Lunes, 25 de Enero de 2021

Otras localidades

HOY POR HOY HOY POR HOY Àngels Barceló entrevista al expresidente Felipe González
SOFÁ SONORO | LOS DISCOS DEL AÑO

Los discos del 2016 para Sofá Sonoro

Recopilamos los diez mejores discos internacionales del año

Los discos del años 2016 para Sofá Sonor

Los discos del años 2016 para Sofá Sonor / CADENA SER

10) Ryley Walker | Golden sings that have been sung

Ryley Walker ha firmado este año uno de los mejores discos de su carrera, el cuarto disco desde 2014 de este chaval de 27 años que está haciendo muy bien las cosas en Chicago. Su nuevo disco es conciso, breve y golpea con fuerza con unos temas sugerentes y pausados, emocionantes y desbocados. Un trabajo que confirma que este joven compositor es uno de los nombres a seguir para los amantes de la música americana.

9) Mavis Staples | Livin on a high note

Mavis Staples ha editado un fabuloso disco este año, un trabajo con temas compuestos por una decena de jóvenes artistas con firmas como la de Ben Harper, Nick Cave, Benjamin Booker, Valerie June, Bon Iver o M.Ward, productor del disco. Un álbum que busca contagiar alegría y positivismo tras, como dice la cantante, una carrera compartiendo penas. El disco, a pesar de lo diferente de los compositores, muestra una gran cohesión y suena como un todo, un todo sugerente que comparte la pasión por la vida de esta veterana de la música que vive en esta década el mejor momento de su larga trayectoria.

8) Nick Waterhouse | Never Twice

Nick Waterhouse es un treintañero de sonido retro, productor de los aplaudidos discos de Allah Las. Waterhouse debutó en 2012 con ‘Times all gone’ y en 2014 editó ‘Holly’, un disco que no tenía la misma fuerza, y ahora ha regresado con ‘Never Twice’, un álbum mayúsculo repleto de grandes canciones de soul, de rock, con baladas, con temas rompepistas como ‘Katchi’, un tema que firma junto a Leon Bridges. La tercera entrega de Waterhouse confirma que el californiano se encuentra en buena forma y que tiene un maravilloso futuro por delante.

7) Leonard Cohen | You want it darker

El testamento musical de Leonard Cohen es un disco tan oscuro como intenso, un álbum emocionante y delicado que cautiva con la voz profunda del poeta canadiense. Un trabajo breve y pausado en el que Cohen se adentra en buena parte de la temática de su obra, en su relación con esa muerte que le estaba esperando, en dios o el amor. Un disco que cierra una vida y una carrera con enorme elegancia y melancolía. Se fue el maestro del verso, se fue, como Bowie, dejándonos un álbum espléndido.

6) Karl Blau | Introducing Karl Blau

‘Introducing Karl Blau’ es un disco de versiones, pero es un disco que tiene entidad propia y un sonido magnífico y que recupera temas de folk de artistas malditos u olvidados, la mayoría conectados con el folk y el country del Nashville más oscuro. Un disco que sorprende desde su primera escucha marcado por la intensa voz de Blau y una genial forma de aproximarse a canciones en muchos casos olvidadas, aunque también hay alguna más conocida como el ‘To love somebody’ de los Bee Gees, la enternecedora versión de ‘Thats how I got to Memphis’ o el mágico ‘Fallin Rain’, una joya de casi diez minutos del muchas veces olvidado Link Wray.

5) VV.AA | Day of the Dead

Un lustro ha llevado dar forma a este disco triple que rinde tributo a los Grateful Dead con más de cincuenta canciones de otros tantos artistas. Bandas como The National, Wilco, War on Drugs o Mumford and Sons dan brillo a este sentido homenaje. Un trabajo memorable que recorre la obra de la mítica banda estadounidense desde nuevos matices, con la interpretación de grupos que bien podrían ser, por edad, hijos de los miembros de Grateful Dead y que rejuvenecen su música con gran acierto en la mayoría de los casos.

4) David Bowie | Blackstar

El año comenzó con buena noticia, nuevo disco de David Bowie. No sabíamos entonces, con aquellas primeras escuchas, que el músico nos dejaría poco después. Que aquel era su testamento. 'Blackstar' es un disco misterioso, complicado y rebuscado en el que Bowie se acompaña de una banda de free jazz y cuya belleza no se muestra a la primera escucha, pero que como los buenos cuadros, gana con la observación pausada, con los detalles, con unas escuchas que van revelando una complejidad maravillosa. Un artista como Bowie no se iba a despedir con un disco de duetos o de versiones, él tenía algo especial para su adiós, un disco experimental, arriesgado y misterioso. Un final perfecto y una lástima, seguía en forma.

3) Bob Weir | Blue Mountain

El viejo cofundador de los Grateful Dead ha regresado en solitario tras más de una década de silencio. Lo ha hecho empujado por los hermanos Dessner de The National y con letras de Josh Ritter. Acompañado de músicos jóvenes, Weir ha hecho un disco de viejas canciones vaqueras. Un álbum que suena añejo y que destila un extraño poso de sabiduría, la sabiduría de uno de los músicos con más conciertos a sus espaldas de todos los tiempos. Un álbum, este 'Blue Mountain', delicioso y delicado, tranquilo y sin sobresaltos, pero perturbador con encanto.

2) Sturgill Simpson | A sailors guide to Earth

Sturgill Simpson demostró con su anterior disco, el fabuloso 'Metamodern Sounds in Country Music', que le gustaba el riesgo. Aquel álbum funcionó bien y este exmilitar de Marina de EEUU salió reforzado. Arriesgar tiene recompensa. Con este nuevo disco Simpson subió la apuesta y se llevó el Gordo. Nominación a los Grammy compitiendo por el premio a disco del año con Beyoncé, Adele o Justin Bieber. La nueva entrega de Simpson es un disco tan sorprendente como el de Michael Kiwanuka. Un trabajo repleto de sonidos, referencias, cambios de ritmo y de estilos, un disco que atrapa y que gana con cada escucha.

1) Michael Kiwanuka | Love and Hate

El músico inglés ha editado este año uno de los discos más sorprendentes de la década. Tras debutar hace cuatro años con un gran disco de soul más clásico, Kiwanuka recurrió al productor Danger Mouse para dar forma a lo que tenía en la cabeza. El resultado es un álbum de temas largos, arriesgados y atrevidos. Un conjunto de canciones con las que el británico da un salto mortal hacia nuevos sonidos. La espera ha merecido la pena y canciones como 'Love and hate', 'Cold little heart' o 'Black man in a white world' son buena muestra de lo que esconde el último tesoro de Kiwanuka.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?