Sociedad

¿Es mejor el horario de verano o el de invierno? Estos son los efectos del cambio de hora en tu salud

Cambiar la hora puede alterar tus ritmos circadianos y provocar problemas de salud a causa de la falta de sueño

Los cambios de hora del verano e invierno pueden afectar a nuestro ritmo de sueño. / Cadena SER

Llega el cambio de hora. En la madrugada de este sábado, 30 de marzo de 2024, al domingo, 31 de marzo de 2024, los ciudadanos tendrán que adelantar sus relojes una hora. A las 2:00 serán las 3:00, excepto en Canarias, donde a la 1:00 serán la 2:00, lo que nos quitará una hora más de sueño, pero nos 'regalará' luz por las tardes.

Más información

La obligatoriedad del cambio de hora en España se inició en 1973, aunque desde la Primera Guerra Mundial se empezó a aplicar en zonas de Europa y Estados Unidos. Todos los países miembro de la Unión Europea lo hacen bajo la normativa 2000/84/CE, que les fuerza al cumplimiento del cambio de hora dos veces al año, una en marzo para la entrada al horario de verano, y otra en octubre, con el inicio del horario de invierno.

¿Es mejor el horario de invierno o el de verano?

La Sociedad Española de Sueño (SES) sostiene que el horario de invierno facilita tener más horas de sueño y un despertar más natural, al coincidir con el amanecer. Por este motivo, pide mantenerlo de forma permanente.

En palabras de la psicóloga de Doctoralia, Dra. María Consuelo Vilasánchez: "Para nuestra salud, el horario de invierno es más saludable que el de verano, ya que en ese horario están más sincronizados la salida de la luz solar y el inicio de nuestra jornada laboral. Durante el horario de invierno, nuestros ritmos biológicos se adaptan mejor. Además, dormimos más y empezamos nuestra jornada al amanecer". Vilasánchez añade: "En el verano, entre que amanece y nos levantamos aún puede pasar bastante tiempo, por lo que el organismo se ajusta menos a este horario. Por lo tanto, dormimos menos, lo que puede afectar a nuestra concentración y rendimiento a lo largo del día".

Existen numerosos debates sobre la efectividad de cambiar la hora para el ahorro energético. Sin embargo, la modificación del horario no solo tienen efectos en el consumo de energía, sino también en nuestra propia salud. Te contamos los efectos que tiene el cambio horario de este fin de semana en tu cuerpo y qué puedes hacer para paliar los síntomas.

¿Cómo afecta el cambio de hora a tu salud?

Es cierto que el cambio de horario no suele tener efectos graves en la población, ya que solo supone adelantar o atrasar 60 minutos el reloj. No obstante, la sensibilidad de las personas a las alteraciones del sueño y a los distintos ritmos de vida son variables y es posible que muchas personas tarden varios días en acostumbrarse al nuevo horario.

Los niños y los mayores son los grandes perjudicados de este cambio de horario, al igual que las personas que ya padecían trastornos neurológicos o enfermedades de salud mental como depresión o ansiedad. Según la SES, pasar del horario de invierno al de verano puede provocar:

  • Alteración del sueño
  • Menor rendimiento intelectual
  • Cambios de humor
  • Aumento de enfermedades cardiovasculares
  • Mayor probabilidad de obesidad
  • Mayor probabilidad de insomnio
  • Mayor probabilidad de depresión

Alteración del sueño

El paso del cambio de horario de invierno al de verano provoca que durmamos una hora menos. La SES informa que la alteración de las horas y la calidad del sueño puede tener efectos negativos que están directamente relacionados con la exposición a la luz solar.

Al ajustar la hora al cambio de horario de verano, se produce una desincronización del reloj interno por la oscuridad de la mañana y la luminosidad de la noche. Esto desemboca en que las personas tiendan a acostarse y despertarse más tarde. Por lo tanto, durmiendo menos los días laborables y más los festivos, provocan un pequeño efecto jet lag. Asimismo, muchas personas pueden experimentar insomnio y dificultad para conciliar el sueño.

Insomnio crónico, cómo nos afecta no dormir

Insomnio crónico, cómo nos afecta no dormir

15:33

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1677854649483/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Menor rendimiento intelectual

Las rutinas de sueño acomodadas a las horas de luz y exposición solar que hacen que las personas duerman menos horas favorecen la disminución del rendimiento. Esto facilita la aparición de enfermedades asociadas a la falta y a la mala calidad del sueño. "Este cambio provoca que se tienda a dormir menos tiempo los días laborables y a dormir más los festivos, una situación que puede favorecer un bajo rendimiento laboral y escolar", señala la SES.

Cambios de humor o falta de energía

Los cambios de humor y la muestra de irritabilidad pueden estar directamente relacionados con la alteración del sueño. La dificultad para conciliar el sueño puede hacer que ciertas personas sientan cansancio o falta de energía.

Muchas personas sufren cambios de humor al ver alterada su rutina con el cambio de hora.

Muchas personas sufren cambios de humor al ver alterada su rutina con el cambio de hora. / Getty

Otros posibles efectos

La alteración de los ritmos circadianos —marcados un reloj biológico situado en un área del cerebro llamada hipotálamo—, pueden influir en procesos importantes del organismo humano como la secreción hormonal, los hábitos alimentarios, la digestión o la temperatura corporal.

El insomnio prolongado afecta a la salud intestinal e incrementa el riesgo de diabetes

Precisamente, la falta de sueño y el cambio de las rutinas habituales puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares, así como incrementar la probabilidad de sufrir obesidad, diabetes o depresión.

Incluso, hay estudios científicos que sostienen que el cambio de hora puede aumentar el porcentaje de accidentes de tráfico. Así lo demostró un artículo publicado en la revista médica New England Journal of Medicine y otro, de las universidades Johns Hopkins y Stanford, publicado en 2001. Sin embargo, no hay consenso en la comunidad científica sobre la fiabilidad de estos datos, puesto que algunos investigadores los consideran una mera casualidad estadística.

¿Cómo paliar los efectos del cambio de hora?

Para paliar los efectos del cambio de horario se recomienda que las personas intenten modificar, en la menor medida posible, su rutina; además de evitar el consumo de bebidas estimulantes y medicamentos para dormir. El ejercicio físico y el menor uso de dispositivos electrónicos también han demostrado favorecer la adaptación al nuevo horario. Para que dicha adaptación sea lo más llevadera posible, la Dra. Vilasánchez ofrece una serie de consejos:

  1. Entender el cambio y sus consecuencias en el organismo: "Es vital no agobiarse, si los primeros días nos sentimos más irritables, cansados o somnolientos, veámoslo como algo temporal que durará unos días hasta que nos adaptemos. Para ello, podemos hacer actividades más relajantes que nos hagan sentir mejor, como la relajación, la meditación o el yoga".
  2. Adaptar dicho cambio gradualmente: "Sería bueno que durante esta semana -antes del cambio de hora- fuésemos modificando nuestros horarios de comidas. Para ello, podemos empezar por un cuarto de hora antes, luego media hora, luego tres cuartos… y así sucesivamente. Esto es especialmente importante en bebés y personas mayores, que son quienes más lo sufren. Asimismo, podemos tomar una dosis extra de frutas y verduras, que nos harán sentirnos con más energía y menos cansancio".
  3. Cuidar el sueño pre y post cambio horario: "Con el cambio horario, tendremos que irnos a dormir antes, así que para tener sueño por la noche podemos evitar las siestas los primeros días. También debemos evitar bebidas estimulantes al menos dos horas antes de ir a dormir y ser previsibles".
  4. Evitar también las actividades estimulantes justo antes de ir a dormir: "No es recomendable realizar actividades estimulantes antes de ir a dormir como la utilización de móviles o tablet. Sin embargo, continuar con una buena rutina de ejercicio diaria es 100% aconsejable durante el día".
  5. Disfrutar de la luz natural al aire libre.
  6. Preparar el sueño: "Podemos recurrir a baños relajantes e incluso promover un ambiente que induzca al sueño con la utilización de velas o luces de intensidad baja".
 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00