Hora 14 Fin de SemanaHora 14 Fin de Semana
Sociedad

"Es sobrevivir o vivir": por qué los jóvenes ya no priorizan el carnet de conducir en España

La falta de tiempo, la situación económica y otras alternativas, como el transporte público, hacen que cada vez menos jóvenes se saquen el carnet de coche en nuestro país

"Es sobrevivir o vivir": por qué los jóvenes ya no priorizan el carnet de conducir en España

"Es sobrevivir o vivir": por qué los jóvenes ya no priorizan el carnet de conducir en España

02:24

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1712495555093/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Patricia tiene 24 años, vive en Madrid y desde que terminó la carrera de Física dedica todo su tiempo a estudiar unas oposiciones y a trabajar. Ella es una de los muchos jóvenes españoles entre 18 y 34 años que no tienen el carnet de conducir. "Muchas veces lo he pensado, pero nunca he llegado a dar el paso porque pienso que tengo cosas más importantes a las que dedicarme o que me va a quitar mucho tiempo", asegura.

Si en el año 2000, de todas las personas que aprobaron el examen de conducir un 88% eran jóvenes, en 2019 ese porcentaje se redujo a un 68%. "Para mí el primer motivo es el tiempo", explica Patricia. "Física es una carrera que requiere mucho tiempo y mucho esfuerzo. Me daba miedo dedicarle el tiempo a otra cosa que no fuese la carrera".

Pero no es el único. La realidad del carnet de conducir en España en la actualidad es un escenario en el que también entra el dinero. Patricia cuenta que para ella ha sido el segundo motivo. "Es algo que es muy caro. Yo soy una persona que me pongo muy nerviosa y sé que con el teórico no tendría problema, pero con el práctico sí. Eso significa repetirlo varias veces y tampoco me sentía bien pidiéndole ese dinero a mis padres cuando ya me estaban pagando los estudios".

En España, sacarse el carnet de conducir a la primera conlleva un gasto de entre 700 y 1.000 euros, un precio que no todos los jóvenes están dispuestos a asumir. "Entiendo que ahora mismo todo ha subido, pero es verdad que yo creo que se está convirtiendo más en lujo que en algo normal como era antes", apunta Patricia.

El papel de las autoescuelas

Es en este punto donde entran también las autoescuelas. Javier es profesor de la autoescuela Lara desde hace más de 20 años y asegura que el escenario en lo que se refiere a los jóvenes ha cambiado completamente. "Puede haber una modificación de en torno un 20% o 25% de gente que no lo ven como una primera necesidad y que se lo plantean después de acabar la carrera o después de terminar algún máster", explica.

Si el profesor afirma que hace años los jóvenes se matriculaban en las autoescuelas en verano, cuando empezaban las vacaciones, ahora la realidad es otra. "Antes era muy normal una gran subida de alumnos en los meses de junio y septiembre", apunta Javier. "Ahora existe cierto pico hacia arriba en octubre, pero ya no en los meses de verano porque muchos jóvenes aprovechan para irse de viaje, a festivales, etc.".

Otras alternativas

A todo esto se añaden otras alternativas que hacen que para estos jóvenes sacarse el carnet de conducir nada más cumplir la mayoría de edad sea una prioridad. "Si yo puedo ir a los sitios de otra forma y además de una manera más económica, ¿para qué me voy a sacar el carnet de conducir?", se pregunta Javier.

Una opinión que comparte Patricia. "Coincide que la mayoría de mis amigos que no tienen el carnet, o viven en Madrid o son personas que vivían en otro sitio de España y se han ido a una gran ciudad a estudiar", cuenta.

La realidad del carnet de conducir cambia al ritmo que cambia la sociedad española. Por la localización de su trabajo, para Patricia sería mucho más cómodo ahora mismo matricularse en una autoescuela y tratar de sacarse el carnet de coche. Sin embargo, su situación actual impide que esto sea una opción. "Nuestra prioridad va a ser estudiar", afirma. "Pero claro, tampoco quiero estar solamente estudiando y dependiendo de mis padres, por lo que también estoy trabajando".

Para ella, este panorama esconde una realidad más grande. "Hacemos una carrera y luego hacemos un máster por miedo a no conseguir un puesto laboral digno. Además, ahora mismo en ciudades grandes es imposible vivir con menos de 1.200 euros al mes. Es sobrevivir o vivir. Un problema que no puede sonar tan grave viene de un problema muy grave", concluye la joven.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00