Últimas noticias Hemeroteca

Una joven de 19 años crea un sistema para prevenir la muerte súbita infantil

'Baby safty' es el nombre del sistema que mide la temperatura del bebé, el pulso y controla la posición en la cuna

Medio centenar de niños en España son víctimas de estas muertes repentinas cuyas causas se desconocen

El proyecto ha ganado cinco premios en ferias tecnológicas y ahora varias empresas se plantean desarrollarlo para ponerlo a la venta

Con tan solo 19 años, Iria Ollero ha creado un sistema para prevenir la muerte súbita infantil. Una muerte que afecta a medio centenar de pequeños cada año en España y cuyas causas se desconocen. El proyecto de esta joven gallega trata de controlar tres parámetros en el menor: la posición en la cuna, la temperatura corporal y el pulso cardiaco. Desde que lo desarrollara hace algo más de un año, Baby safety ha ganado ya cinco premios en distintas ferias tecnológicas y varias empresas han contactado con la joven para poner el sistema en el mercado. 

El síndrome de la muerte súbita se define como el fallecimiento repentino e inesperado de un niño aparentemente sano. De hecho, es la principal causa de niños de entre un mes y un año de vida. A pesar de las investigaciones de los últimos 20 años, las causas que provocan esta muerte repentina se desconocen. "Un día, buscando un tema para hacer un proyecto, en el que tenía claro que quería mezclar tecnología y salud, vi una noticia de la muerte súbita infantil y me impactó mucho. Me empezaron a surgir muchas dudas y nació la idea", relata Ollero que ahora estudia Ingeniería Biomédica en la Universidad de Vigo.  Buscaba inspiración para comenzar un proyecto como parte de una actividad extraescolar del Parque Tecnológico de Galicia: "me senté con mi profesor, le conté la idea y me puse en contacto con distintas familias para ver si estaban interesadas en ello y resultó que el 88% lo estaban".  

La muerte súbita ocurre, generalmente, durante el sueño y permanece sin explicación después de la investigación post mórtem que incluye la autopsia. "Las causas son desconocidas, pero yo para el proyecto tenía que partir de algo. Decidí partir de las medidas preventivas, así que me propuse controlar tres parámetros recomendados por los médicos", dice Ollero. Estos son: la posición del bebé en la cuna, la temperatura del cuerpo del pequeño y el pulso cardiaco. 

Dos sistemas son los que utiliza para controlar la posición. Por un lado, un censor para la cuna y el colchón: "Detecta cualquier movimiento del bebé y si no está en la posición correcta, avisa a los padres", explica la joven. La posición correcta que recomiendan los médicos es siempre bocarriba. Por otro lado, una cámara detecta la postura del bebé. "No me valía una cámara normal, así que creé un sistema que detecta la cara del pequeño, cuando está bocarriba, y si no está, salta una alarma", cuenta Ollero. 

El segundo parámetro importante es la temperatura. Mediante un censor conectado a una pantalla se pueden ver los grados del bebé con colores. "Realmente no me interesaba el valor numérico así que convertí cada valor en un color". Por último, controlar el pulso del bebé es la tercera pata de este sistema. Se trata de un body que incorpora un censor de pulso y envía una notificación al móvil de los padres si detecta cualquier problema cardiaco. 

Desarrollar todo el proyecto ha costado a esta joven unos 170 euros, pero asegura que los costes podrían abaratarse si se produjera en serie. Varias empresas han contactado con ella ya para llevar el Baby Safety al mercado. Además, la propuesta de Ollero ha sido reconocida en varias ferias de tecnología en Galicia y acumula ya cinco premios. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?