Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 19 de Agosto de 2019

Otras localidades

Cándido, padre de Pablo Ibar: "La primera visita que hará Pablo será a la tumba de su madre"

Mañana comienza el proceso de selección del tribunal para el nuevo juicio a Pablo Ibar, el español que lleva preso 24 años en Estados Unidos, 16 en el corredor de la muerte. Después de tres procedimientos judiciales, Pablo tiene por fin su primera oportunidad, la real. Esta es su historia

Familiares de Pablo Ibar, único español en el corredor de la muerte / ()

Casimir Sucharski, 48 años, botas de cowboy y pasado pistolero. Trapicheó con coca en los 70 y de aquello le quedó una condena y su involucración en dos tiroteos. Pero hoy, en esta noche de junio del 94, Sucharski sirve una copa a Sharon y Marie; una aspirante a actriz, la otra a diseñadora de moda. Ambas tienen 25. Sucharski debe dinero a un narco, pero ahora no está pensando en eso. El reloj da las 7 y 18.

“No sabemos por qué pasó, no sabemos quién lo hizo… No sabemos nada más que lo que lo que se ve en el vídeo, salvo que ese no es Pablo” afirma el abogado Joe Nascimento.

Lo que pasa en el vídeo es que en la casa que Sucharski, en la tranquila ciudad de Miramar, cercana a Miami, entran dos hombres. Golpean y disparan al anfitrión y a las dos chicas. Triple asesinato. En la comisaría de Miramar, el detective Manzanella lo tiene claro. Ese que sale en el vídeo, el que se quita la camiseta que le tapa la cara, es el chico al que ha detenido por una trifulca: Pablo Ibar. “Es una imagen borrosa sacada de un vídeo en blanco y negro, con muy baja resolución con enormes contrastes lumínicos en el que bueno, sí, se ve un rostro que se parece a Pablo. Se parece a Pablo y se parece a mí”, explica Andrés Krakengerben.

Krakenbergen es portavoz de la Asociación contra la Pena de Muerte Pablo Ibar, porque sí, por ese vídeo, a Pablo le condenaron a muerte. “Mi tremenda tristeza era al salir, porque le dejas allí y tantas cosas que oyen que… uno no sabe si la próxima vez le vas a ver con vida. Y luego esos ruidos de la cárcel, de las puertas… ¡Buf! A mí me daba una impresión increíble”, cuenta Cándido Ibar, padre de Pablo, de sus visitas a su hijo en prisión.

Pablo lleva desde entonces, 24 años, en prisión; 16 en el corredor de la muerte. Las huellas del lugar del crimen no eran las suyas, los pelos encontrados no eran los suyos, el ADN no coincidía... Contra él, solo el vídeo y un testigo que también le encontró un parecido a través de las lunas tintadas de dos coches, en plena noche, parados en un semáforo durante unos segundos.

Hubo una oportunidad de salvarse, de refutar el vídeo. Pero Kayo Morgan, aquel primer abogado, estaba entonces enganchado a los ansiolíticos. En el delirio de los hechos, Pablo y su primer abogado llegaron a cruzarse en comisaria. Ambos estaban detenidos. El hombre que debía salvarle de la muerte había sido detenido por agresión a su mujer, embarazada y enganchada a las drogas. Aquel hombre Kayo Morgan, no estaba en condiciones de refutar la prueba. Mientras el otro acusado se libró, a Pablo le costó la condena.

Pablo Ibar, en su celda en Florida / ASOCIACIÓN PABLO IBAR - Archivo (EUROPA PRESS)

Mañana comienza la oportunidad real para Pablo. Esta vez, sus nuevos abogados no se perderán las vistas por cirrosis. Joe Nascimento.

Somos optimistas con que Pablo finalmente tendrá un juicio justo. Después de todos estos años, uno justo. Y somos optimistas porque el jurado oirá la verdad de una vez por todas y verá que Pablo no es culpable”, explica Joe Nascimento, abogado de su actual equipo, perteneciente a uno bufetes más prestigiosos de Miami.

Si todo sale bien, Pablo y Cándido volverán a las playas de San Sebastián. Y a hacer una visita por la única muerte de la que Pablo se siente culpable. “Si sale, que esperemos que salga libre, la primera visita la tiene a la tumba de su madre. Tiene ese complejo de que se murió por él. No es así, pero bueno. No le dejaron ir al funeral ni nada… Quiere ir a verla y de ahí el avión y para España.”, dice Cándido. Comienza la selección del jurado. Tardaremos entre 3 y 6 meses en saber hasta dónde llega la pesadilla infinita de Pablo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?