Domingo, 29 de Noviembre de 2020

Otras localidades

ENTREVISTA A GUILLERMO ARRIAGA

"La venganza provoca una espiral de violencia que no se detiene"

El autor mexicano ha presentado 'El Salvaje', su última novela, que tiene la revancha como eje vertebrador

De izquierda a derecha, Isaías Lafuente, Carles Francino, Guillermo Arriaga y Benjamín Prado.

De izquierda a derecha, Isaías Lafuente, Carles Francino, Guillermo Arriaga y Benjamín Prado. / Pablo Palacios

Salvaje, valiente. A ratos destructivo. Enamorado hasta las trancas. Huérfano hasta la médula. Desolado. Leal. Un chaval al que le tortura el sentimiento de culpa. Alguien que convive con la muerte. Alguien que lo ha perdido todo. Todo lo importante, al menos. Así es el protagonista de El Salvaje, el nuevo libro de Guillermo Arriaga. El mexicano ha estado este miércoles en La Ventana para hablarnos de su cuarta novela, que llega casi dos décadas después de El búfalo de la noche, la que era la última hasta ahora.

"La venganza provoca una espiral de violencia que no se detiene", ha señalado el autor mexicano, que ha empleado este sentimiento pasional como eje vertebrador de la novela. El protagonista, Juan Guillermo, alías Cinco, quiere vengar la muerte de su hermano, que provocó una oleada de fallecimientos en su familia. El protagonista solo ansía vengarse de Humberto: "Cuando la venganza es ya una posibilidad real cambia por completo la perspectiva. Hay momentos en que puede ser una fantasía, pero ya ejecutarla es una cosa completamente distinta".

Humberto es uno de los buenos muchachos, un grupo de chicos miembros del Movimiento de Jóvenes Católicos. Se trata de un grupo católico de ultraderecha del barrio, que campa a sus anchas por él, apoyado por la Iglesia y el poder. Humberto según ha asegurado Arriaga, es un fanático debido a la promiscuidad de su madre, que no sabe quién la dejó embarazada, lo que le ha creado una serie de carencias afectivas que le hace ser "cada día más rígido y moralista", hasta el punto de que su propia madre asegura que es un enfermo de Dios. El autor, en este sentido, cree que "hay gente que utiliza a Dios para justificar la podredumbre que tiene dentro y poder justificar su maldad".

La descripción del barrio, de los amigos y del modo de vida de Juan Guillermo recuerda a los del propio Arriaga, que ha reconocido que, aunque no es una obra autobiográfica, ha aprovechado muchas de sus vivencias: "Describo el barrio tal cual es, muchos personajes se llaman como mis amigos. Todos existen. Lo he hecho así con afán de darle verosimilitud. Para que la gente huela a verdad en la novela".

Y este no era el único objetivo. Ha dedicado cinco años y medio a la escritura de la obra, cómo él suele decir, el 10% de su vida, porque quería una novela que estuviera lo más limpia y lo mejor construida posible: "Tengo una responsabilidad con el lector. Por eso siempre quiero que mi trabajo sea riguroso".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?