Sábado, 11 de Julio de 2020

Otras localidades

UNIVERSOS PARALELOS

El cultivo y la exportación del algodón hacen que esta materia prima no sea barata

En 70.000 hectáreas de superficie cultivada, puede llegar a consumir por goteo 3.000 metros cúbicos de agua y se pueden llegar a recolectar 3.500 kilos brutos de producto.

A día de hoy, cuando renovamos nuestro armario, miramos por nuestro bolsillo y nos fijamos principalmente en el precio, aunque también es cierto que cada vez más gente está concienciada y prioriza una producción de trabajo digno. Pero además de la etiqueta del precio, también está la etiqueta de cómo lavarla y la de los materiales... ¿Ustedes leen esta etiqueta? Búsquenla en la ropa que lleve puesta en este momento. Además del "made in Turkey", o "made in Bangladesh" o "Hecho en España"... mire cuánto porcentaje de algodón contiene. ¿Lo ve? Seguramente no porque las letras son muy pequeñas, pero los materiales marcan la calidad de la prenda. Uno de los mayoritarios es el algodón.

Históricamente: Asia, por supuesto, es uno de los enclaves algodoneros. Y se cree que hace unos 8.000 años se dio el primer cultivo en Mexico, donde está la mayor diversidad de especies silvestres. Cuando llegaron los españoles en el siglo XVI vieron que la ropa que llevaban estaba hecha con sus fibras. También en Perú lo cultivaban en zonas costeras y lo intercambiaban con los pescadores por grandes cantidades de pescado. Sin duda, fue la Revolución Industrial la que significó un estímulo para el cultivo del algodón tanto para Gran Bretaña como para su colonia en la India. Pero este país no era capaz de producir tanto como se le demandaba, y a esto se suma que apareció al mismo tiempo una variedad de fibras más largas y resistentes, por lo que el mercado se desvió a Estados Unidos y el Caribe. Un detalle de gran peso era que este algodón lo producían los esclavos, y por lo tanto, como pueden imaginar, el algodón era más barato. Nada que no sepamos a día de hoy.

 Por la peculariedad de la planta, antes de la llegada de la maquinaria, el algodón exigía abundante mano de obra para recoger las cápsulas de las que emergen las fibras. Y precisamente de esto, hemos hablado con Felipe Rey, que lleva 40 años en el mundo del algodón, y diez en la empresa Algodonera del Sur, como director de marketing, en Lebrija, Sevilla. Es la única empresa de Europa que tiene la capacidad de trabajar el algodón de fibra extra larga, o lo que es lo mismo, el algodón Egipcio. 

 El periodo de siembra es desde mediados de marzo hasta mayo, y la recolección entre septiembre y octubre. ¿Qué pasa? que las temperaturas extremas de Sevilla retrasan la aparición del algodón y las lluvias de septiembre generan problemas en la recogida por la humedad. Esta ha sido la principal motivación para la adpatación de nuevas variedades. Y para conseguir l a adaptación al clima del valle del Guadalquivir ha habido detrás años de investigación.

Otra característica de esta planta son sus raíces, ancladas en una superficie arcillosa.

En España desde hace casi cuarenta años se hace una recolección con la maquinaria, y esta ha ido evolucionando con las mejoras tecnológicas. Felipe nos describe dos tipos de maquinaria: La del husillo, que son más del 90% y las que se asemejan más a lo que hacían nuestros bisabuelos y tatarabuenos. Y la máquina striper lo hace como si la cogiéramos con la mano, con el problema de que en septiembre está la planta seca y corta la fibra al rozar con el algodón.

Con esta maquinaria es posible recoger las 70.000 hectáreas de cultivo algodonero que trabajan hasta ocho desmotadoras. De este terreno se llegan a extraer unos 3.500 kilos brutos, es decir, esto es lo que pesa cuando sin separar la fibra de la cápsula.

Y esta variedad de algodón de fibra extra larga es de regadío. Felipe Rey nos da cantidades del consumo de agua:

 Un factor que tiene especial importancia es cómo afecta el cambio climático y a esto hay que sumarle la batalla contra las plagas de mariposas eliotis y gusano rosado, además del pulgón y la araña roja que atacan a la mayoría de cultivos de regadío.

Cuando todas estas fases se superan y ya se tiene limpio el algodón, ¿a dónde va a parar? Se exporta todo.  Y la fibra extra larga también se exporta a Italia, Alemania... porque son países con mayor capacidad técnica.

Porque, como decía Felipe, apenas quedan hilaturas en España, todas han emigrado al extranjero para fabricar las bobinas de hilo, lo que sumado a los cuidados del cultivo, el algodón de nuestra ropa no resulta precisamente una materia prima.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?