Million Dollar Baby' o en 'Se7en'. Ha aparecido en tantas películas no solo porque está en Los Ángeles sino por lo genérico de su aspecto se adapta a cualquier trama. Representa el perfecto interior estándar y, de hecho, en 2006 dejó de ser cafetería y se convirtió únicamente en set de rodaje. Un lugar que había nacido como arquitectura real acabó sus días como puro decorado. En 2014, el Quality Café fue demolido y en su solar se ha levantado otro local que, curiosamente, también es una cafetería y también se alquila como set de rodaje. A lo mejor es que, una vez han ocupado un edificio, los fantasmas del cine nunca lo abandonan.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00