Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 26 de Agosto de 2019

Otras localidades

Soleá Morente y la estela de 'Omega'

En el Spotify de la hija mediana de Enrique Morente conviven Fleet Foxes y Marifé de Triana, y entre el público de sus conciertos ve a gitanos con sombrero y a indies con flequillo

"Que eres mu'tonto lo sabía toda Granada. Más tonta soy yo que me acabo de enterar" (Tonto, Soleá Morente). /

El estreno (de solo unos minutos) del documental Omega en el Festival de Cine de San Sebastián nos ha recordado que, aunque parezca mentira, ya han pasado 20 años desde que Enrique Morente y Lagartija Nick publicasen uno de los mejores discos de la música española.

Un experimento en el que el flamenco chocaba con el indie rock, pero apoyándose en poemas de Lorca o composiciones de Leonard Cohen. Un disco transgresor (entonces y ahora) que, con el tiempo, se ha convertido en una obra de culto, estudiada e irrepetible.

Soleá Morente tenía 11 años cuando la comunidad flamenca y el (aún minoritario) público indie empezó a flipar con versiones como Manhattan o Pequeño Vals Vienés. Quizá por eso, 20 años después, pueda cantar —sin red y sin despeinarse— con voz de funambulista.

Y es que en Tendrá que haber un camino (Sony, 2015), como ya pasaba en Encuentro (El Volcán, 2013), su disco con Los Evangelistas, Soleá Morente canta como si estuviese a punto de caerse al vacío del flamenco o al del indie. Pero no, al final no se cae. Sigue caminando. Y lo hace apoyándose tanto en elementos presentes en Omega —Lorca, Leonard Cohen y la herencia de su padre— como en otros que, en parte, son producto de ese disco: J de Los Planetas, La Bien Querida...

¿Cómo consigues mantener ese equilibrio a la hora de cantar?

Me sale natural. No busco un sonido en conreto. Todo es según me vaya viniendo. A veces me sale un quiebro flamenco o una frase más hablada, y no me privo de hacerlo. Pero me cuesta mucho ponerle etiquetas a las cosas. Así soy yo y esa es mi forma de cantar.

¿Cómo estás llevando el disco a los escenarios?

Estoy disfrutando muchísimo de cada público y de cada escenario. Todos son diferentes y me sorprende cómo van cambiando las canciones, pero también la variedad del público. En Cáceres, por ejemplo, había gente mayor, gente joven, aficionados al flamenco, seguidores de la familia, gente a la que le gusta el indie… Eso me llama mucho la atención y me da fuerzas para seguir adelante.

¿Desde el escenario ves a gitanos con sombrero y a indies con flequillo?

¡Algo así! Me encuentro a gente de la peña flamenca, a gitanos aficionados al cante y también a fans de Los Planetas, Lagartija Nick o La Bien Querida.

¿Quién te acompaña en la gira?

A la batería, Mazo, de Pájaro Jack. A la guitarra eléctrica, Florent, de Los Planetas. Con el bajo, a veces viene Antonio Arias, de Lagartija Nick, y a veces José, de Napoleón Solo. JJ Machuca, de Lori Meyers, al teclado. Miguel Martín, de Los Portazos y ex de Lori Meyers, a la guitarra acústica. Y bueno, a la guitarra flamenca, Eduardo Pacheco, que es hijo de Carmen Linares, o a veces Montoyita, mi tío.

¡Menuda superbanda!

¡Estoy muy bien acompañada! Me considero afortunada porque tengo amigos maravillosos que me han apoyado y a los que admiro mucho.

¿Cómo explicarías qué es el indie?

El concepto es muy amplio. Yo diría que es una actitud en la vida, contigo mismo y con los demás. Para mí es un camino. Cuando digo "Tendrá que haber un camino", el títitulo del disco, me refiero a ese camino alternativo a la estructura dominante. Una estrucutra al margen de la que nos venden, esa en la que casi te obliganan a vivir... Existe otro camino: el de la libertad, el de la imaginación.. No pasa nada por hacer lo que te da la gana, siempre y cuando sea de verdad y no haga daño nadie.

¿Qué significa Federico García Lorca para ti?

En casa le llamamos Federico. Mi padre, sin haberle conocido, ¡le amaba y le admiraba tanto! Se sentía muy identificado con ese grito tan potente, tan sincero y tan sensible hacia la libertad. Y yo, como oía hablar de Federico desde pequeña, pensaba que era un tío o un primo lejano. Alguien de la familia… ¡Hasta que fui entendiendo que era Federico García Lorca! Me parece muy injusto que muriera de esa forma. Lo que tendríamos que haber hecho es cuidarle e intentar que no muriera nunca. Ahora solo podemos seguir leyéndolo, seguir cantándolo y aplicar su disciplina a nuestra vida.

¿Ya estás preparando el tercer disco?

Estoy en ello, sí. Ahora, precisamente, estoy con la guitarra. Escucho mucha música y recojo lo que estoy viviendo. Las impresiones que me estoy llevando, lo que tengo dentro de mí... Aún no tengo nada claro, solo varias ideas abstractas. ¡A ver qué sale! pero sí, estoy en un mundo que huele a recién nacido. Escuchando mucha música, leyendo, tocando la guitarra…

¿Es tuya alguna de las canciones del disco?

No. Al final siempre acudo a algún maestro o a alguna maestra que me ayude a terminar…

¿Pero ahora sí estás componiendo?

Trato de hacerlo. Empiezo, me tomo un tiempo, lo retomo… Me apetece mucho, sí. ¡A ver si consigo componer una buena canción de principio a fin! Es todo un reto.

'Todavía' tiene ADN de La Bien Querida...

¡Claro! Cuando me la pasó, me emocioné mucho y me sentí muy identificada. Tan sencilla y, a la vez, transmite tanto... Yo le adapté el ritmo de bulería flamenca y le metí un cajón. Toca la guitarra mi tío Montoyita, pero la composición es de Ana y le estaré eternamente agradecida porque cuando ya tenía el disco encauzado, me faltaba algo de color y no sabía lo que era. Me faltaba La Bien Querida, claro...

¿A quién le dedicaste 'Tonto'?

¡A nadie en concreto! A todos nos ha pasado alguna vez en la vida... Que uno sea un tonto y más tonto seas tú por acabarte de enterar… La verdad es que a veces, dependiendo del público, nos planteamos si tocarla o no y, cuando no lo hacemos, a veces es la señora mayor de la primera fila la que nos la pide: "¡Tócame la de la tonta!".

¿Cómo llegó tus manos?

Es una canción de David Rodríguez, de Beef, otro de mis estandartes. De los que tengo en mi Spotify… Cuando me dijo que tenía una canción para mí y era el 'Tonto', ¡imagínate! Me puse muy contenta...

Te licenciaste en Filología Hispánica. ¿Qué libros estás leyendo?

'El pensamiento político de Gandhi', de Ana Fraga. Te lo aconsejo porque es un librito nada grueso y porque creo que es fundamental acercarse a su pensamiento. A mí me está viniendo muy bien, pero es que además creo que un artista tiene la obligación de comprometerse con la sociedad. También estoy con 'Solaris', de Stanislaw Lem, que está muy bien. Y el otro día leí 'Paciencia, de Daniel Clowes...

¿Y qué discos estás escuchando?

Si abres mi Spotify verás una mezcla muy rara porque lo mismo te encuentras a los Fleet Foxes que a Marifé de Triana, Stereolab, Natalia Lafourcade o el último disco de Napoleón Solo.

Pronto actúas en el Enofestival. ¿Qué relación mantienes con el vino?

El mundo del vino es un arte. Me gusta ir catándolos para descubrir sabores, aromas… No solo se trata de pasártelo bien con tus amigos. Y el cartel de este año, ¡me encanta! Lorena Álvarez, Joe Crepúsculo...

Justo este año has grabado 'Sangre y alquitrán' con Joe Crepúsculo para la banda sonora de la película Toro...

¡Sí! Le admiro mucho y me lo paso genial con él. Cada vez que nos vemos sucede alguna aventura, con el Crepúsculo...

¿Y para cuándo una colaboración con Niño de Elche?

¡Me encantaría! Admiro muchísimo lo que hace. Me parece una persona muy valiente y lo que hace es muy interesante y necesario. Creo que nos conocimos en Vic, cuando presentó el disco. Le sigo y me parece un tío excelente, pero no se ha dado la ocasión.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?