Jueves, 03 de Diciembre de 2020

Otras localidades

EGM EGM La SER lidera 2020 con su mejor resultado en tres años
La crónica negra de Hollywood

Bella y desgraciada

Hace dos años, el 22 de junio de 2015, moría la actriz italiana Laura Antonelli, un mito erótico que vivió sus últimos años sumida en una profunda soledad y tristeza.

Bella y desgraciada

Laura Antonelli

Laura Antonelli era bella, muy bella. Había nacido en la localidad de Pula, que hoy pertenece a Croacia pero que, en 1941, el año de su nacimiento, formaba parte de Italia. Su verdadero nombre era Laura Antonaz. Siendo niña se trasladó con su familia a Roma. Fue profesora de Educación física pero un anuncio de Coca Cola y su aparición en diversas fotonovelas le abrieron las puertas del cine.

Debutó en 1966 cuando tenía 25 años en la película “Le sedicenni” pero su gran éxito llegó en 1973 con "Malizia" donde interpretaba a una provocativa camarera. Luego llegaron comedias como "Sexo Loco", dirigida por Dino Risi. Trabajó a las órdenes de grandes directores italianos como Luchino Visconti en la que fue la última película del director, "El inocente". Visconti la definió como la mujer más hermosa del universo.

Y Ettero Scola la dirigió en "Entre el amor y la muerte", un film por el que ganó el David de Donatello a la mejor actriz de reparto en 1981. Poco a poco Laura Antonelli se fue convirtiendo en el sueño erótico para los espectadores italianos gracias a títulos como "A su excelencia le gustan las mujeres", "Camas calientes" o "Me gusta mi cuñada", típicas películas de destape a la italiana.

En cuanto a su vida privada fue pareja durante nueve años del actor Jean Paul Belmondo al que conoció en 1971, aunque nunca llegaron a vivir juntos. Ella seguía manteniendo su domicilio en Roma y él en París hasta que acabaron rompiendo. Progresivamente fue apareciendo cada vez menos en el cine.

En 1991 protagonizó su última película y ese año comenzó también su declive personal. Fue detenida por posesión de cocaína y condenada a tres años y medio de cárcel, además de pagar una multa. El tribunal le concedió la libertad condicional y la actriz volvió a su casa. Pero, a partir de ese momento, su comportamiento se fue haciendo cada vez más y más extraño. Los vecinos se quejaban de que ponía música a todo volumen y que se paseaba con un gran crucifijo colgado al cuello y con las sagradas escrituras en las manos. Parecía estar en un extraño trance espiritual.

A Laura Antonelli le ofrecieron hacer la segunda parte de uno de sus grandes éxitos, "Malizia". La actriz se sometió a una operación de cirugía estética que acabó desfigurándole el rostro. Puso el caso en manos de sus abogados e incluso difundió una foto de su estado a los medios de comunicación.

Cayó en una profunda depresión. En 1996 fue internada en un centro psiquiátrico. Vivió sus últimos años sin apenas dinero. Solo recibía una pensión de unos 500 euros, la ayuda de la Iglesia y de algunos fans. En 2010 uno de sus amigos, el actor Lino Banfi, escribió una carta al entonces primer ministro Silvio Berlusconi pidiendo para ella una ayuda económica. Laura Antonelli, a través de un comunicado, rechazó el auxilio, quería ser olvidada.

Su cuerpo fue encontrado por su asistenta la mañana del lunes 22 de junio de 2015 en su casa de Roma. Según la autopsia había sufrido un infarto. Murió sola, al borde de la indigencia. Su vida puede resumirse con el título de una de las películas que protagonizó: "¡Dios mío cómo he caído tan bajo!".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?