Miércoles, 14 de Abril de 2021

Otras localidades

El único superviviente. Entretenida propaganda

El único superviviente, Peter Berg Al director Peter Berg se le conoce por la serie 'Friday Night Lights' en la cual se mostraba cómo un equipo local de fútbol americano conmovía a todo un pueblo, exaltando al máximo el orgullo local y los valores del deporte, convirtiéndolo en un estilo de vida más que un juego. Lo que hace ahora 'El único superviviente', adaptación de las memorias de Marcus Luttrell y Patrick Robinson, es contar la guerra con ese mismo tono y lenguaje cinematográfico, convirtiendo una operación fallida de los Navy SEALS en el último partido (no he sido yo, el título fue el spoiler) de todos menos uno de sus jugadores y a los espectadores en sus hinchas.  La película nos presenta a nuestros héroes un poco por encima sin trazarlos demasiado, sonando a cliché lo poco que nos cuentan de sus vidas y personalidades. En seguida nos adentra en la situación que nos quiere contar: los cuatro soldados hiper-especializados (Mark WahlbergTaylor KitschEmile Hirsch y Ben Foster) tienen la misión de matar a un cabecilla talibán. Se esconden en el monte próximo al pueblo donde se encuentra pero de pronto la aparición de unos pastores de cabras les fastidia el plan y presenta el único momento de debate ético de toda la película: qué hacer con ellos. Si les dejan escapar, poco tiempo pasará hasta que les encuentren los talibanes. Pero poca fuerza acaba teniendo ese momento de duda, porque lo que le interesa a 'El único superviviente' es mostrarnos lo cojonudos y valientes que son nuestros protagonistas en combate, elevados a categoría de semi-dioses. Viendo  'El único superviviente' me encontraba con sensaciones totalmente encontradas. Por una parte, disfruté enormemente de esta muestra de suprema cinematografía. Las escenas de acción, o más bien, la escena de acción (dura más de media hora), lejos de ser repetitiva e irreal como a lo que estamos acostumbrados, está magistralmente ejecutada y rodada, con movimientos de cámara limpios y una inteligente edición, manteniendo la adrenalina, ritmo e intriga en todo momento. Sentimos y padecemos cada bala y cada herida; bueno, cada herida de los buenos, claro, porque los malos mueren más fácil, como si fueran objetivos en un video juego, mientras que los buenos, cada vez más heridos y físicamente destrozados, no dejan de disparar hasta su último aliento mientras pronuncian frases como "quizás mueras por tu país, pero yo viviré por el mío". Así, 'El único superviviente' empieza y acaba siendo una película propagandística sobre la valentía y el heroísmo que supone luchar por la patria, incluyendo créditos de apertura con escenas de los soldados entrenando y empujándose hasta los límites de su capacidad física y créditos de cierre con imágenes reales de los soldados en cuestión con sus familias mientras suena de fondo una canción que ni Hero de Enrique Iglesias. Parece mentira que hoy en día se haga una película sobre la guerra de Afganistán con cero intención de despertar ningún tipo de reflexión sobre la guerra más allá de que hay que mejorar el equipamiento técnico (se critica abiertamente el mal estado de las radios y otras herramientas) para evitar encerronas como la que aquí se representa.   Alan White

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?