Jueves, 21 de Enero de 2021

Otras localidades

NIGERIA

"La gente piensa que los bebés de las secuestradas heredan los genes de Boko Haram"

La periodista Chika Oduah y la investigadora Joanne Mariner describen la vida en los dominios de Boko Haram, el grupo terrorista más sangriento del mundo

Así es la vida en los dominios de Boko Haram: "La gente piensa que los bebés de las secuestradas heredan los genes de Boko Haram"

Chika Oduah

 El #BringBackOurGirls que gritó el mundo hace un par de años no fue suficiente. Hoy falta información oficial sobre el paradero de las niñas y cuántas han sobrevivido al secuestro de Boko Haram, el grupo terrorista más sangriento del mundo por delante de Estado Islámico. La organización recurre a cualquier medio para establecer su bastión en la región de Borno, al noreste del país.

Se cuentan por miles las jóvenes secuestradas en las comunidades nigerianas por hombres de este grupo para utilizarlas como esclavas en campamentos en los que poco vale la vida.

“No dejaban que te movieras ni un centímetro. Si querías ir al baño, te acompañaban. Éramos esclavas. Damos gracias a dios de estar vivas, damos las gracias al ejército por salvar nuestras vidas. Todos los días éramos testigos de la muerte de una de nosotras… y esperabas tu turno

Este es el testimonio para la agencia Reuters de Asabe Umaru, una chica de 24 años (madre de dos niños) que fue rescatada de sus captores. Ahora se enfrenta al estigma en sus comunidades que desconfían de las retornadas… quizás por la crueldad del grupo de la que se habla entre familias que afrontan con pesar el futuro sin sus hijas.

La periodista nigeriana Chika Oduah recorre las zonas más inestables de su país para contarle al mundo la realidad de Boko Haram y el territorio que domina.

¿Qué ha fallado en un país con tanto potencial como Nigeria?

Sí, es cierto… Llevamos décadas diciendo que Nigeria tiene mucho potencial. En realidad, no nos damos cuenta del potencial que tiene porque toda la atención está centrada en el petróleo y en su producción. Mucha gente dice que eso ha sido una maldición para Nigeria porque ha hecho que nos olvidemos de la agricultura y ahora no producimos nuestros propios alimentos. ¡No producimos para comer! Eso ha desencadenado una situación de inseguridad general… Son los efectos de esa sobreexposición al petróleo.

Pero sí… la agricultura ha sido la gran perjudicada. No hemos invertido lo suficiente en agricultura en los últimos tiempos. Antes de descubrir el petróleo, la agricultura era la principal fuente de riqueza en mi país. Era la locomotora de Nigeria en los 50 y en los 60. Pero ahora los agricultores sufren porque no tienen ningún tipo de ayuda… Es demoledor para nuestra economía.

¿Por qué surge Boko Haram?

Hay una larga historia sobre el origen de Boko Haram. Empezó con personas que se sentían abandonadas por el gobierno. Esta gente sentía que les estaban forzando a cambiar su modo de vida, les obligaban a acercarse a un tipo de cultura occidental que no era el suyo y lucharon contra eso. Ese es realmente el origen de Boko Haram, una mezcla de pobreza y la obligación de cambiar de estilo de vida… La gente se opuso a eso y les respondieron con violencia.

Parecería que Boko Haram contaba entonces con muchos apoyos en esa zona…

¡Cierto! Tenía simpatizantes entre los civiles y entre los políticos y gobiernos locales de los que recibían apoyo. Financiación y cosas como esa… No eran demasiados pero la verdad es que era fácil reclutar entonces.

¿Y hoy?

Ahora la gente los rechaza… Las comunidades que abrazaron al grupo en el pasado han comprendido que Boko Haram sólo ha destruido sus vidas… Ha destrozado la economía local, sus recursos, las granjas, las escuelas… Es pura destrucción. Ellos han visto la destrucción y sólo después de eso dicen “Nunca más Boko Haram”.

Es conocida mundialmente el secuestro de niñas y jóvenes por parte de este grupo terrorista ¿Cuál es el papel de estas chicas dentro?

Estas chicas desempeñan muchos roles dentro de Boko Haram.

Las utilizan para hacer ataques suicidas… También necesitan cocineras, alguien que se encargue de las tareas domésticas… pueden utilizarlas como espías para obtener información de lo que pasa en la comunidad… Y para procrear. Para que den a luz a una nueva generación.

¿Qué se sabe de las niñas de Chibook?

En diciembre, el presidente de Nigeria confesó públicamente que no sabe dónde están. No hay información militar que confirme su paradero… ni siquiera cuántas siguen vivas. No hay información oficial.

El mundo se volcó con este secuestro pero son muchas más las niñas que sufren la violencia de Boko Haram…

Es así. Hace poco, Amnistía Internacional calculó que dos mil niñas han sido secuestradas desde la aparición de Boko Haram. Es normal que la atención del mundo se centre en las niñas de Chibook. Fue un secuestro masivo e impactante pero son muchas más las niñas que siguen sufriendo y yo espero que el secuestro de las niñas de Chibook ayude a que se conozca la situación de otras niñas que también están sufriendo en manos de Boko Haram.

Usted visitó Chibook hace poco… ¿cuál era el ambiente en las calles?

En aquel momento estaban a punto de celebrarse las elecciones y la mayoría de la gente de Chibook confiaba en el candidato de la oposición, el actual presidente Buhari. Es general así que la gente le votó después de que prometer que su experiencia militar derrotaría a Boko Haram

Ha pasado el tiempo y ni siquiera tenemos información de las niñas así que la gente de Chibook se ha enfadado. Hace poco, los padres protestaron ante el gobierno pero no ha habido respuesta.

La gente intenta volver a su vida normal pero lo hacen con una enorme sensación de pérdida… la pérdida de una hija. Y en la mayoría de los casos son las hijas mayores de la familia, chicas de instituto porque el objetivo de Boko Haram son jóvenes de quince a 18 años.

Perder a la hija mayor de la familia es una gran desgracia, sobre todo para esta cultura en la que las hijas mayores son muy poderosas. Tienen un peso muy importante en la familia.

Ellos intentan volver a su vida normal pero falta una figura esencial en casa… Además, la mayoría de ellos son granjeros y sus hijas las ayudan en la gestión de la granja y ahora faltan…Es una herida que no se puede reparar y que nadie te va a reparar…

¿Y las escuelas? ¿Funcionan con normalidad?

No en todas partes. Hay algunas que siguen cerradas por amenazas de Boko Haram… algunas han reabierto pero la de Chibook sigue cerrada.

¿Hay miedo entre los padres?

Sí, pero es normal porque Boko Haram envía cartas a las casas … La gente se levanta y ve una carta de Boko Haram en los mercados que en realidad es una amenaza que dice que va a bombardear la escuela así que los padres solo piensan en sacar a sus hijos de allí…

¿Qué ocurre con las chicas que consiguen regresar?

El estigma, ese es el gran asunto. Diez de las niñas de Chibook que consiguieron escapar están viviendo en Estados Unidos. Yo me fui a verlas y hablé con ellas. Me contaron que todavía sufren problemas para dormir porque tienen pesadillas con Boko Haram. Sueñan que salen de Nigeria y se van a Estados Unidos para secuestrarlas de nuevo.

Me contaron que cuando consiguieron escapar de Boko Haram y volvieron a sus comunidades, la gente las llamaba “las esposas de Boko Haram”... Lo más complicado que tienen que afrontar es el estigma de que te asocien con terroristas. También sufren las mujeres embarazadas de milicianos de Boko Haram… la gente piensa que el bebé hereda los genes del grupo y que se convertirá en un miliciano.

¿Reciben algún apoyo del gobierno de Nigeria?

No

En noviembre, los atentados de París acapararon la atención internacional. No ocurre lo mismo con Nigeria donde los ataques yihadistas son más frecuentes ¿Qué piensa ante este evidente desequilibrio?

Siempre es triste y me rompe el corazón pero creo que el problema es interno… Días antes de los ataques en París de enero hubo un atentado muy grave de Boko Haram en Nigeria. El presidente envió un mensaje de condolencias a las víctimas de París pero no dijo nada de Nigeria. La prensa le criticó porque no se acordaba de sus víctimas…

Los nigerianos deben preocuparse por sus problemas. No debemos esperar que el Mundo nos resuelva nuestros propios problemas así que no voy a acusar a la opinión pública internacional de olvidarse de Nigeria porque los nigerianos no le está prestando demasiada atención a Boko Haram.

Y luego está algo parecido a la apatía… cuando escuchas algo que se repite. Un ataque en Nigeria… otro, otro, otro...se convierte en algo cotidiano. Pero un ataque en París es la novedad y es noticia.

Pero también tiene que ver con el poder… el peso que tienes o no en las relaciones internacionales. Los africanos todavía no lo tienen. Es lo mismo que cuando muere un hombre rico y un hombre pobre. La gente da más importancia a la muerte del rico porque tiene más poder e influencia. También tiene que ver con las relaciones internacionales.

¿Y cómo está afectando la lucha contra el terrorismo en Nigeria al trabajo de defensoras de los derechos de la mujer como usted?

Yo diría que el terrorismo las está haciendo más fuertes. Les dan más razones y más fuerza para seguir adelante con su lucha. Provocar su enfado alimenta la llama de su lucha.

 

ejecuciones extrajudiciales, tortura y hacinamiento carcelario

La lucha contra Boko Haram también aparece reflejada en el último informe anual de Amnistía Internacional publicado la semana pasada. La organización ha documentado miles de abusos y violaciones de los Derechos Humanos amparados por legislaciones aprobadas al amparo de la lucha contra el terrorismo. La investigadora de Amnistía, Joanne Mariner, habla en Punto de Fuga de la siutación en la zona.

¿Qué información ha recabado en su investigación?

Acabamos de pasar diez día en el norte de Nigeria y en Camerún. Hemos hablado con docenas y docenas de civiles que viven en las zonas fronterizas, tanto del lado nigeriano como del camerunés. Todos ellos han sufrido ataques de Boko Haram.

No estamos hablando de un ataque o un par de ataques... Estas comunidades son atacadas frecuentemente por los grupos ligados a Boko Haram y últimamente estos ataques son perpetrados por suicidas que atentan contra mercados, en plazas públicas, en edificios oficiales...

Hace poco, un ataque en el norte de Camerún mató a más de veinte personas y dejó heridas a otras cincuenta. Fueron dos niñas, probablemente secuestradas por Boko Haram, las que actuaron como terroristas suicidas.

Y esto se está volviendo muy habitual. Es prácticamente diario.

El objetivo es hacer daño a la población...

¡Totalmente! Su objetivo es infundir el terror en la población civil. Y lo que intentan es forzar el reclutamiento de nuevos civiles. Intentan que comunidades enteras se unan a ellos. Y no lo hacen tratando de convencer a los civiles sino a través de la represión, asesinando a todo el que se opone a ellos públicamente... matando a todo aquel que se niega a dejar su granja y sus animales... Secuestran a personas... Utilizan a mujeres y a niñas como esclavas sexuales y como suicidas.

La violencia y la brutalidad de este grupo es impactante. Es triste pero la población de esas zonas fronterizas no sólo ven violados sus derechos humanos por el grupo Boko Haram. También lo sufren por parte de los ejércitos de su país. Hemos hablado con pueblos que han sufrido ataques brutales de Boko Haram y una semana después, o un mes después, son atacados por los ejércitos que llevan a cabo ejecuciones extrajudiciales de civiles. Y muchos de ellos son detenidos y desaparecen. Hay casos en los que desaparecen grupos enteros... Hay, de hecho, el caso de un secuestro masivo de cien personas de las que no se sabe nada desde hace un año.

¿Diría que están estos gobiernos aprovechando la excusa de la lucha contra el terrorismo para recortar derechos civiles?

Desde luego que lo que vemos son serias violaciones de los Derechos Humanos de la gente que vive en estas zonas. La gente está abandonando sus aldeas por el acoso de Boko Haram y de los ejércitos, especialmente en las zonas más fronterizas que se están quedando vacías por el éxodo masivo de su población.

Esto provoca que no sólo nos enfrentemos a una crisis de Derechos Humanos sino también a una crisis humanitaria porque la gente no puede cuidar sus cosechas ni sus rebaños -que en ocasiones son robados por Boko Haram-... Así que estamos ante un desplazamiento importante de población y el sufrimiento humanitario es bastante grave.

¿Y cómo está afectando esta situación a las garantías judiciales y derechos legales de la población?

Sí está afectando. El pasado mes de diciembre, en Camerún, se aprobó una ley contra el terrorismo que limita y viola derechos fundamentales porque incluye una defición amplísima de lo que es terrorismo y se puede aplicar a cualquiera.

Los casos son juzgados por tribunales militares y no civiles. Y estos tribunales dictan sentencias de muerte para prácticamente cualquier caso... la mayor parte de las personas detenidas bajo esta ley, han sido ejecutadas. Ya se han dictado más o menos un centenar de sentencias de muerte y se dictan sin contar con pruebas ni evidencias.

Yo asistí a varios juicios y en ninguno de ellos se llamó a testigos a declarar... las pruebas que se presentaron como evidencias de los delitos eran extremadamente débiles. En uno de los casos bastó con la sospecha de ser espía... y todos los acusados son condenados a muerte.

Lo que nosotros estamos haciendo es reclamar al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que presione al país para que revise la ley y la reforme acorde a los estándares internacionales.

¿Qué otras violaciones de derechos humanos le preocupan?

Desde luego que el más alarmante es la violación del derecho a la vida que es el principal de todos ellos... Y este derecho no se está respetando a diario en las comunidades porque Boko Haram está ejecutando ataques en los que mueren centenares de personas pero, como comentaba antes, los ejércitos también llevan a cabo ejecuciones extrajudiciales y matan a gente por la sola sospecha de estar colaborando con Boko Haram.

Hay también serias violaciones de derechos cuando aplican la tortura o trato inhumano a los detenidos. Hay cárceles en las que agolpan a miles de presos cuando el centro sólo está diseñado para pocos cientos. Hay falta de comida, falta de atención médica... Hemos registrado una media de seis presos que mueren cada mes por vivir en estas condiciones infrahumanas.

Además, hay miembros de Boko Haram en esas cárceles que aprovechan esta situación para reclutar a más hombres en medio de esas condiciones... y eso es muy preocupante...

¿Les ha resultado difícil desarrollar su investigación?

Es muy complicado desarrollar una investigación. Es una zona de difícil acceso, es peligroso (por los ataques de Boko Haram y también por los secuestros)... Así que hay muy pocos periodistas trabajando allí y tampoco resulta fácil para los investigadores de derechos humanos.

Además, cuando consigues llegar, resulta muy complicado acceder a la población porque están asustados. Nosotros lo hemos conseguido después de dos años de trabajo en los que hemos establecido contacto con imanes, grupos locales de derechos humanos y otras fuentes locales con las que trabajamos para llegar a la gente pero resulta muy complicado.

¿No es desequilibrada la atención que le prestamos al terrorismo en Occidente comparada con la información en África?

Desde luego... si atendemos al impacto del terrorismo... al número de ataques y víctimas en el norte de Nigeria y en el norte de Camerun... vemos que el impacto es mucho mayor que en Occidente.

La gente esta muriendo a diario y no se le presta atención a menos que haya una crisis migratoria. El mundo ya conoce lo que pasa en Siria pero en estas regiones de Nigeria, Camerun o Chad son ignoradas.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?