Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 15 de Noviembre de 2019

Otras localidades

¿Cuál es el cartel más machista de los festivales españoles?

El recuento de presencia femenina en los carteles de los dos últimos años arroja grandes sorpresas

El Primavera Sound 2019 sienta precedente con un cartel paritario

Porcentaje de mujeres en cada uno de los festivales analizados.

"Si la mitad de nuestro público es femenino, ¿por qué no puede serlo nuestro cartel?". La pregunta está sacada de la nota de prensa con la que el festival Primavera Sound anunció, a finales del año pasado, que su cartel de 2019 va a ser paritario. Pero lo cierto es que la pregunta es extensible a cualquier ámbito.

Fuego y Chinchetas nació siendo feminista, pero nuestro compromiso activo por la igualdad se ha ido consolidando con el tiempo y, por supuesto, hemos intentado que se notara. Hace un par de años, por ejemplo, llegamos a la conclusión de que el indie le toca los cojones al machismo. Y el año pasado nos alegró comprobar que más de la mitad de nuestras canciones favoritas se apoyan en talento femenino.

Pero nos parece importante seguir escudriñando nuestro entorno y eso incluye a los grandes festivales. No somos los primeros, claro. El Perfil de la Tostada tuvo la brillante idea de mostrarnos cómo de vacíos se quedarían los carteles si solo actuaran mujeres. Y la web Mujeres y Música ha hecho recuento de mujeres entre los integrantes de los grupos contratados por cada festival.

Nosotros hemos hecho algo parecido, pero siguiendo un criterio distinto: contando cuántas mujeres o bandas con destaca presencia femenina (chicas que salen en la foto, para entendernos) aparecieron en los carteles de algunos de los grandes festivales de España en 2017 y 2018. Un laborioso trabajo que actualizaremos cuando se cierren los carteles de este año y que, en cualquier caso, sorprende: salvo FIB y Low, la mayoría de los festivales cuentan solo con un 10-20 % de presencia femenina en su cartel. Pero hay uno que, en el año pasado, bajó mucho la media...

San San Festival

La edición del año pasado del San San se podría llevar el premio al festival más machista de España de 2018: no llegaba al 6 % el número de mujeres en su cartel. Desde la organización reconocen que “el porcentaje fue muy bajo” pero que intentaron contratar a muchas artistas femeninas y no fue posible “porque no giraban, porque no tenían la fecha disponible, porque tenían exclusividad con otro u otros festivales en la Comunidad Valenciana o porque directamente se escapaba económicamente” a sus posibilidades.

Lo peor de todo es que, además, tuvieron la idea de poner "toallas rosas como muestra de apoyo al movimiento feminista" en los camerinos de los artistas. Una iniciativa que fue criticada hasta por artistas que actuaban en esa edición como Rufus T. Firefly, una de las dos únicas bandas con componente femenina del cartel.

Rufus T. Firefly criticó en Instagram la iniciativa de las toallas / MUJERESYMÚSICA.COM

La buena noticia es que han tomado nota de las críticas y la edición de este año rozará el 50% de artistas femeninas. Ahora sí podrán sacar pecho de uno de sus colores corporativos: “Seguro que algún elemento rosa habrá”, responden cuando les preguntamos por las toallas e insisten en que en el festival “hay muchas mujeres en el equipo y en puestos de todo tipo”.

Primavera Sound

Marta Pallarès, responsable de prensa internacional del Primavera Sound, explica que en 2018 tuvieron más presencia femenina que nunca (alrededor del 25 %) y que, sin siquiera proponérselo, en el Primavera Club (hermano pequeño y otoñal que se celebra en salas de Madrid y Barcelona) ya lograron un cartel paritario. Pero la dirección del festival decidió entonar el mea culpa y "hacerlo mejor".

"Este año vamos a tener, por primera vez en el mundo en un festival de nuestro tamaño (alrededor de 220.000 personas), un cartel completamente paritario", explica. De hecho, según sus datos, en el cartel de este año, que tiene como lema The New Normal, hay un 53 % de presencia femenina.

Cartel del Primavera Sound 2019. / PS

Pallarés asegura que las listas de los mejores discos de 2018 han facilitado su decisión. "Hemos tenido una cosecha increíble de discos hechos por mujeres. Si hacemos un repaso de las de la BBC, Pitchfork, NME o The Guardian, en todas ellas vamos a encontrar a Janelle Monae, Cardi B, Chritine & The Queens".

Pallarés explica también que el Primavera Sound supo del manifiesto impulsado por Keychange y suscrito por 45 festivales internacionales (dos de ellos, españoles: Bime y Granada Experience) que se han comprometido a configurar carteles paritarios en 2022. "Nosotros pensamos que se podía conseguir en 2019 y es lo que hemos hecho", señala.

La cuestión es si su ejemplo, con un cartel formado por más de 230 nombres, arrastrará al resto. "A partir de ahora no hay vuelta atrás", dice Pallarés. "Nos vamos a mover siempre alrededor de la paridad. Es imposible volver a la época en la que la presencia de las mujeres brillaba tanto por su ausencia".

Más del cartel del festival, de todas formas, el Primavera sound fue pionero en la instauración del protocolo contra las agresiones sexuales No callem!, desarrollado en colaboración con el Ayuntamiento de Barcelona y varias salas.

Mad Cool

Basta echar un vistazo rápido a las últimas dos ediciones del Mad Cool en su página web para advertir la escasa presencia de mujeres. El festival presenta su line up con las fotos de los artistas y cuesta encontrar imágenes de chicas, que representaban el 21,21% en 2017 y el 25,61%, en 2018.

El Mad Cool lo dirigen dos hombres. Uno de ellos, Javier Arnáiz, explica que no se paran a contar cuántas mujeres entran en el cartel: “Nuestra decisión siempre está basada en la calidad de las bandas/artistas por encima de su sexo, origen, religión, etc... Pero siempre tratamos de buscar un equilibrio para que el cartel pueda quedar compensado”. Sin embargo en las ediciones anteriores no lo lograron. Este 2019 sí: “Ahora mismo, estamos en un 40% de artistas o bandas con componentes femeninos, a falta de ver que bandas quedan finalistas del talent. Si hubiésemos podido cerrar ciertos nombres que teníamos en nuestro primer plan inicial, hubiésemos estado cerca del 50%”, asegura. Parece que el 8-M del año pasado ha dejado poso en el festival y que, como dicen, para ellos, “los 365 días del año son el 8-M”.

Un pantallazo de parte del line up del año pasado / MAD COOL

Arenal Sound

El Arenal Sound entraría dentro de la media de otros festivales, entorno al 20% de cuota femenina. En 2017 sí tuvo un descenso importante: sólo hubo un 10,34% de mujeres. Este año celebra su décimo aniversario y, aunque todavía no está cerrado el cartel completo, no parece que vaya a haber grandes cambios. Sí destaca uno de los días donde cuatro de los cinco artistas son mujeres. Habría sido más bonito todavía si justamente el nombre que está escrito más grande no fuera precisamente el del único hombre que actuará ese día.

Low Festival y Warm Up

José Manuel Piñero dirige el Low Festival desde el 2009 -antes, en su nacimiento, se conocía como Low Cost-, y desde hace tres años se sumó a la aventura del Warm Up -que sustituye al extinto SOS 4.8-. Piñero dirige Producciones Baltimore junto a Carolina Rodríguez y hace hincapié en que el papel de la mujer no solo se tiene que ver reflejado en el cartel del festival: “En nuestra empresa lo vemos como algo más general, al final el festival no es solo artistas”. “Intentamos tener una empresa lo más normal que se puede ser, valorando lo que es el talento y como trabaja cada una más allá del género. Al final nos hacen una foto del grupo y de 35 personas, siete seremos chicos”, explica el director de los festivales de Benidorm y Murcia.

En cuanto al cartel, tanto del Low como del Warm Up, el director de ambos destaca que siempre se ha cuidado la presencia de voces femeninas aunque admite que desde el festival nunca se imponen cuotas porque “pierde la esencia”. “Cuando vimos que Ladytron -banda que tocará en el Low de este año- sacaba disco, las quisimos por todo, por cómo son ellas, lo que hacen, la música… por el valor artístico más que por ser mujer. Lo bueno es que, en nuestros festivales, las voces y bandas femeninas que hay están por talento, porque creemos en ellas, por calidad artística, porque nos encantan y porque creemos que deben de estar ahí y no por cumplir una cuota. Nosotros no distinguimos géneros. Son bandas, son artistas. Sale espontáneo, queremos que estén, pero por lo que valen, no porque sean mujeres”, continúa.

Primer cartel del Low Cost, en 2009, con Juliette Lewis como cabeza de cartel / Low Cost

Piñero señala que el presupuesto también les ata –“a mí me gustaría tener en el cartel por ejemplo a Björk, Patti Smith o Blondie”- y no les permite hacer la programación que “apetece”: “Entonces va más allá de querer ser más inclusivo o menos”. Aún así, esta nueva edición del Low lleva a artistas femeninas como Mø, Zahara, Mourn, Mattiel, Vera Green, Adriana Proenza y las mencionadas Ladytron, mientras que al Warm Up irán Amaia, Javiera Mena, Delaporte, Alondra Bentley y Cariño, entre otras… aunque avisa que “quedan más artistas por confirmar”.

De momento, en ediciones anteriores como la del Low de 2017 con un porcentaje de voces femeninas fue del 31,1% (de los más altos, con 23 bandas con presencia femenina de las 74 programadas). En 2018, el festival de Benidorm tuvo una cuota de 27,8%. Este mismo evento, cuando tenía el nombre de Low Cost, se inauguró en 2009 con una banda femenina -el 10% del cartel- que fue cabeza de cartel: Juliette Lewis. Mientras tanto, el porcentaje del Warm Up del curso pasado dejó un 29,3% (17 de 58). En 2017 fue de 26,3%. El Sos 4.8, como se llamaba anteriormente el festival de Murcia antes de la llegada de Producciones Baltimore, empezó en 2008 con un 20% de grupos femeninos.

Aunque recalca que en el mundo de la música “el talento no tiene género”, Piñero matiza que sí que hay que “visibilizar” el papel de la mujer en la música “porque sí que hay ciertos clichés que hay que superarlos y cambiarlos”. “Es necesario y la música es un vehículo increíble para poder comunicar cualquier cosa, cualquier desigualdad y cualquier reivindicación”, concluye.

Sonorama Ribera

A los mandos de Art de Troya está Javier Ajenjo, quien lleva dirigiendo el Sonorama desde su creación en 1998. Aunque aquel año el festival estuvo formado por tres grupos masculinos, pronto programaron a B-Violet, una banda “integrada prácticamente por chicas”. “Para nosotros una banda de rock, pop, o como quieras llamarlo, es una banda, nada más, no distinguimos entre chicos o chicas”, detalla mientras explica que en el festival de Aranda de Duero no tienen política a la hora de contratar grupos compuestos por mujeres porque es “la misma” que hay para programar a hombres. “Creemos que hay que darle visibilidad (a las bandas femeninas) siempre, no ahora”, añade Ajenjo.

El objetivo de Sonorama es “dar más visibilidad a bandas emergentes para que tengan un futuro independientemente de que sean chicos o sean chicas”. “Por nuestra parte no se ha hecho tampoco ningún esfuerzo por la presencia femenina en el cartel, si hay más presencia a día de hoy es porque hay más bandas con chicas que antes, nada más”, asegura Javier Ajenjo. Un abanico que se ha abierto más y más cada año: “Llevamos 22 años y antes no había muchas bandas con presencia femenina y ahora pues mola que haya cada vez más y es como tiene que ser, pero de una manera natural”.

No obstante, en el 20 aniversario de Sonorama Ribera 2017 tocaron un total de 223 bandas de las cuales 43 (19,3%) estaban formadas por mujeres o tenían algún integrante femenino. En 2018 el porcentaje fue parecido con un 18,7% (35 bandas de 187 que aparecían en el cartel). “En nuestro festival creo que se tienen que tratar un poco por igual las oportunidades, sino nos estaríamos equivocando”, repite el director del festival que añade que todo el movimiento feminista que ha crecido en los últimos meses “ha servido para dar una mayor visibilidad a unas bandas que de otra manera les hubiera costado muchísimo más”. “Entiendo que esto es parte de un proceso que lamentablemente no debería de existir porque deberíamos de tener una igualdad clara”, continúa a la vez que recalca la “torpeza” de muchos hombres en este aspecto.

Cartel del 20 aniversario de Sonorama, en 2017 / Sonorama Ribera

Asimismo, desde Art de Troya destacan que las bandas femeninas “han reclamado una cuota de participación” y eso se revierte en más presencia en medios, se les escuche más y los directores de festivales quieran programarlas: “se lo tienen que currar de todas las maneras posibles”. Respecto al papel de la mujer dentro de la organización del festival, Javier Ajenjo recalca que es “importantísimo” y asegura que hay más áreas dirigidas por mujeres que por hombres. “No es por absolutamente nada más que por su talento, por su capacidad de trabajo y básicamente, si me pides un resumen, son mejores que nosotros (…) tenemos la suerte de sentirnos absolutamente iguales unos y otros, compartir responsabilidades, compartir trabajo y haber llegado hasta aquí después de 22 años”, agrega.

BBK Live

Aunque hemos intentado ponernos en contacto con la organización, no hemos conseguido que ningún portavoz del BBK participara en este artículo. Una lástima porque el porcentaje de bandas con presencia femenina si situó en el 9,80 % en su primera edición, celebrada en 2006 (5 bandas de un total de 51: The Cardigans, Ladytron, Ojos de Brujo, The Pretenders y Rinôçérôse), pero en los últimos años ha crecido sensiblemente.

En sus dos últimas ediciones se ha duplicado (22,53 % en 2017 y 21,3 % en 2018) gracias a la participación de artistas consagradas —Austra, Carla Morrison, Die Antwoord, Blonde Redhead, Florence & The Machine, Bomba Estéreo, Maria Arnal i Marcel Bagés o The xx— pero también porque le han dado bola a la incipiente escena musical del País Vasco y Navarra, con Belako, Izaro, Niña Coyote eta Chico Tornado o Melenas al frente. ¿Seguirá creciendo ese porcentaje?

Festival Internacional de Benicàssim

Sorprende comprobar cómo, en la primera edición del Festival Internacional de Benicàssim, celebrada en 1995, 10 de los 30 artistas del cartel contaban con una destacada presencia femenina. Un porcentaje del 33,33 % que, según el recuento de Fuego y Chinchetas, supera por bastante a la media de los festivales de 2018, a excepción de sí mismo porque, con 32 bandas de un total de 99, el FIB 2018 alcanzó una cuota 32,32 %, 5 puntos superior a la que registró en 2017 (un 26,92 % con 28 bandas de un total de 104). Eso sí: la gran mayoría, siempre en la parte baja.

Gustavo Navedo, del departamento de prensa del festival, explica que este año el FIB se ha propuesto volver a rondar el 30 %, pero reivindica que "el festival siempre se ha apoyado mucho en bandas con chicas", también con cabezas de cartel como Bjork o PJ Harvey. Según cuenta, de hecho, en las 20 primeras ediciones del FIB, la dirección de booking del festival ha estado ocupada por una mujer: Ana Sanabia hasta 2006, y luego Carla Urquiza hasta 2015.

Navedo no descarta que el FIB se acabe sumando al manifiesto impulsado por Keychange, pero de momento destaca la exitosa colaboración del año pasado con Cruz Roja: tres puntos violeta repartidos por el recinto, con muchas consultas y ninguna denuncia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?