Últimas noticias Hemeroteca

Democracia de partido único

La libertad de expresión no es una prerrogativa del poder para que el partido que gobierna convierta las sedes de las isntituciones en el escaparate de sus lemas y consignas

Llegamos al final de la semana con una nueva meta volante de la provocación independentista en el horizonte. Hoy a las tres de la tarde termina el plazo que la Junta electoral Central les ha dado a los Mossos para que retiren los nuevos carteles con los que ayer Torra pretendió burlar la orden de dejar limpias y neutrales las instituciones de todos los catalanes durane la campaña electoral. La Junta reaccionó sin aspavientos pero con firmeza, con la ley en la mano, al secuestro de las instituciónes por parte de quien tiene la obligación de defenderlas.

Quim Torra no solo secuestra las insituciones sino la inteligencia, porque a los catalanes que acaban de manifestarse en la capital de España al grito de independencia -como ha podido comprobar el mundo entero- pretende explicarles este patético episodio como un asunto de libertad de expresión.

La libertad de expresión es un derecho de los ciudadanos para expresar sus opiniones y criticar al poder. No es una prerrogativa del poder para que el partido que gobierna convierta las sedes de las isntituciones en el escaparate de sus lemas y consignas. Eso pasa en el los paises totalitarios con un partido único, señor Torra. En las democracias, los edificios públicos son y parecen de todos, independetistas o no. Ha costado mucho esfuerzo en este país conseguir la libertad de expresión para que sea utilizada desde el poder –porque Torra es el poder en Cataluña- en contra de la pluralidad de su comunidad.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?