La VentanaLa polémica del día
Actualidad
La polémica del día

¿Por qué la Administración no habla español?

La Defensora del Pueblo alerta de que la mitad de los españoles no entiende el lenguaje que utiliza la Administración. Es una paradoja que una democracia parlamentaria oscurezca de manera tan poco democrática la palabra, generadora de derechos

La defensora del Pueblo, Soledad Becerril (i) entrega a la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor (d), un balance de sus cinco años de mandato, este martes en Madrid. / Paco Campos (EFE)

Madrid

La Defensora del Pueblo alerta de que la mitad de los españoles no entiende el lenguaje que utiliza la Administración. Es un dato adelantado de un estudio que ha hecho la institución y que darán a conocer el próximo lunes. Si añadimos a la farragosa jerga administrativa, la oscura literatura de las sentencias judiciales, de algunos decretos legislativos, de los eufemismos gubernamentales y de los documentos de la Agencia Tributaria, estamos como queremos.

La polémica de Isaías Lafuente (05/07/2017) - ¿Por qué la Administración no habla español?

00:58

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1499268152_105395/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Es una paradoja que una democracia parlamentaria oscurezca de esta manera tan poco democrática la palabra, que es generadora de derechos. Porque la falta de entendimiento, que limita la capacidad del ciudadano frente a la Administración, no es universal sino asimétrica. Y afecta menos a quienes tienen más formación o más capacidad económica como para contratar asesores que descifren esos complicados jeroglíficos herederos de la misa en latín, el prospecto farmacéutico y el inglés del Príncipe Gitano.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad