Lunes, 29 de Noviembre de 2021

Otras localidades

SER Historia: 'La muerte en la Antigüedad'

Nuestra moderna idea de la muerte es diferente a lo que otras culturas de la Antigüedad o incluso yendo más allá, en la Prehistoria, tenían de ella. Nuestro pragmatismo nos ha hecho olvidar la creencia de comprender la muerte como un simple paso hacia la eternidad

'Papiro del Libro de los Muertos egipcio'

'Papiro del Libro de los Muertos egipcio'

: EL VALLE DE LAS MOMIAS DE ORO, MADRID 2000

A cualquiera que se le pregunte por el antiguo Egipto, probablemente lo primero que le viene a la cabeza es la forma de una pirámide y el cuerpo descarnado de una momia que arrastra las vendas mientras camina con los brazos en alto, como si se tratara de una persona que avanza a oscuras en una habitación. Si reflexionamos detenidamente sobre estos dos detalles, la pirámide y la momia, podemos acercarnos al perfil generalizado que la mayoría de la gente tiene del Egipto faraónico. En la actualidad es una idea muy extendida el relacionar la antigua civilización del Valle del Nilo con un tétrico mundo envuelto en tinieblas, en donde el perfume de la muerte rodeaba absolutamente la existencia de cada persona desde que nacía hasta que se iba al Más Allá. Es posible que tal idea provenga, no sin razón, de la propia arqueología que se ha dedicado al estudio de esta cultura, ya que la casi totalidad de los objetos encontrados en Egipto gracias a los cuales podemos hacernos una idea de cómo fue la vida en este país hace más de veinte siglos, proviene de los miles de tumbas que se han encontrado en los bordes del desierto. Ahora bien, a medida que uno se adentra en el estudio de esta fascinante civilización puede llegar a comprender que, en realidad, los antiguos egipcios eran mucho más normales de lo que pudiéramos pensar en un principio. El matiz que hace de bisagra en esta apreciación puede radicar, precisamente, en el concepto de muerte que ellos tenían, algo que sin lugar a dudas era diametralmente contrario al nuestro.

Si en nuestra mentalidad occidental el concepto de un Más Allá se tambalea por momentos o se agarra a una idea abstracta de un paraíso o infierno, totalmente vago en descripciones, los antiguos egipcios tenían muy claro como era su Más Allá. Lo denominaban Campos de Ialu y hasta él se accedía cruzando una especie de puerta mágica que recibía el nombre de Amenti. Alcanzado un detallismo casi extremo, llegaron a hilar muy fino en conceptos aparentemente triviales para nuestra mentalidad moderna, como la descripción minuciosa de la geografía del Más Allá. Desde luego que nadie puede negar el dolor que podía causar la muerte de un ser querido en cualquier familia egipcia. Sin embargo, este detalle, o la propia muerte del faraón, un hecho aparentemente contradictorio a la luz de la existencia divina y todopoderosa del monarca, no entra en contradicción con la realidad religiosa y filosófica de esta cultura, tal y como expondré a continuación. En definitiva, alcanzaron tal grado de desarrollo a lo largo de los siglos que les hizo destacar sobremanera entre otras civilizaciones de la Antigüedad. Si seguimos paso a paso las diferentes etapas que se dieron en el tratamiento del cuerpo desde los enterramientos más antiguos hasta las momias de Bahariya, podremos entender un poco más la increíble dinámica que rodea a esta compleja necrópolis de época grecorromana.

Existe constancia arqueológica en diferentes lugares de nuestro planeta de que hace casi 100.000 años el hombre del Neanderthal ya realizaba los primeros ritos funerarios, haciendo uso de una sencilla ceremonia de inhumación. Con este simple ritual, el Hombre no hacía más que intentar proteger el cadáver de un ser querido de los peligros exteriores que pudiera suponer un abandono a la intemperie, a la vez que facilitar el trámite del difunto al Más Allá. De esta manera, la primera salvaguardia del fallecido fue la propia tierra que se arrojaba sobre el cuerpo. Posteriormente, el lógico desarrollo de esta manifestación cultural no se hizo esperar por lo que el cuerpo se envolvió en pieles, plantas o aquellos recursos más fáciles de conseguir, adecuándose a la economía de la familia del difunto. Lo que se buscaba, en definitiva, era que la protección fuera mayor que si se arrojaba directamente el cuerpo desnudo a una fosa sin más.

SH118_Especial Muerte_1-11-2011

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?