Miércoles, 01 de Diciembre de 2021

Otras localidades

Cuando descubrimos el Caribe y el Todo Incluido

Un anuncio de publicidad, protagonizado por un gris oficinista al que bautizaron como Curro, despertó nuestro deseo de conocer playas lejanas

Corría 1996 y Curro representaba a un tipo corriente, un oficinista gris que en esa década en la que empezó a democratizarse lo de viajar, pudo llegar hasta el Caribe. Unas gafas de buceo, un tubo y unas aletas bastaron para contagiar a varias generaciones el gusto por cambiar las playas de levante por las del otro lado del mundo. Los españoles descubrieron el paraíso representado con aguas cristalinas, arena blanca y cocoteros.

Asociado a este turismo nació una pulserita que era el pasaporte al relax y al T.I., todo incluido. En aquellos viajes aprendimos a beber la piña colada con pajitas de colores y sombrillita de papel tumbados al borde de la piscina. Se comía y se bebía a todas horas y nos invitaban a participar en actividades de todo tipo también a todas horas.

Musicalmente triunfaban los ritmos latinos. Sonaban Chayane, Gloria Stefan o Ricki Martin con esa “María” que bailábamos hasta el amanecer en unos hoteles de cuatro o cinco estrellas de los que la mayoría no salían hasta el día que tocaba volver al aeropuerto.

Los principales destinos de curro fueron Cancún en Méjico y Punta Cana en la República Dominicana. Compramos sol, lujo, playas y exotismo en español. Se pagaba en una vez y la sorpresa no estaba en el precio sino en ese viaje que nos llevó tan lejos, por primera vez, en esos veranos de los años 90

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?