Viernes, 09 de Diciembre de 2022

Otras localidades

El cine en A vivir que son dos días

Lo que nos hemos perdido

Un repaso por alguno de los muchos proyectos que no pudieron convertirse en película

La historia del cine está llena de obras maestras, de grandes, pequeñas e incluso mediocres películas. Todas ellas han escrito, en gran o menor medida, las páginas de más de 100 años de vida del séptimo arte. Pero la historia también la escriben aquellas películas que nunca pudieron llegar ser, proyectos que se quedaron a medias o que ni siquiera se iniciaron. Orson Welles, Stanley Kubrick o Alfred Hitchcock son algunos de los que no pudieron convertir grandes ideas en realidad.

Todo director o productor tiene algún proyecto que no ha podido realizar. Proyectos que se han quedado en el cajón, que empezaron a rodarse pero murieron a la mitad o que incluso se acabaron pero no llegaron nunca a la mesa de montaje. Es lo que sucedió con El otro lado del viento, era la particular visión del mundo del cine y de Hollywood de Orson Welles protagonizada por John Huston (que precisamente daba vida a un director). La película se rodó pero Welles tuvo muchos problemas en la posproducción y nunca pudo acabarla.

Aquel gran genio del cine siempre tuvo problemas para sacar adelante sus proyectos, ya desde el principio. Welles deslumbró con su ópera prima, Ciudado Kane (1941) pero aquella no tenía que ser su ópera prima. Su intención era realizar una adaptación de la novela de Joseph Conrad "El corazón de las tinieblas".

El mago de los proyectos no realizados

Alfred Hitchcock nos dejó un legado de grandes obras maestras del suspense, pero la lista podría ser más larga de realizarse algunos de los muchos proyectos que se quedaron en eso, en proyectos. Entre los más curiosos, The Blind Man. Tenía que ser su siguiente película tras Psicosis y narraba la historia de un pianista al que le hacen un trasplante de córnea, durante una visita a Disneyland se da cuenta que el donante era un asesino. Una gran historia que debía protagonizar James Stewart pero que no pudo realizarse. ¿Por qué? A Walt Disney no le hacía ninguna gracia y vetó el proyecto.

Hitchcock tenía un baúl que rebosaba proyectos, y muchos de ellos nunca se pudieron realizar. Uno que estuvo a punto de convertirse en película fue Kaleidoscope, la historia de un asesino en serie que tenía que significar un cambio radical en su carrera después de rodar Marnie, la ladrona. Tumbaron el proyecto por sus altas dosis de violencia y sexo. Tampoco pudo llevar a cabo No Bail for the Judge que debía protagonizar Audrey Hepburn, pero la actriz se negó a hacer el papel de una mujer víctima de una violación y la película no se realizó. Y podríamos seguir con Village of Stars sobre un avión con una bomba atómica a bordo. Lo que nos hemos perdido...

El sueño irrealizable de Kubrick

Cuando Stanley Kubrick estrenó 2001: Una odisea en el espacio (1968), empezó a trabajar muy en serio en su gran sueño, realizar la película definitiva sobre Napoleón Bonaparte. Llevaba años preparándola pero la película se quedó en un sueño imposible y es que Kubrick, detallista y obsesivo hasta la desesperación, quería hacer la más grande de las películas, exigiendo, por ejemplo, el mismo número de extras que soldados en las filas napoleónicas. El presupuesto se disparaba de forma alarmante y lo que suele ocurrir, ocurrió: el alto coste imposibilitó el rodaje.

Las últimas imágenes de Marilyn

A principios de la década de los 60 Marilyn Monroe empezaba a demostrar que era una gran actriz, lo consiguió en Vidas rebeldes (1961) y debía confirmarlo en Something's Got To Give (1962) de George Cukor. La película llegó sólo a la mitad de su rodaje por orden de la Fox que despidió a Marilyn argumentando su mal comportamiento. Años después se demostró que la historia fue otra. Los que vieron imágenes del rodaje aseguraron que la actriz estuvo implacable y que la película no se realizó por falta de dinero. Sólo nos quedan aquellas secuencias rodadas en la piscina.

La secuela de un gran clásico

¿Qué habría pasado con Rick e Ilsa después de su despedida en el aeropuerto de Casablanca? Durante muchos años se estudió la posibilidad de rodar una segunda parte del clásico de Michael Curtiz. Fue un proyecto que siempre estuvo encima de la mesa pero lo cierto es que nunca hubo un director detrás y afortunadamente, o lamentablemente, según como se mire, los espectadores nunca lo veremos. Como muchas otras grandes historias, ideas o proyectos que se han quedado para siempre en el cajón... o en el baúl.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?