Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 18 de Julio de 2019

Otras localidades

Pedro Sánchez: "No podemos dar la espalda al pueblo griego"

El secretario general del PSOE afirma que los socialdemócratas europeos rechazan un posible Grexit y se muestra favorable a una reestructuración de la deuda pública griega

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en una fotografía de archivo. /

Por interés o por miedo, la política española no deja de mirar hacia Grecia para ver si hay motivos o no para reconocerse allí. El ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, ha querido utilizar una imagen de las que se han visto estos días en grecia para situar a cada país en el plano que hoy ocupan, y el de españa no es el de grecia, al menos para Montoro.

"España no es Grecia ni aquí va a haber un corralito que obligue a nuestros pensionistas a soportar largas colas bajo el sol esperando sacar de los bancos unas decenas de euros para poder comprar realmente su alimentación básica. Espero que algunos recuerden estas imágenes cuando algunos digan que nos hemos equivocado de política económica en España o que nos equivocamos al ayudar a los bancos", ha afirmado el ministro. 

Otra visión diferente es la que ha mostrado el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que este martes se ha reunido con la familia socialdemócrata europea para analizar la crisis griega y que ha pasado por los micrófonos de 'Hora 25' para hablar sobre como plantean, desde el bando socialista, afrontar la situación que se vive en la Eurozona.

Ahora hablaremos sobre esa reunión a la que ha asistido con otros socialistas europeos. ¿Cree usted, o su partido, que la política española debe sacar alguna lección de lo ocurrido en Grecia?

Sí, muchas. Diría una fundamental, que es no hablar tanto de sacrificios y si de esfuerzos. Y que esos esfuerzos sean compartidos y descansen sobre todo en aquellos que más tienen. En Grecia ha sufrido mucho, sobre todo, una clase media trabajadora que ha visto recortados sus niveles de vida y de oportunidades, y no solo para ellos, sino también para sus hijos. Ahora, Europa no se puede desentender de ellos, al contrario, no debe darles la espalda. Debe acordar cuanto antes un nuevo programa de ayuda y que ese programa cambie de términos, que no sea de austeridad o recortes, sino que sea de políticas de crecimiento, de inversión pública y de creación de empleo para la clase media trabajadora.

Olvidando el resultado del referéndum. Le pregunto por el hecho en sí. ¿Es bueno o malo preguntar a la gente?

Es bueno preguntar a la gente, y también hay que decir que los referéndums deben tener preguntas claras y precisas. Los ciudadanos que son convocados deben saber qué es lo que se les pregunta. Yo soy de los que cree, y hoy en la reunión preparatoria del Consejo Europeo de esta noche los socialdemócratas hemos coincidido, que los ciudadanos griegos no han dicho 'no' a Europa o a la zona euro. Han dicho que quieren un programa que esté más volcado en las políticas de crecimiento, de creación de empleo y de bienestar social, en defensa de las clases medias y trabajadoras griegas. No es solamente una demanda de la sociedad griega, sino del conjunto de la sociedad europea y sobre todo de aquellos países que más estamos sufriendo las políticas de austeridad.

Permíteme que vuelva al referéndum, ahora le preguntaré por la familia socialdemócrata. ¿Creo entender que para usted el principal defecto del referéndum ha sido la formulación de la pregunta?

Yo creo que el referéndum podría haber tenido muchas más garantías democráticas de las que han tenido en cuestiones como la pregunta, la claridad de la misma o el tiempo para poder obtener la información para poder votar desde la emoción pero también desde la razón. Insisto, no cuestiono en absoluto la celebración del referéndum, creo que es bueno que los ciudadanos sean consultados. Cuanto mayor participación haya, mayor legitimidad en las decisiones políticas.

Ahora, también lo que es importante es que Tsipras sea responsable con ese mandato que le ha dado la ciudadanía griega y sobre todo con unos socios europeos que también tiene su legitimidad y con los que debe llegar a un acuerdo que sea pronto, justo y responsable. Desde el año 2010 llevamos arrastrando la crisis griega. La crisis griega, además de un fracaso de políticas de austeridad, que nosotros hemos defendido su cambio a políticas expansivas y de crecimiento, ejemplifica fallos que tenemos en los sistemas de la zona euro y que tenemos más países europeos y probablemente ha llegado el momento de abordarlos.

Mencionaba usted esa reunión con el resto de líderes socialdemócratas. ¿Cuál es la posición que defienden en la negociación con Grecia?

La posición de la familia socialdemócrata tiene tres elementos fundamentales. El primero es que Grecia debe permanecer en el euro, no contemplamos otra opción que no sea que Grecia no siga siendo un estado miembro del euro. En segundo lugar, que el programa de rescate hacia Grecia debe aprobarse cuanto antes. Estamos a la espera de la propuesta de Syriza y su primer ministro Tsipras. Ese programa debería combinar conceptos como la modernización de la economía griega, de su sistema fiscal y de su administración pública con políticas de crecimiento y de inversión pública y con la ayuda a una crisis humanitaria que vive gran parte de la población griega. Ese es el planteamiento que tenemos los socialdemócratas.

Ahí podríamos hablar de opciones para reestructurar la deuda pública griega, de poder encontrar fórmulas de refinanciación, ya que es muy abultada. En todo caso hay que esperar a la propuesta de Tsipras, pero la voluntad de los socialdemócratas, y me he reunido con el primer ministro Renzi, con el vicecanciller alemán Gabriel, con el presidente francés Hollande...y todos tenemos un mismo afán: Grecia debe permanecer en el euro y no podemos dar la espalda al pueblo griego. Pero insisto, el tercer elemento es lógicamente que la zona euro es como un club con socios donde todos tenemos que respetar las reglas y esta es una de las exigencias que le hemos hecho a Tsipras. Tiene que respetar las reglas y dentro de esas reglas debe materializar sus propuestas.

Le traslado una reflexión que a buen seguro habrá leído. Una pregunta formulada en varios medios. ¿Qué papel ha jugado la socialdemocracia en este proceso duro de negociaciones? Hay quien ha echado en falta una mayor preponderancia de la socialdemocracia en este proceso de negociación.

Probablemente sí. Pero también, por ser justos, hay que reconocer que si el BCE está ayudando con liquidez a una economía como la griega, si tenemos un 'plan Juncker' con inversiones públicas, que nos gustaría que tuviese una mayor cantidad de recursos públicos pero que ya es una semilla para hacer políticas expansivas de crecimiento, si tenemos un plan de garantía juvenil para los jóvenes menores de 25 años desempleados, que ahora vamos a aumentar y a elevar la edad hasta los 30 años, todo esto son propuestas que ha puesto encima de la mesa la socialdemocracia europea. Y son propuestas que se están poniendo en marcha gracias a la socialdemocracia europea.

La pregunta es: ¿Ha estado presente la socialdemocracia europea? La respuesta en sí. Probablemente con menor intensidad de la que nos gustaría, pero sí que ha estado presente. Nos gustaría que más de estas políticas se pusiesen en marcha. Mire, incluso algunas de las políticas que rechazaba Rajoy cuando era líder de la oposición con Zapatero como presidente del Gobierno, como flexibilizar los objetivos del déficit a lo largo de los años y adecuarlo al ciclo económico de cada uno de los países...eso ha sido propuesta de la socialdemocracia. Con lo cual, inversiones públicas, mayor compromiso del BCE, el plan de garantía juvenil para luchar contra el desempleo o la flexibilización de los objetivos del déficit tiene el sello de la socialdemocracia europea.

Hay quien sostiene que Renzi y Hollande han tenido un papel secundario. Le pregunto por la negociación con Grecia.

No es cierto en ambos casos, y menos personalizarlo en el presidente de la República francesa, François Hollande, cuando él dijo ayer mismo con Merkel, el día después del referéndum griego, que la puerta estaba abierta, que quería que Grecia estuviese en el euro. Países como el nuestro y el propio PSOE nos sentimos identificados con el papel del socialismo francés en este punto. Me hubiese gustado que Rajoy hubiese tenido este mismo planteamiento. El presidente del Gobierno ha amenazado, junto con voces importantes de su equipo de gobierno, con la salida de Grecia del euro y eso ha provocado que España esté ausente de un Consejo Europeo como consecuencia de su posición extrema. Y eso es lo que lamento y critico, esa irresponsabilidad por parte del presidente del Gobierno. Me gustaría que Rajoy tuviese una posición más constructiva y de diálogo, donde se sustituyera la palabra confrontación por acuerdo, la palabra castigo por entendimiento, la palabra austeridad por políticas de crecimiento y ‘Grexit’, dejarlo atrás y abogar por un proceso de integración europea.

España también tuvo negociación con Europa, recuerde el rescate de los bancos, también con su propia condicionalidad. Aquello derivó, entre otras cosas, en el controvertido el artículo 135 de la Constitución. Supongo que usted mantiene su intención de modificar este artículo.

Absolutamente, de hecho, junto con la reforma constitucional que vamos a llevar en el programa electoral y que espero articular si soy presidente del Gobierno, si tengo el honor de contar con la confianza mayoritaria de los españoles, desde luego voy a modificar el artículo 135 y completarlo.

Como socialistas, estamos a favor de la estabilidad presupuestaria. Estamos a favor de la estabilidad presupuestaria porque es la única manera de sostener el estado de bienestar, es decir, la igualdad de oportunidades de nuestros hijos y que nuestros mayores, o nosotros, cuando caemos enfermos, podamos tener a una sanidad pública, universal y gratuita.

Dicho esto, también es cierto que la crisis y las políticas de recortes que ha puesto en marcha el presidente Rajoy han puesto en riesgo la propia existencia de la educación pública y nuestro sistema de sanidad público. Esto es algo que tenemos que garantizar en nuestra Constitución y ese va a ser el significado de la modificación del artículo 135.

¿Tiene alguna idea? ¿Algún borrador?

Mañana vamos a presentar el grupo de constitucionalistas que va a poner negro sobre blanco la propuesta de modificación constitucional que vamos a llevar a las elecciones generales, sea cual sea el mes que decida el señor Rajoy para celebrar esas elecciones. Y lo vamos a centrar en tres ejes. Uno, en el reconocimiento en nuestra Constitución de nuevos derechos y nuevas libertades que en la Constitución de 1978 no existían. Me refiero a derechos ambientales o a la igualdad de género, que no es que no existiesen, pero que no estaban tan a flor de piel como están ahora en el debate político y ciudadano.

Vamos, por tanto, a reconocer nuevos derechos ciudadanos, vamos a blindar el estado del bienestar completando el artículo 135 y vamos a abordar el conflicto territorial que se ha negado a abordar Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. Queremos revalidar el pacto entre generaciones que supone la Constitución como norma de convivencia entre todos los españoles. Por razones biológicas no pude votar la Constitución de 1978 y me apetece votar, junto a otros jóvenes y no tan jóvenes, una Constitución actualizada para una España del S.XXI.

Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, gracias por habernos atendido.

Un placer, buenas noches a todos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?