Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 07 de Diciembre de 2019

Otras localidades

La tendencia a meter en la cárcel por lo que se dice

La acusación de enaltecimiento del terrorismo contra los dos titiriteros es absurda y difícilmente se podrá mantener en los tribunales. Esos dos titiriteros no tienen sentido común, pero eso no justifica que los demás estemos locos

El área de Cultura del Ayuntamiento de Madrid es una permanente fuente de crisis. Primero fue el concejal que no podía dejar de escribir en Twitter, después unas placas conmemorativas de un fusilamiento, arrancadas sin la menor razón; ahora, un espectáculo de títeres que parecía más bien dirigido a militantes de CNT que a niños.

El incidente provocado por Títeres desde Abajo demuestra dos cosas: primero, la necesidad de que la alcaldesa Manuela Carmena coloque a alguien de capacidad comprobada para controlar el área de Cultura e impedir que se sigan cometiendo despropósitos. Y, segundo, que en este país hay una desagradable tendencia a querer meter en la cárcel a la gente por lo que dice y no por lo que hace.

Lo primero es lo primero. La acusación de enaltecimiento del terrorismo contra los dos titiriteros es absurda y difícilmente se podrá mantener en los tribunales. Condenarles de uno a dos años de cárcel sería un despropósito jurídico, como ya vino a decir la Audiencia Nacional en un auto de 2015 que archivó una denuncia parecida. Ellos, esos dos titiriteros, no tienen sentido común, pero eso no justifica que los demás estemos locos.

Quede claro que tampoco procede que estos dos artistas y la persona que programó su espectáculo como actividad infantil, se conviertan de repente en referentes del ejercicio de la libertad de expresión. Si se hubieran callado, el mundo no hubiera perdido nada. A nadie con un poco de sentido artístico se le ocurre programar una función semejante para un público infantil. Y a nadie con un poco de sentido de la proporción se le ocurre meterles en prisión sin fianza.

Es una lástima que los ciudadanos de Madrid no podamos hablar de las mejoras en el Ayuntamiento ni de las cosas importantes que hay todavía que hacer porque tenemos que soportar, por un lado, la acumulación de meteduras de pata de unos concejales y, por otro, la permanente voluntad de los enemigos de Carmena de convertir en terribles escándalos lo que son torpezas y estupideces.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?