Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 20 de Julio de 2019

Otras localidades

¿Qué beneficios tendría un sistema de renta básica universal?

Entrevista a Juan Gimeno, catedrático de la UNED y miembro de Economía Sin Fronteras, sobre las posibles maneras de implantar un sistema de renta básica universal, sus ventajas y sus riesgos

¿Cómo cambiaría un país si todos los ciudadanos tuvieran un mínimo de dinero para salir adelante? El Gobierno de Finlandia pagó 560 euros al mes a 2000 ciudadanos desde diciembre de 2016, pero los expertos encargados de elaborar las conclusiones dos años después resolvieron que el sistema no mejoró su situación laboral, pero sí se notaba en su calidad de vida: tenían una autoestima y una salud mejores.

Para hablar de la renta básica universal, en De Buenas a Primeras entrevistamos a Juan Gimeno, catedrático de Economía de la UNED y miembro de Economistas sin Fronteras. Gimeno define la renta básica como un "sistema mucho más ágil, sencillo y eficiente de prestar una renta mínima a todas las personas que lo necesiten. En vez de hacerlo como se hace ahora, con todos los sistemas de rentas mínimas, subsidios y pensiones asistenciales, se da a priori, una renta mínima garantizada sin condiciones que se cobra de antemano". Aunque sería generalizada de entrada, "los niveles más altos de rentas van a pagar más impuestos para financiar esa renta básica, por lo que la reciben, pero la pagan por otro lado".

Según el catedrático, la renta básica universal beneficiaría a una sociedad porque "todas las personas con necesidades la recibirían", no como pasa ahora por muchos motivos por "una serie de fallos en el sistema actual". Además, las experiencias muestran que "tienen una serie de beneficios en términos sanitarios, de menor estrés, de mayor tranquilidad y de mayor confianza". La principal crítica hacia este sistema es el riesgo de que es convierta en una especie de "estímulo para la vagancia"

¿Pero cómo podría financiarse? Gimeno señala que habría diversas fórmulas, pero la más sencilla para él es que la mitad de lo que se necesita se financiaría con una reforma del sistema de la seguridad social y con la eliminación de las anteriores ayudas y subsidios. La otra mitad se financiaría con impuestos progresivos a aquellos que ganen más

El experimento de Barcelona

Mònica Peinado

El Ayuntamiento de Barcelona ha puesto en marcha un proyecto de ayuda a unas mil familias similar a una renta básica universal. Esas mil familias reciben cada mes 570 euros de media, en función del número de miembros o de lo que les cuesta las viviendas. La principal diferencia con las ayudas sociales más habituales es que esas son finalistas, mientras que, en este caso, se les da a las familias una cantidad al mes y se administran para pagar los servicios y cubrir sus necesidades básicas.

Peinado explica que el objetivo de la iniciativa es comprobar qué tipo de renta ciudadana funciona mejor y pasar de un modelo asistencial a un empoderamiento de las familias, explicarles que se les dan recursos y herramientas para que puedan salir de la pobreza. La idea es que, con las necesidades básicas cubiertas, puedes empezar a buscar trabajo, a formarte o a relacionarte con tu entorno.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?