Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Otras localidades

La banca, en una encrucijada

La última aclaración del Tribunal Supremo sobre las cláusulas suelo de las hipotecas, ha obligado ya a entidades como  BBVA, Cajamar y NovaGalicia a “borrarlas” de sus contratos hipotecarios. No necesitan cumplir los seis requisitos que a juicio del Supremo las consideraría ilegales, sino que basta con una sola para que puedan ser consideradas como tales. El efecto real en el resto de entidades está por ver: algunos estudian su idoneidad o no, su repercusión económica, su aplicación en definitiva o no. Otros ya se han pronunciado estos días y dicen que seguirán como están: Sabadell ( con un37%de sus hipotecas con las cláusula ) y Popular ( con el 64% de su cartera “infectada). Algunos esperan “movimientos” de la competencia y no descarten reuniones al más alto nivel para buscar una salida más o menos consensuada. Incluso no solo se les pide anular las cláusulas-trampa, sino que devuelvan el dinero de el que no se han podido beneficiar los clientes por las bajadas de interés. No faltan quienes creen un grave error la “anulación” de las cláusulas y hasta quienes amenazan con encarecer las hipotecas. La encrucijada está servida. Otra encrucijada la tienen las entidades con las preferentes. Está abierta la vía “oscura” del arbitraje, que tampoco es válida para todos los afectados/estafados, pero se sabe que muchos usuarios van a reclamar directamente, ya lo hacen, por la vía de los juzgados. Y saben que en muchos casos van a ganar. Hasta el punto que el Consejo del Poder Judicial ya busca fórmulas para evitar el “colapso” de los juzgados ( sólo en Galicia se calcula que podrán presentarse más de 15.000 demandas). Sobre todo cuando los jueces, incluso con el criterio en contra de algunos fiscales, están dando la razón o abriendo la puerta de la esperanza a muchos afectados. Asociaciones de consumidores, abogados, grandes bufetes afilan sus uñas para seguir poniendo demandas encima de las mesas de los jueces. Tal es la indignación, que los afectados están cada día más presentes en las calles, atascan calles y no se cortan nada en las últimas semanas a la hora de acusar directamente a los dos partidos principales, PP y PSOE: los señalan como los causantes, directa o indirectamente, de una tragedia financiera que les ha dejado, en muchos casos,  sin sus ahorros de toda la vida. Ya son dos encrucijadas de los bancos y cajas, que a veces suman las dos en la misma entidad: miles de clientes indignados por las cláusulas suelo en sus hipotecas, y miles de “preferentistas” indignados por no poder recuperar su dinero. Las entidades saben que se están jugando mucho de su ya deteriorado prestigio y credibilidad en estos dos frentes, que están en la boca de casi todos, y no precisamente de forma grata, y por eso miran con recelo el “ruido” de la calle, de los medios de comunicación, de la clase política – unos por sus sintomáticos silencios, otros por su beligerancia – sin saber muy bien qué hacer si en el otro lado de la balanza están sus cuentas de resultados y el “agujero” que una u otra salida les produciría. Quizá la solución sería hacer todo lo contrario que hasta ahora, que es lo que se critica: Transparencia y honestidad. Que no es poco para la clientela. Siembra hoy para recoger mañana. O es posible que para muchos no exista mañana…

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?