Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 22 de Octubre de 2019

Otras localidades

Buenafuente y Silvia Abril se gustan sin hacer sangre: 'estopa' para los políticos y caricias al cine

Así ha sido el monólogo inicial de los presentadores de los premios Goya

Los presentadores de la gala de los Goyas 2019, Sílvia Abril y Andreu Buenafuente. / ()

En un escenario muy americano, que transmite la cercanía del teatro y transporta al humor de los late night, Andreu Buenafuente y Silvia Abril han irrumpido en la gala de los Goya tarde. Antes querían guardarse las espaldas. En un vídeo de más de cinco minutos, la pareja de cómicos ha viajado al futuro. Al de Twitter, al de las redes sociales y al de las críticas. Una persecución policial por haberse cargado la fiesta del cine español. “Os vais a arrepentir”, le gritaba en esa ficción el presidente de la Academia de Cine. Antes ya habían sembrado la polémica con su Goya a Harvey Weinstein y su premio a mejor película extranjera a Puigdemont. Sexo con Mario Casas, chistes de negros, atacados por los límites del humor, prevenidos por Joaquín Reyes y Ernesto Sevilla -los presentadores del año pasado-, han acabado saltando por los aires.

Y el telón rojo aterciopelado se ha abierto para recibir a la pareja probablemente más sólida y respetada del panorama español. Con un público de primeras frío y poco receptivo, han calentado el ambiente con los dardos políticos. Han repartido con igualdad para todos. Que nadie se sienta ofendido:

  • De Podemos han dicho que son como la película de Farhadi, ‘Todos lo saben’. “Una familia donde todos desconfían de todos, parece un Congreso de Podemos”. Sin Pablo Iglesias, de baja paternal, las miradas se han dirigido para Echenique. “Un político muy cinematográfico, su vida es un travelling”, ha encajado con risas el político la broma. 
  • A la derecha española la ven como ‘Entre dos aguas’. Un hermano con éxito y otro que busca reinsertarse en la sociedad. “Como Pablo Casado y Albert Rivera, pero no sé quién es quién”, han dicho con la media sonrisa del popular.

En este año de cine ha llegado un Mariano (Barroso) cuando se fue otro (Rajoy). Su pequeño homenaje al marianismo, un género en sí mismo. “Los marianos son dos presidentes que han hecho mucho por la ficción en este país”. Con pequeñas pullas a la gestión e inversión de las televisiones en el cine, han jugado con los actores nominados. Los papeles que acapara Antonio de la Torre -chiste recurrente-, la historia de Javier Gutiérrez como el Lopetegui de ‘Campeones’ o como los presos de Soto del Real ya consideran un biopic ‘El Reino’. 

El feminismo ha ocupado también buena parte de las intervenciones de Silvia Abril. Las mujeres en dirección novel, las obligaciones estéticas de las actrices y hasta Leticia Dolera. “Le ha explotado la cabeza al ver a alguien más feminista que ella por hacer una película de dos gitanas lesbianas”. Sin referencia a Vox ni bromas con las ‘vacas sagradas’ sentadas en las butacas, se han imaginado un cine valiente que hable del heteropatriarcado, de los claroscuros de la iglesia, de los golpes de Estado, de la homosexualidad en el fútbol…

Y ya puestos a pedir, han reclamado la presencia del presidente del Gobierno, quien fue a las galas cuando estaba en la oposición. Desde 2005 con Zapatero, no ha vuelto ninguno. “Si se alarga la gala, a lo mejor le da tiempo a llegar a Pedro Sánchez, tiene un avión y puede venir con su perro. Lo esperamos”, han concluido. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?