Últimas noticias Hemeroteca

Superhéroes en la vida real

Estamos acostumbrados a ver superhéroes en todas partes: desde los cómics donde surgieron hasta el cine, la televisión, los videojuegos o la ropa. Ahora, también se les puede ver patrullando las calles.

Se hace de noche en Chula Vista y, hasta el amanecer, las horas se arrastran como un niño de camino al colegio. En las calles no queda mucha gente, pero una persona camina con determinación, una capa y todo tipo de parafernalia para proteger y defenderse: su nombre es Mr. Extreme. Y no es el único.

Se trata de un fenómeno arraigado sobre todo en Estados Unidos, donde surgieron los primeros superhéroes como herederos en cuatricromía de los héroes de las novelas baratas, si bien ha habido avistamientos en Canadá, Italia o Inglaterra. Podría pensarse que películas como Kick-Ass o Super, donde se presenta de forma más o menos realista a un superhéroe, tienen algo que ver, pero algunos de ellos llevan casi una década en activo.

El camino del héroe

¿Qué hacen exactamente estos superhéroes, que cuentan incluso con una página de registro y una web dedicada a noticias relacionadas con ellos? De todo un poco: han llegado a impedir el robo de un coche o la paliza a una mujer; organizan vigilancias con cebo para coger con las manos en la masa a delincuentes; evitan el tráfico de drogas en los parques. Pero su labor es, en su mayoría, social, pues son más conocidos por ayudar a los sin techo, cambiar ruedas o comprometerse en la búsqueda de un asaltador sexual. Y si se disfrazan, es sólo para llamar la atención sobre sus acciones, para que la gente actúe contra los males de la sociedad.

La policía no sabe reaccionar muy bien en estos casos. La ley no impide que una persona se disfrace y salga a impartir justicia ciudadana, siempre y cuando no se sobrepase y no viole los derechos civiles del delincuente. De momento, el incidente más grave relacionado con estos superhéroes está protagonizado por Phoenix Jones, un enmascarado de Seattle que acabó con la nariz rota al parar infructuosamente una pelea, pero los cuerpos de seguridad temen que, un día, alguien acabe gravemente herido o sin vida.

Hasta ese momento, estos superhéroes intentan dar ejemplo y que la gente pueda estar segura; puede incluso que la muerte de uno de ellos no pusiera fin a las actividades del resto. Algunos dan miedo, otros son casi una atracción turística por lo excéntrico, pero todos tienen en común que se toman su "trabajo" muy en serio. Y es que esto no ha hecho más que empezar, y los medios se hacen eco: incluso la HBO ha realizado un documental al respecto.

En "A vivir que son dos días" hemos hablado de superhéroes, y nos hemos centrado en V de Vendetta, otro cómic que ha inspirado un movimiento más siniestro por lo inconcreto de sus acciones: los ciberactivistas Anonymous.

V de Vendetta y otros cómics

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?