Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 28 de Enero de 2020

Otras localidades

"He visto cosas horribles. Castigos reales como cortar la cabeza a alguien"

Dos de cada tres niños sirios ha visto morir a un pariente cercano. Save the Children nos trae sus testimonios

"He visto cosas horribles. Castigos reales como cortar la cabeza a alguien"

El próximo miércoles, Siria entra en su séptimo año de guerra. En este tiempo, han muerto 470.000 personas, según cálculos de Syrian Center for Policy Research. La esperanza de vida ha caído de los 70 años a los 56. Ha tenido un coste estimado de 255.000 millones de dólares, con especial impacto en la Sanidad. Y ha supuesto una crisis descomunal de millones de refugiados a los que Europa no da respuesta.

Save the Children ha estudiado el impacto psicológico que esta guerra tiene en los niños. Después de realizar más de 450 entrevistas a desplazados internos que siguen en Siria expone los resultados en el informe Heridas Invisibles. La principal conclusión es que dos de cada tres niños han visto morir a algún pariente cercano y sufren traumas relacionados con el conflicto.

"He visto cosas horribles. Castigos reales como cortar la cabeza a alguien"

David del Campo, director de cooperación internacional y acción humanitaria de la organización, visita este domingo el programa para detallar los resultados de este estudio y los problemas que se plantean para atajarlo. Afirma que apenas quedan 70 expertos en psicología en toda Siria para ayudar a centenares de miles de afectados por la violencia de la guerra en su país.

La pequeña Zainab es una de ellos. Hace tres meses llegó al campo de desplazados de Al Hol desde su casa en Deir Ezzour con su madre y sus dos hermanos. Su padre se quedó en la ciudad para intentar conseguir dinero para la familia. Zainab echa de menos a su padre y desea que sus hermanos no sufran el mismo impacto que ella por la guerra.

"Siento que he visto cosas horribles. He visto castigos, castigos reales, como cortar la cabeza a alguien o apedrearlo. Eso me ha afectado. Cuando te pasan esas cosas y eres pequeño, te va a marcar para el resto de tu vida pero deseo de corazón que Siria sea libre y que Siria esté bien. Pienso que voy a ver a mi padre y volveremos a estar juntos...

"He visto cosas horribles. Castigos reales como cortar la cabeza a alguien"

Sonrío pero pienso que mi padre llora. Intento ser fuerte pero rompo a llorar. Cuando veo que alguien le da un beso a su hija, o alguien besa a su familia no puedo sonreir. Rompo a llorar y me voy. Mi hermano también está afectado. Más que yo. Quiero que mis hermanos puedan llegar a conseguir lo que quieran en la vida. No quiero que estén tan afectados como lo estoy yo. Lo que vi es suficiente y sigue en mi cabeza pero lo sacaré de ella y tengo esperanza en que será así"

Este domingo escuchamos su testimonio y el de familias desplazadas con menores afectados por el conflicto. Álvaro Zamarreño nos explica cómo empezó todo, qué pasó aquel 15 de marzo de 2011 cuando comenzó la guerra de Siria y Gabriel Garroum, investigador del King´s College, nos ayuda a dibujar el futuro del país y las opciones de paz.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?