Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 19 de Agosto de 2019

Otras localidades

INCENDIO EN GRAN CANARIA INCENDIO EN GRAN CANARIA La última hora del incendio en la programación especial de SER Las Palmas

Los cines alemanes exigen a la Berlinale que quite de la competición a Coixet

Más de 160 salas de cine alemanas han pedido al festival que elimine de la sección oficial a concurso la película de isabel Coixet, 'Elisa y Marcela', producida y distribuida por Netflix, ya que no está claro que se estrene en salas

Parecía que la Berlinale había solventado la polémica que viene gestandose desde Cannes, entre los festivales cine y Netflix, pero no ha sido así. Más de 160 exhibidores alemanes, han pedido en un manifiesto al certamen que elimine de la sección oficial a concurso la película de Isabel Coixet, Elisa y Marcela, producida y distribuida por Netflix. 

Al inicio del festival, el director de la Berlinale, Dieter Kosslick, admitía a la Cadena SER, que no se podía dar la espalda al futuro ante los grandes cambios que está experimentando la industria cinematográfica, tanto en la producción como en el público y, por eso, incluían la cinta de Netflix, que venía firmada por una habitual de Berlín.

Sin embargo, Kosslick matizaba que la Berlinale solo programará películas hechas para ser exhibidas en un cine. "Y si Netflix o Amazon – las dos grandes plataformas de vídeo por internet- están involucradas en la producción o distribución, aceptaremos la película solo si se garantiza que habrá una proyección cinematográfica antes del streaming", añade. Este fue el caso de Elisa y Marcela. Netflix se comprometió por escrito, como contamos en la SER,  a estrenarla en salas, pero solo en España, no en Alemania. Por eso ahora contestan los exhibidores.

En el documento, acusan a Netflix de usar a los grandes festivales "y los premios de cine como una plataforma de marketing y desplazando al cine como lugar de cultura. Por tanto exigen que las películas de la Berlinale “deberían estar reservadas exclusivamente para las películas que se estrenen en salas”.

Berlín sufre lo mismo que sufrió el Festival de Cannes, que cedió a las exigencias de los exhibidores franceses y quitó de competición las películas de Netflix. Sin embargo, Venecia optó por acoger todo lo que Cannes había rechazado y logró tener en competición a los Coen o a Cuarón con Roma, película que se alzó con el León de Oro y que ahora aspira al Oscar.

La Berlinale se ha negado a sacar del certamen a Coixet y ha pedido a todos los festivales que se unan para tener una postura común ante los cambios de la industria. Según recoge Deadline, Dieter Kosslick cree que la solución es “una postura común sobre cómo tratar las películas de las plataformas de streaming en el futuro”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?